Arturo López Pérez (1875 - 1949)

public profile

6

匹配

0 0 6
Adds child(ren).

View Arturo López Pérez's complete profile:

  • See if you are related to Arturo López Pérez
  • Request to view Arturo López Pérez's family tree

分享

Birthdate:
Birthplace: Valparaíso, Valparaíso Region, Chile
Death: Died in Paris, Ile-de-France, France
Managed by: Jaime Ross (c)
Last Updated:

About Arturo López Pérez

Todas las nobles historias humanas tienen un esforzado comienzo a través de los tiempos. La familia de los López Pérez es originaria de la región de Galicia, España, desde cuyo Finis Térrea se pierde la mirada en el infinito Atlántico, que para aquella época era el final de una realidad y el comienzo de una utopía, más que eso, de una quimera. Los gallegos empobrecidos por cansadas cosechas y de incierto destino, emprendieron el rumbo hacia el oeste, para soñar con el sueño de ¡Hacerse la América!

Así partieron de su tierra miles de inmigrantes, gran parte de ellos fueron a las costas del Río de la Plata; al poco tiempo, Buenos Aires, se transformó en la ciudad más importante para los gallegos. Uno de ellos, visionario y emprendedor, se llamaba Tomás López Fernández. Sus ojos tenían ambición y siguió pampa adentro hasta tropezar con la majestad de los Andes; cruzó la cordillera y arribó a Valparaíso en 1789. Allí se estableció casándose con María Bárbara Dorrego Olivares, quien le dio un hijo. Su descendiente Matías López Dorrego, desempeñó cargos públicos llegando a ser regidor y gobernador de Valparaíso. Su hijo, Carlos López se casa con doña Rosalía Pérez Izquierdo, quien a su vez tiene un vástago, que desde joven parece encarnar todo el espíritu aventurero de su antepasado, su nombre: Arturo López Pérez, nacido en ese puerto en 1875. El joven siguió estudios en el colegio de los Padres Franceses; no destaca por ser buen alumno, al contrario, aparecía como soñador mas su mente no estaba en las nubes, imaginando soldaditos de plomo ni con montar palos de escoba; su mente juvenil ya imagina ser director de grandes empresas. No es raro que al poco tiempo se desinteresara de las materias humanísticas; a él le atraían las matemáticas donde los números y las ecuaciones combinados se multiplicaban.

A poco deja el colegio y aparece como empleado en el Banco de Chile. Tampoco dura demasiado en este cargo burocrático aunque hay algo que llama más la atención, un algo que lo deslumbra por sus posibilidades y ambiciones; la Bolsa de Comercio de Valparaíso que en aquella época era muy activa. En sus transacciones se resumía todo el mundo del comercio, la industria, la agricultura. Allí estaban todas esas actividades lucrativas en que se forja la riqueza. Esa era su tentación, y de esa fantasía, nacería su realidad.

En las operaciones que transa en la Bolsa, se mezcla su intuición y su empuje con una meditación profunda en cada paso que da en el difícil y complejo arte de la especulación bursátil; y así obtiene grandes diferencias que van acrecentando su fortuna.

Le llegan comentarios de ciertos personajes del propio Valparaíso que en el ámbito europeo, especialmente en Francia, están amasando grandes fortunas: Federico Santa María, su sobrino Gustavo Ross y Oscar Herrera, entre otros. Su espíritu de aventura se hace presente; siente el llamado de su sangre y empujado por su ambición abandona Valparaíso con rumbo al oeste, no para hacerse la América, sino ¡la misma Europa!

En la ciudad Luz, que ya para él tiene reflejos dorados, toma contacto con Gustavo Ross, que lo relaciona con el gran mundo parisino de los negocios. En la vida hay algo más que las ambiciones materiales, algo que no se compra, pero que se adquiere con el corazón. Al poco tiempo comienza su relación sentimental con la joven Ana Ross Santa María, hermana de su amigo don Gustavo. Arturo López Pérez deja atrás el sufrimiento de la muerte de su esposa Sara Willshaw con quién tuvo su primogénito, Arturo López Willshaw. Y bajo el encanto de París se casa con Ana Ross, de cuyo matrimonio nace su hija Anita López Ross.

Su nombre empujado por el brillo de una creciente fortuna que día a día va conquistando, lo transforma en uno de los empresarios chilenos de mayor trascendencia en Europa. Sus triunfos lo destacan en lo más altos ambientes galos. Se convierte en uno de los principales accionistas de las famosas galerías de Lafayette y del Metro de París; la fortuna de López Pérez va más allá de la frontera de Francia. Su nombre aparece relacionado con un importante Banco de Holanda. Su fama rebasa los medios financieros de Francia cuando colabora en la restauración del llamado Franco Poincare, mereciendo por especial recomendación del Banco de Francias, el alto honor de ser condecorado como "Chevallier de la Legión de Honor".

Su vida continúa con grandes éxitos y viajes por Europa y América. Más estos triunfos no apagan su amor por su tierra natal, que a pesar de la distancia está muy cerca de sus sentimientos. Los negocios son su vida, pero al paso de los años, comienza a sentir dolencias que se van agravando. Los médicos hacen todo lo posible, mas este hombre que había conquistado América y Europa, un día de 1949 en el hospital Americano de Neuilly, Francia, acosado por el cáncer deja esta vida. Aquí terminaría una biografía completa de un gran hombre, sin embargo no fue un final, sino el principio de otra vida, sin tiempo ni fin.

En los más de cincuenta años de la Fundación Arturo López Pérez, es necesario detenerse en aquellas personas que con distintas y nobles motivaciones, fueron edificando esta Institución a la que Chile tanto debe en el área de la Salud. Efectivamente, su viuda, Ana Ross de López Pérez, le dio a esa gran fortuna heredada un destino más allá de la muerte, que iba a enriquecer no su ambición, sino a su alma. Un día encontró el camino para esa alta Ilusión surgida de su nostalgia. Se dio la coincidencia que pasaba por París el científico y gran médico chileno, el doctor Enrique Raventós Bedigges, quién asistía a un Congreso Médico. De ese encuentro surgió y se concretó la idea en el corazón de Ana Ross de López Pérez, herida por el luto de la muerte de su marido por ese implacable cáncer, una de las enfermedades fatales que atenta a todos los hombres por ilustres o generosos que fueran. El doctor Raventós alentó a doña Ana con la esperanza que la ciencia algún día derrotaría este implacable flagelo, pero para ello, había que invertir grandes esfuerzos de investigación científica e ingentes sumas de dinero para mitigar y derrotar los efectos de esa cruel enfermedad, que aparecía como una sentencia de muerte, pero que con investigación se podría aplacar y vencer. Esas palabras y sentimientos, se convirtieron en una maravillosa semilla de esperanza a aquellos que sufren de cáncer. Por estos hechos memorables, hoy se festejan los cincuenta años de vida de esta gran Fundación que lleva el nombre de Arturo López Pérez.

Esta obra de bien ha proseguido a través del tiempo con su acción benéfica, también gracias a Douce Francois de Freitas, sobrina nieta de la inspiradora de esta obra, quien contó con la cooperación generosa de personas que han multiplicado sus beneficios en el campo científico y social, como asimismo otras instituciones y empresas. Esta obra de bien ha proseguido a través del tiempo con su acción benéfica, también gracias a Douce Francois de Freitas, sobrina nieta de la inspiradora de esta obra, quien contó con la cooperación generosa de personas que han multiplicado sus beneficios en el campo científico y social, como asimismo otras instituciones y empresas.

Dentro de lo grandes colaboradores, no podemos dejar de nombrar a los ex Presidentes, señores Juan Andueza Larrazabal; Enrique Raventós Beddiges y Rodolfo Raventós Elissetche; actualmente a Alfredo Comandari García, que han colaborado con tanta capacidad y abnegación en esta benemérita obra social en beneficio de todos los chilenos.

Carta de Jorge Edwards El Mercurio Septiembre 2010

He vuelto a visitar en estos días la tumba de Alberto Blest Gana, el novelista de Martín Rivas , de Durante la Reconquista , de Los Trasplantados , en el cementerio del Père-Lachaise de París. Confirmo ahora, quince o veinte años más tarde, mi sorpresa de la visita inicial: don Alberto, bajo una gruesa lápida y una cruz de piedra que dice "Familia Blest Gana", está enterrado en un barrio "chileno" del Père-Lachaise, a dos hileras de distancia de una tumba de mármol rosa donde dice "Familia Ross" y debajo, entre paréntesis, "Chile", con una pequeña bandera chilena en esmalte y un pedazo de lapislázuli. Los registros del cementerio indican que en la tumba del patio número 82, bajo el rótulo de Familia Blest Gana, está enterrado el novelista junto a otros, y algunos aseguran que uno de los otros es Guillermo, el hermano, tribuno y poeta romántico, autor del célebre soneto que comienza: "Al doblar la página postrera/ de la tragicomedia de mi vida...". En el túmulo de la familia Ross, por otro lado, figura una señora Santa María de Ross, madre, me imagino, de Gustavo Ross Santa María, el candidato derrotado de 1938, y me pregunto si hermana o pariente de Federico Santa María. A unos metros de distancia se encuentra la tumba de la numerosa familia López, los parientes de Arturo López Pérez y Arturo López Wilshaw. No muy lejos, una familia Valderrama, chilena o hispanoamericana. Y en una lápida solitaria, una inscripción conmovedora: Teresa Wilms Montt.

查看全部

Arturo López Pérez's Timeline

1875
1875
Valparaíso, Valparaíso Region, Chile
1901
1901
Age 26
1910
May 3, 1910
Age 35
Paris, France
1911
1911
Age 36
Paris, Île-de-France, France
1949
1949
Age 74
Paris, Ile-de-France, France
????
????
Neuilly-sur-Seine, Île-de-France, France