La historia de los Delgadillo de Nicaragua!

Started by Private User on Wednesday, September 15, 2010

Participants:

  • Private User
    Geni member

Profiles Mentioned:

  • Leon
    Geni member
Showing all 1 post
Private User
9/15/2010 at 8:22 PM

Los Delgadillo de Rivas
La genealogía de esta semana fue elaborada por Ángela Delgadillo Rivas, de la Academia de Ciencias Genealógicas de Nicaragua, ANCG, que se encargó en los albores del nuevo siglo hace casi ocho años, de reunir la historia de su familia y brindar un texto lleno de anécdotas

María Haydée Brenes
I ENTREGA
Los primeros Delgadillo que llegaron a América, eran originarios de Valladolid, hijos de Juan Terrazas e Inés Delgadillo, sus nombres eran Diego Delgadillo y Juan Bautista Terrazas. Tanto Diego como Juan Bautista se asentaron en Perú, sitio al que llegaron el 27 de enero de 1592, donde el primero era criado del corregidor Alonso Vázquez Arce.

Pese a que dentro de la investigación se establece la llegada de otros jóvenes apellido Delgadillo a sitios como México donde el apellido está muy extendido, la autora señala que se ha tomado como punto de partida Perú, pues la información transmitida de generación en generación de forma oral, así lo señala.

El primer Delgadillo que se encuentra en Nicaragua es Francisco Delgadillo, quien en
1610 figura entre los primeros moradores y fundador de la ciudad de León.

Hacia 1651, el Gobernador Don Andrés de Arbieto funda la primera población al lado de León, para lo cual mandó recoger los mulatos, negros y mestizos que se encontraban en los pueblos de Indios para formar el pueblo de San Felipe de Austria, al lado del río Sutiaba. Ellos en respuesta comenzaron a construir sus casas e Iglesia. En la lista de estos primeros moradores, se encuentra Francisco Delgadillo.

Hacia el año 1600, se menciona en el barrio de “San Nicolás de los Laboríos” (naboríes), a los curas Hernán y Gregorio Delgadillo, quienes con sus hermanas ayudan
a la construcción de la Iglesia del Laborío, y son descritos como “auténticos hijos del Laborío”.

En Nicaragua hay varias ramas de Delgadillo aún no conectadas. Teodoro Delgadillo
fue Ministro de Relaciones Exteriores y rector de la Universidad Nacional en León. A esta rama pertenece el gran músico Luis Abraham Delgadillo Rivas, quien escribió
muchos valses, además de la música del Himno Nacional de Nicaragua, cuya lírica fue escrita por don Salomón Ibarra Mayorga.

Desconocen nexos
De acuerdo con la investigadora, hay varias ramas de Delgadillo en Nicaragua en Masaya, León, y a la que ella y su familia pertenecen de Rivas, pero lamentablemente se desconoce si existe nexos entre ellas.

El más antiguo de los ancestros (conocido a la fecha) de la rama de los Delgadillo es Manuel Delgadillo, quien tuvo varios hijos y algunos de ellos emigraron a León. Gracias a doña Nachita Delgadillo (entrevistada por la autora en 1990) hay datos de esa descendencia.

Está siendo investigada la relación de José Regino Delgadillo, de los Delgadillo de Rivas, con Manuel Delgadillo y Narciso Delgadillo de Masaya, hasta el momento la
hipótesis que se maneja es que estos tres señores fueran hermanos. Narciso Delgadillo se casó con Mónica Selva, su hijo nació en Masaya en 1843 y se llamó Manuel de Jesús Delgadillo Selva.

José Regino Delgadillo llegó a Rivas procedente de Masaya o de León, contrajo matrimonio con Eduviges Morales y son los padres de Ramón e Irineo Delgadillo Morales. Los restos de José Regino están enterrados en la Iglesia San Francisco, en Rivas, en medio de los hombres ilustres de esa ciudad. Se desconoce si el honor de ser sepultado en ese sitio se debe a que ocupó algún cargo público o simplemente se solicitó el permiso para que ocupara un espacio en ese lugar como era la usanza en esos tiempos.
La fiebre del oro
Tanto Irineo Delgadillo Morales como sus hijos, vivieron la historia del canal interoceánico y la prosperidad que en esa época alcanzó la costa Atlántica, al ser Nicaragua la vía para el transporte del oro desde California hacia el este de los Estados Unidos, así como la ruta para los buscadores que produjo la llamada “fiebre del oro”.

Los vapores navegaban de California al puerto de San Juan del Sur o Brito en Nicaragua; el oro y los pasajeros viajaban en mulas hasta el puerto de La Virgen en el Gran Lago, en donde los vapores Vanderbilt lo transportaban por el Gran Lago y el río San Juan, hasta San Juan del Norte en el Atlántico, en donde vapores más grandes lo llevaban hasta New York.

Irineo siempre le relataba a sus hijos Eduardo Delgadillo Sacasa que había visto baúles llenos de pepitas y monedas de oro en su paso hacia el Atlántico. La fiebre del oro se inició en 1848 y duró hasta 1864. No obstante, esta ruta se utilizaba también para el transporte de bienes, el correo y pasajeros, dejando de usarse al abrirse el Canal de Panamá en 1910.
Altos grados en la Logia Masona
Don Irineo era masón grado 33, uno de los escalafones más altos de esta Logia que se guardan para los maestros. Su nombre estaba en una lista de hermanos que viajaban por el Oriente Eterno en la Logia Progreso de Managua. Gracias a la cortesía de esta Logia, se obtuvo la siguiente información:
Don Irineo Delgadillo fue fundador de la Logia Progreso con el Grado 3, sin duda ascendió durante su vida hasta el grado 33 el día 14 de diciembre de 1899, tomando posesión de su cargo el 27 de diciembre del año 1900 con todas las formalidades del ritual.

En el Cuadro logial de la Logia Progreso ocupa el puesto de 2do Vigilante.

El 5 de mayo de 1901, trabajando bajo dispensa, aparece en el cuadro logial como fundador de la Logia Beneficencia de Rivas, pero a esta Logia no le autorizaron su carta patente, por lo que sus miembros quedaron adheridos a la Logia Progreso de Managua.

Esta trayectoria masónica la siguieron su hijo Eduardo, su nieto Víctor, el bisnieto Víctor M. Delgadillo y ahora el tataranieto, Oscar A. Sol Delgadillo.

Don Irineo se encuentra enterrado en la Iglesia de San Francisco de Rivas junto a su padre, don Regino Delgadillo. La única explicación a esto es que en esos tiempos, la masonería era legítimamente secreta, pues a pesar del fanatismo que hubo en Rivas por los años 1870-80, ellos son enterrados en la Iglesia. Se dice que en esa época los curas invadían hasta la vida privada de las personas, y se tildaba de masón y hereje a los que no se alineaban a sus ideas y hasta llegaban a encarcelar a personas en las torres de la Iglesia.
Periodistas de “El Telégrafo”
Don Irineo figuró como periodista en la dirección de “El Telégrafo” en 1865, junto
al general Isidro Urtecho, y don Francisco Padilla.

Era un periódico de gran interés político. Se publicó hasta el año de 1878 en que el Presidente, don Pedro Joaquín Chamorro, le retira la subvención de 80 pesos, que le daba el Gobierno, en castigo por haber proclamado la candidatura de don Evaristo Carazo. No hay en existencia ningún ejemplar de este periódico.

Don Irineo tenía cargo de Coronel, no se sabe cuándo lo adquirió. En estos tiempos muchos tenían cargos militares debido a que se enlistaban en las revoluciones.

Durante la revolución de 1869, comandada por el doctor Máximo Jerez y siendo presidente don Fernando Guzmán, se suscitan ciertos incidentes en Rivas en los que participa don Irineo.

Don Evaristo Carazo y don Joaquín Zavala dirigen una carta a don Pedro Joaquín Chamorro (encargado en ese tiempo del Ministerio de la Guerra), de donde se desprende que algunas personas de Rivas, antiguos “democráticos” y, por consiguiente, amigos de la actual revolución, están conspirando para tomarse los cuarteles de Rivas.

Entre los acusados figuraban Rafael Pasos, David L. Murray, Irineo Delgadillo, Doña Concepción Sáenz, Miguel Vigil, al mismo Enrique Guzmán (hijo del Presidente) y Faustino Arellano, estos últimos señalados como los principales promotores. Este incidente hizo que el presidente dudara hasta de don Enrique Guzmán, su propio hijo.

Don Irineo se casa en primeras nupcias con Pilar Sacasa Alvarado, con quien tiene los siguientes hijos: Alberto, Justo Pastor, Eduardo y Francisco de Paula Delgadillo Sacasa. Cuando tenía 60 años y ya viudo de doña Pilar, se casa con doña Luisa Cole, quien era 30 años menor que él. Doña Luisa era hija de James Laurence Cole, posible hermano de Byron Cole, compañero de armas de William Walker. Con Doña Luisa tiene tres hijos: Dolores, Fernando e Irineo Delgadillo Cole.
En Missisippi y Tenneseem
Sobre la vida de Irineo, expresa la autora, hay muchas incógnitas como, por ejemplo, su profesión o si tuvo más hermanos. La descendencia de Irineo se ha extendido por varios países: su hijo Justo Pastor Delgadillo Sacasa se dirigió a Estados Unidos y tiene una extensa familia que reside principalmente en los estados de Missisippi y Tennesee.

Uno de sus descendientes pertenece al cuerpo diplomático de Estados Unidos y estuvo de Cónsul en Nicaragua, y hasta la fecha de la investigación se encontraba en Bagdad. Alejandro Delgadillo, se radicó en Costa Rica formando la rama de los Delgadillo Belmonte.

Los demás hijos permanecieron en Nicaragua, radicándose Eduardo en Managua y los hijos Delgadillo Cole en Rivas. Casi todos los descendientes de estos últimos emigran a los Estados Unidos y España quedando muy pocos en Nicaragua.
¿Colón de Nicaragua?
Aparentemente don Irineo ocupó cargo de representación en el Congreso, ya que el 28 de septiembre de 1894, en la Sesión 114 de la Asamblea Nacional Constituyente, J. D. Mayorga y Delgadillo se oponen a nombrar Departamento Colón a la Costa Atlántica, al cual dan un voto negativo por considerar impropia y prematura su creación.

Paco Gallegos en su libro “Nicaragua de las Maravillas”, dice: “Irineo Delgadillo, crisol de honradez Ministro de Hacienda del Gobierno del General José Santos Zelaya, Gobernador Intendente de la Costa Atlántica y hombre público de relevantes méritos intrínsecos...”.

Web-site es:
http://impreso.elnuevodiario.com.ni/imprimir/2007-12-09/65623

El Nuevo Diario - Managua, Nicaragua - 9 de diciembre de 2007

Showing all 1 post

Create a free account or login to participate in this discussion