Bernardo O'Higgins Riquelme, General (1778 - 1842) MP

Altar de la Patria, Santiago, Chile

1

Matches

0 1 0
Adds burial place.

View Bernardo O'Higgins Riquelme, General's complete profile:

  • See if you are related to Bernardo O'Higgins Riquelme, General
  • Request to view Bernardo O'Higgins Riquelme, General's family tree

Share

Place of Burial: Altar de la Patria, Santiago, Chile
Birthdate:
Birthplace: Chillán, Ñuble Province, Biobío Region, Chile
Death: Died in Lima Region, Peru
Occupation: Padre de la Patria - Father of Chile's Independence, se educó en Talca, Lima y Londres; Alcalde de Chillán 1805; Comandante en Jefe del Ejército 1814; Prócer de la Independencia de Chile; Capitán General; Director Supremo de Chile 1817-1823
Managed by: Pedro Del Real Valenzuela
Last Updated:

About Bernardo O'Higgins Riquelme, General

NOTA SYLVIA BAIN: Nieves Rodríguez Riquelme no era media hermana sino prima de Bernardo O'Higgins, siendo esto ratificado además de las numerosas biografías del prócer, por el siguiente documento:

IGI Individual Record FamilySearch™ International Genealogical Index v5.0

 South America 

Search Results | Download | Print

--------------------------------------------------------------------------------

   

Nieves Rodriguez de la Arriagada Pedigree

 Female     
   

-------------------------------------------------------------------------------- Event(s):

Birth:  About 1814   Los Angeles, , Viii-Region, Chile 

Christening:  
Death:  
Burial:  
   --------------------------------------------------------------------------------

Parents:

 Father:  Luis Rodriguez de la Arriagada  Family 
 Mother:  Antonia Riquelme de la Barrera     
 

-------------------------------------------------------------------------------- Messages:

Record submitted by a member of the LDS Church. The record often shows the name of the individual and his or her relationship to a descendant, shown as the heir, family representative, or relative. The original records are not indexed, and you may have to look at the film frame-by-frame to find the information you want. A family group record for this couple may be in the Family Group Record Collection; Archive Section. (See the Family History Library Catalog for the film number.) These records are alphabetical by name of the father or husband.  
    

-------------------------------------------------------------------------------- Source Information:

Film Number:  452918      
Page Number:  0302     
Reference number:     

-___________________________________________________________-

First Supreme Director of Chile. One of the principal to consolidate Chilean Independance.

--------------------

Bernardo O'Higgins Riquelme (Chillán, Chile, 20 de agosto de 1778 - Lima, Perú, 24 de octubre de 1842) fue un político y militar chileno. Es considerado el Padre de la Patria en Chile y fue una de las figuras militares fundamentales de la independencia de su país y de Latinoamérica. Fue el primer Jefe de Estado de Chile independiente bajo el título de Director Supremo entre 1817 y 1823, cuando renunció voluntariamente al cargo para evitar una guerra civil, exiliándose en el Perú hasta su muerte. Fue Capitán General del Ejército de Chile, Brigadier de las Provincias Unidas del Rio de la Plata, Gran Mariscal del Perú, General de la Gran Colombia y organizador de la Expedición Libertadora del Perú.

Tabla de contenidos

[ocultar]

   * 1 Primeros años
   * 2 Inicios de la Revolución de Independencia
   * 3 Bernardo O'Higgins General en Jefe
   * 4 El Desastre de Rancagua
   * 5 El Ejército de Los Andes
   * 6 O'Higgins, Director Supremo de la Nación
   * 7 Exilio y muerte en el Perú
   * 8 Ministros de Estado
   * 9 Notas
   * 10 Bibliografía
   * 11 Véase también
   * 12 Enlaces externos

Primeros años [editar]

Nació en Chillán, hijo ilegítimo de Ambrosio O'Higgins, irlandés al servicio de la corona española, Intendente de Concepción, luego Gobernador de Chile y posteriormente Virrey del Perú y de doña Isabel Riquelme. A los cuatro años, es sacado de la casa materna por orden de don Ambrosio y llevado a Talca, a la casa del comerciante Juan Albano Pereira.[1]

Bernardo se educa primeramente en su Chillán natal en el Colegio de Naturales (ya que en un principio no había sido reconocido por su padre; es conocido como "Bernardo Riquelme"), donde aprendió a hablar mapudungún, debido a que sus compañeros eran los hijos de caciques, luego en el Colegio del Príncipe en Lima. Luego viajó a Europa, primero a Cádiz donde residió en varias ocasiones en la casa del primer conde de Maule y después a Londres, donde estudió en el colegio de Richmond. Su vida en Europa, según relatan sus cartas, fue muy sufrida, estando incluso a punto de morir cuando lo atacó la fiebre amarilla en Sanlúcar de Barrameda. El conde de Maule fue quizás el único que supo acogerlo.[2]

Es en Inglaterra en donde conoce a su mentor, el venezolano Francisco de Miranda, idealista e independentista, quien le señala el camino para la emancipación de la América Española. Esta entrevista es crucial en el futuro de O´Higgins.[3]

Regresó a Cádiz en 1799, no logrando adoptar la carrera militar que deseaba.[4] El 3 de abril de 1800 se embarca en la fragata "Confianza" con dirección a Buenos Aires para regresar a Chile, pero ésta es capturada por una nave de guerra británica, debiendo regresar a Cádiz. Su padre Ambrosio estaba enfermo y esperaba su llegada a Chile.

En diciembre de 1801 se embarcó una vez más hacia Chile y estuvo a punto de naufragar en Tierra del Fuego, Chile. Llegó a Chile finalmente en 1802. Al año siguiente se le puso en disposición de sus bienes, heredando de su padre, muerto en 1801, la hacienda San José de Las Canteras, de 16.689 cuadras y más de 4.000 cabezas de ganado, ubicada en las cercanías de ciudad de Los Angeles, en el sur de Chile. También de ahí en adelante se hace llamar Bernardo O´Higgins Riquelme.

Inicios de la Revolución de Independencia [editar]

En 1804 se inició en la vida pública, siendo nombrado alcalde de Chillán. Dos años después fue titulado Maestre de Campo como municipal cesante de esa misma ciudad.

Al ocurrir el cabildo abierto del 18 de septiembre de 1810 y la posterior instauración de la junta de gobierno, O'Higgins era Subdelegado de la Isla de La Laja. Era amigo cercano de Juan Martínez de Rozas, el principal líder de la junta de gobierno, y antes de la partida de Rozas a la capital O’Higgins le insistió en la necesidad de establecer la libertad de comercio y convocar a un congreso nacional, para que el pueblo tomara interés en la revolución.[5] Fue electo diputado al primer Congreso Nacional de Chile,[6] siendo partidario del grupo más radical de los que apoyaban la causa de la independencia. El 24 de junio junto a otros 12 diputados, lanzan una protesta a la junta de gobierno y renuncian a sus cargos,[7] en un movimiento que intenta mover a una revolución estancada por la supremacía de los moderados en el congreso. Los poderes de diputados de O’Higgins son posteriormente ratificados por los vecinos de Los Angeles.,[8] así que cuando el congreso fue purgado por José Miguel Carrera de numerosos elementos realistas, O’Higgins volvió a ejercer como diputado, destacándose por su propuesta de ley de establecer cementerios en Chile, recuperando una fracasada iniciativa de su padre, aunque esta no llego a prosperar tampoco en 1811.

Batalla de El Roble

Batalla de El Roble

No obstante su importante labor como diputado, O’Higgins se encontraba bastante enfermo, por lo que faltó a muchas sesiones. Cuando Carrera dio un segundo golpe de estado para iniciar un gobierno personalista, O’Higgins fue llamado para integrar una junta de gobierno, junto con Carrera y José Gaspar Marín. Junto con este último, renunció el 3 de diciembre en protesta por el nuevo golpe de estado de Carrera, que suspendió el congreso e instauró una dictadura, regresando O'Higgins a su hacienda de Las Canteras.

En 1813, con motivo del arribo de la primera expedición realista en Chile, comandada por el Brigadier Antonio Pareja, decidió dejar su retiro, reuniendo milicianos de la Laja y comandándolos a Concepción, ciudad que se creía manejada por los realistas.[9] Tras recibir un mensaje que le ordenaba dispersar sus tropas, desconfiado, se dirigió a Talca, en donde se reunió con Carrera, colocándose a sus órdenes.[10]

Carrera le ordenó que marchara a Linares para interceptar el paso al comandante español Melchor Carvajal que se dirigía a Talca. Logró vencer a los dragones de Carvajal en la plaza de Linares, acto que fue una de las primeras victorias chilenas de la independencia, por lo que se le ascendió a coronel del ejército por la Junta Gubernativa de Santiago. Para esa fecha la figura de O´Higgins hacía sombra a la de Carrera.

Tras varias escaramuzas victoriosas, O'Higgins se dirigió al sitio de Chillán, que resultó en un desastre para los patriotas, aunque combatió con un valor temerario que le hizo famoso entre los soldados. Como forma de venganza por su apoyo a la independencia, los realistas quemaron las casas de su hacienda, talaron sus campos y tomaron prisioneras a su madre y hermana, que después serían canjeadas por la esposa del general Sánchez, y a través del Tratado de Lircay, que reconocía a la Corona de España, como la autoridad.

El 17 de octubre, en el valle de El Roble, O'Higgins y sus hombres fueron atacados por soldados realistas. En el fragor de la batalla O’Higgins lanza su famosa frase:

"¡A mí Muchachos! ¡Vivir con honor o morir con gloria! ¡el que sea valiente que me siga!".[11]

Inclusive tras ser herido con un balazo, continúa luchando hasta que la situación obliga a la retirada. José Miguel Carrera reconocería el heroísmo de O'Higgins, escribiendo en el parte de la batalla:

No puedo dejar en silencio el justo elogio que tan dignamente se merece el citado O'Higgins, a quien debe contar V. E. por el primer soldado, capaz en sí solo de reconcentrar y unir heróicamente el mérito de glorias y triunfos del Estado Chileno

José Miguel Carrera, Parte oficial de la batalla de El Roble 25 de octubre de 1813

Bernardo O'Higgins General en Jefe [editar]

Bernardo O'Higgins, óleo de Gil de Castro

Bernardo O'Higgins, óleo de Gil de Castro

Durante el proceso de Independencia de Chile, luego del desembarco de las tropas realistas en Talcahuano, y del fracaso del cerco de Chillán, la Junta de Gobierno de Santiago se trasladó a Talca y nombró a O’Higgins general en Jefe, deponiendo por tanto a Carrera.

O’Higgins se resistió tres meses a aceptar el mando; sólo cuando Carrera se resignase y se retirase a Concepción aceptaría tomar el mando el 28 de enero de 1814.[12] A sólo dos días de haber asumido desembarcaría una nueva expedición española, dirigida por Gabino Gaínza, con más recursos que la expedición de Pareja

Los realistas toman Concepción y Talca. Se realiza una nueva campaña, pero a diferencia de la anterior esta resulta un desastre para las armas chilenas, con derrotas en las batallas de El Quilo y el Membrillar; suscribe el Tratado de Lircay coartado por el secuestro de sus familiares, en que se reconoce la “legitimidad del coloniaje”. O’Higgins perdió gran parte de su reputación por esta capitulación.

Carrera se niega a aceptar tal situación y da un cuartelazo, derribando el gobierno del Director Supremo Francisco de Lastra y retomando el mando en el Ejército. El 29 de julio de 1814 se celebraban en Talca un cabildo abierto[13] y otra junta de guerra que acordaron desconocer al nuevo gobierno y deponerlo por las armas. O’Higgins marcha hacia la capital, combatiendo contra las fuerzas de Carrera dirigidas por su hermano Luis Carrera en la Batalla de las Tres Acequias (26 de agosto de 1814), que resultó en una derrota para O’Higgins.[14]

Con la llegada de una nueva expedición española al mando de Mariano Osorio, Carrera y O’Higgins se reconcilian, poniéndose este último bajo las órdenes del primero.[15]

El Desastre de Rancagua [editar]

Artículo principal: Desastre de Rancagua

Para enfrentar a los realistas O´Higgins eligió ocupar Rancagua, contrariando a Jose Miguel Carrera que veía más oportuno ocupar la Angostura de Paine. El 25 de septiembre de 1814 O’Higgins fortificaba todos los accesos de la plaza.

El 1 de octubre, con 4.500 realistas y dieciocho cañones, más del doble de fuerzas que sus enemigos, Osorio se presentó frente a Rancagua. No existió posibilidad de contactar las divisiones que comandaban Juan José Carrera y Benavente, por lo que O´Higgins decidió refugiarse en la villa. Se apostaron en las cuatro calles que desembocan en la plaza cañones atrincherados. Tras un primer intento fallido de tomar la plaza, Osorio decide bombardear las trincheras y asaltar las cuatro trincheras simultáneamente. Sin embargo los patriotas resistieron hasta el anochecer, cuando la oscuridad terminó con la lucha, aunque ya sin agua pues los realistas cortaron la acequia que vertía agua en la ciudad.

El 2 de octubre la batalla continuó ferozmente, los patriotas habían resistido ya seis embestidas desde el inicio de la batalla, pero estaban casi desechos. En un último intento por salvar a los sobrevivientes, O’Higgins y sus soldados se lanzaron a la carga abriéndose paso a través de las líneas enemigas, en el denominado Desastre de Rancagua.[16]

Monte a caballo el que pueda. ¡Nos abriremos paso a través del enemigo!

O'Higgins en el Desastre de Rancagua

El Ejército de Los Andes [editar]

Monumento al Brigadier de las Provincias Unidas del Rio de la Plata y Libertador de Chile don Bernardo O'Higgins en Buenos Aires, Plaza República de Chile Argentina.

Monumento al Brigadier de las Provincias Unidas del Rio de la Plata y Libertador de Chile don Bernardo O'Higgins en Buenos Aires, Plaza República de Chile Argentina.

Se trasladó a Santiago con los sobrevivientes, en donde se entrevistó por última vez con Carrera, quedando de manifiesto la enemistad de estos dos hombres. O’Higgins marchó hacia Argentina junto a su madre y hermana. Después del paso por la cordillera, el 16 de octubre O’Higgins finalmente llegó a Mendoza, siendo recibido al día siguiente por Juan MacKenna y por José de San Martín.

Después de una breve estadía en Mendoza, se trasladó a Buenos Aires. Hasta que el gobierno de Buenos Aires resolvió integrarlo al ejército que se organizaba en Mendoza al mando de San Martín, con el grado de Brigadier de las Provincias Unidas del Rio de la Plata. Durante la organización del ejército libertador manifestó una fuerte amistad con San Martín que se mantendría hasta el fin de sus días, y que había comenzado en Europa, cuando ambos integraban la Logia Lautarina, de principios masones.

Completados los preparativos, el ejército emprendió marcha el 21 de enero de 1817. Cruzan la cordillera por el paso de Los Patos, liberan Putaendo en el Combate de Las Coimas (7 de febrero de 1817) y San Felipe el Real. Se reúnen en Curimón con las tropas de Las Heras, procedentes de Santa Rosa de Los Andes, y se dirigen a los cerros de Chacabuco. El 12 de febrero, en la cuesta Chacabuco, se enfrentaron al ejército realista dirigidas por el Coronel Rafael Maroto. O’Higgins cargó heroicamente contra los españoles, acto que el coronel Estanislao Soler tildaría de insubordinación, pero que San Martín reconoció como una actuación llena de valentía. Lo cierto es que la actuación de la división del general O'Higgins fue la que gestó el triunfo patriota. Al día siguiente una junta le ofreció la dirección del país al general San Martín por su gran colaboración en la jornada anterior, pero este se negó a aceptar el cargo. Luego doscientos vecinos de Santiago proclamarían a don Bernardo O'Higgins Director Supremo de la joven nación. Este hecho da comienzo a la llamada "Patria Nueva".

O'Higgins, Director Supremo de la Nación [editar]

Ceremonia de Jura de la independencia de Chile

Ceremonia de Jura de la independencia de Chile

O’Higgins designa como ministros de Estados a Miguel Zañartu en Interior y a José Ignacio Zenteno en Guerra. Para enfrentar los problemas financieros crea el Ministerio de Hacienda, con Hipólito Villegas como titular. Abolió los títulos de nobleza y creo la "Legión del Mérito de Chile", luchó contra los prejuicios religiosos, sacando imágenes antiestéticas o ridículas de los templos, sustituyo la moneda con la efigie de Fernando VII con una con el sello del gobierno.

Carta de José de San Martín a Bernardo O'Higgins en la que le comunica la victoria patriota en la Batalla de Maipú. Colección del Archivo Nacional de Chile.

Carta de José de San Martín a Bernardo O'Higgins en la que le comunica la victoria patriota en la Batalla de Maipú. Colección del Archivo Nacional de Chile.

El 2 de febrero de 1818, en Talca, firma el Acta de Independencia de Chile, que fue jurada en la Plaza de Armas de Santiago el 12 de febrero del mismo año. Reúne al pueblo de Santiago en la Catedral Metropolitana el 13 de marzo de ese mismo año, para jurar a los pies de Nuestra Señora del Carmen, la construcción de un Templo en su honor, en el sitio donde se dé la victoria definitiva. Desde entonces la Virgen del Carmen es proclamada Patrona de los ejércitos de Chile. Se convirtió en el Libertador de Chile.

En ese año, nació su hijo natural, Pedro Demetrio O'Higgins, nacido de su relación amorosa con la que fuera su amante, la dama criolla Rosario Puga.

Debido a la presencia de tropas realistas en Talcahuano, O’Higgins manda una expedición para terminar con esas tropas, sin embargo una noticia alarmante puso fin a la situación. Llegaron noticias de una nueva expedición realista, encabezada por Mariano Osorio.

Los realistas atacaron de sorpresa el 19 de marzo de 1818 en Cancha Rayada, derrota de los patriotas y en que O’Higgins salió gravemente herido de un brazo. Creyéndosele muerto a él y desesperando a San Martín, Manuel Rodríguez tomó el poder tras un discurso ante el Cabildo en Santiago, y haber sido electo por aclamación del pueblo. Al conocer las noticias, O’Higgins marchó de inmediato a Santiago desoyendo las recomendaciones de su médico, restableciendo el orden y reorganizando las fuerzas patriotas.

El abrazo de Maipú

El abrazo de Maipú

El 5 de abril, las fuerzas chilenas y argentinas comandadas por San Martín se enfrentaron a los realistas de Osorio en la Batalla de Maipú. O’Higgins había salido de la capital esa misma mañana y se dirigía hacia Maipú con unos mil milicianos alcanzando a participar en el desenlace final de la batalla. Al llegar al campo de batalla O'Higgins se abraza con San Martín dialogando lo siguiente.

O'Higgins: ¡Gloria al salvador de Chile!

San Martín: General, Chile no olvidará jamás al ilustre inválido que se presenta herido al campo de batalla

O'Higgins y San Martín en el momento del abrazo de Maipú

O'Higgins se consagró a la organización de la Primera escuadra nacional, para asegurar la soberanía de Chile y del resto de América, pues estas naves participarían de la Expedición Libertadora del Perú. El 20 de agosto de 1820, su natalicio, O’Higgins despediría a la escuadra libertadora desde Valparaíso, que navegaba al Perú a cargo del General José de San Martín.

La guerra en el sur no había concluido, debiendo enfrentarse a la nueva amenaza de las montoneras, en especial la liderada por el bandido realista Vicente Benavides.

En materia política, proclamó dos cartas fundamentales, la Constitución de 1818 y la Constitución de 1823, con él como director supremo y con un congreso bicameral, con cámara de diputados y de senadores.

Entre sus obras destacan la creación de la Escuela Militar, destinada a la preparación de la oficialidad para el Ejército de Chile; la creación de la Academia de Guardiamarinas el 4 de agosto de 1818, que hoy es la Escuela Naval, organización del mercado de abastos, difundió el uso de la vacuna antivariólica y creación de la Junta médica nacional, reabrió el Instituto y la Biblioteca Nacional, transformó el basural de La Cañada en la Alameda de las Delicias (hoy Alameda Bernardo O'Higgins), mejoró el alumbrado público, terminó el Canal del Maipo; fundó las ciudades de Vicuña, San Bernardo y La Unión, e inició las construcciones de una capilla donde hoy se encuentra el Templo Votivo de Nuestra Señora del Carmen en Maipú.

Monumento al Gran Mariscal del Perú y Libertador de Chile don Bernardo O'Higgins en Lima, Perú.

Monumento al Gran Mariscal del Perú y Libertador de Chile don Bernardo O'Higgins en Lima, Perú.

Gobernó en forma autocrática durante los seis años siguientes, bajo un marco legal hecho a su medida; las decisiones tomadas por O'Higgins trajeron como consecuencia la enemistad declarada y furibunda del clero realista (encabezada por el Obispo de Santiago, José Rodríguez Zorrilla) y de los terratenientes aristócratas, que veían amenazado su poder legado desde la época de la Colonia.

Su gobierno se vio oscurecido por una serie de "crímenes de estado" de los que se le inculpó, tales como el asesinato en Tiltil de Manuel Rodríguez por orden de Bernardo de Monteagudo , el fusilamiento en Mendoza de Luis y Juan José Carrera por el intento de golpe en la ciudad y posteriormente José Miguel Carrera debido a sus montoneras en Argentina, son hechos que hacen cada vez más impopular la gestión de O'Higgins a la cabeza del país y que, a la postre, marcaría el inicio del fin de su gobierno.

La situación económica del país no marchaba bien, y para mayores desgracias el 19 de noviembre de 1822 un terremoto azotó la zona central del país. Buscando una solución a los problemas financieros, en 1822 manda a Antonio José de Irisarri para contratar un empréstito en Inglaterra de 1.000.000 de libras, obtenido tras arduas negociaciones.

El descontento hacia su gobierno se va haciendo progresivamente mayor, la nueva Constitución de 1822 es vista por la opinión pública como un intento desesperado por aferrarse al poder, y provoca el levantamiento de las provincias dirigido por Ramón Freire. Pese a que cuenta con tropas leales y con los saldos del empréstito inglés, desea evitar una inminente guerra civil, por lo cual renuncia el 28 de enero de 1823, entregando el mando la autoridad que designase el pueblo de Santiago, nombrándose una junta de tres personas.

Abdicación de Bernardo O'higgins

Abdicación de Bernardo O'higgins

Leída el acta, O'Higgins tomó juramento a los miembros de la junta y les hizo entrega del mando, pronunciando la siguiente arenga:

Siento no depositar esta insignia ante la asamblea nacional, de quien la había recibido; siento retirarme sin haber consolidado las instituciones que ella había creído propias del país y que había jurado defender; pero al menos tengo el consuelo de dejar a Chile independiente de toda dominación extranjera, respetado en el exterior y cubierto de gloria por sus hechos de armas.

Doi gracias a la divina providencia que me ha elegido instrumento para tales bienes, y que me ha concedido la fortaleza de ánimo necesaria para resistir el inmenso peso que sobre mi han hecho gravitar las azarosas circunstancias en que he ejercido el mando.

Pido muy de veras al cielo proteja del mismo modo a los que deben sucederme.

Señores, al presente soy un simple particular. Mientras he estado investido de la primera dignidad de la república, el respeto, sino mi persona, al menos a ese alto empleo, debía haber impuesto silencio a vuestras quejas. Ahora podeis hablar sin conveniencia. Que se presenten mis acusadores. Quiero conocer los males que he causado, las lágrimas que he hecho derramar. Salid y acusadme. Si las desgracias que me hechais en rostro han sido, no el efecto preciso de la época del poder sino del desahogo de malas pasiones, esas desgracias no pueden purgarse sino con mi sangre. Tomad de mi la venganza que queráis, que yo no os opondré resistencia. ¡Aquí esta mi pecho!".

Abdicación de O'Higgins

Tras decir esto abre violentamente su casaca y ofrece su pecho desnudo a sus acusadores, a lo que responden los presentes: Nada tenemos contra el general O'Higgins. Viva O'Higgins.[17]

Exilio y muerte en el Perú [editar]

Casa donde vivió su exilio y murió el Libertador O'Higgins en Lima, Perú (Actualmente conservada por la Pontificia Universidad Católica del Perú).

Casa donde vivió su exilio y murió el Libertador O'Higgins en Lima, Perú (Actualmente conservada por la Pontificia Universidad Católica del Perú).

El 19 de julio de 1823, embarca en el puerto de Valparaíso en la corbeta inglesa Fly, para nunca más tocar en vida suelo chileno. Originalmente su destino era Inglaterra, pero se radicó en el Perú. El Estado Peruano lo acoge y le obsequia la Hacienda de Cuiva y la Hacienda Montalván (en la cual reside), ambas ubicadas en San Vicente de Cañete, en el actual Departamento de Lima. Vivió dedicado a la agricultura, y cuando Simón Bolivar libera definitivamente Perú, O'Higgins participa en la recepción al Libertador pero no recibe responsabilidad alguna. Posteriormente Bolívar le otorga el grado de General de la Gran Colombia aunque el prócer chileno no haya participado en ninguna batalla.

En 1836, a inicios de la creación de la Confederación Perú-Boliviana, Bernardo O’Higgins se encontraba en Lima. El 20 de diciembre de 1836 envía una carta a San Martín[18] manifestándole una favorable impresión sobre Santa Cruz. O’Higgins defiende el derecho de integrarse como una sola nación el Alto Perú y el Bajo Perú, adhiriéndose al integracionismo de Santa Cruz. De igual manera esta en contra de la política belicista de Diego Portales[19] .

El 1 de diciembre de 1837 envía una misiva a Santa cruz expresándole su pesar por el inicio de la Guerra contra la Confederación Perú-Boliviana, así como celebrando el tratado de paz firmado con Blanco Encalada[20] . Finalmente, el 10 de noviembre de 1838 O’Higgins escribe sendas cartas a Santa Cruz y Manuel Bulnes, ofreciendose como mediador en la guerra[20] . Terminada la Confederación, Agustín Gamarra, ordena confiscar la condecoración que le otorgó Santa Cruz a O’Higgins[19] .

El 8 de agosto de 1839, el Gobierno chileno le restituye, el grado de Capitán General del Ejército de Chile, con su respectiva antigüedad.

Postuló desde Lima a la presidencia, obteniendo solo 1 voto, por lo tanto fue derrotado por Manuel Bulnes.

El 6 de octubre de 1842, el Congreso Nacional de Chile le reconoce el derecho a gozar de sus sueldos, lo cual le abría la puerta para volver al país. Tras dirigirse al Callao para embarcarse a Chile, el 28 de septiembre de 1842, se sintió desfallecer. El doctor Young, que lo asistía, ordena trasladarlo a Lima, después de un nuevo ataque experimentado el 3 de octubre. A las 12.30 del 24 de octubre de 1842 a la edad de 64 años, falleció Bernardo O'Higgins en la ciudad de Lima, producto de un problema cardíaco.

Sus restos fueron sepultados en suelo peruano gracias a la caridad de su vecindad y fueron repatriados en 1869, contraviniendo sus expresos deseos de ser sepultado en la ciudad de Concepción. Por largo tiempo permanecieron en un sarcófago de mármol de Carrara en el Cementerio General de Santiago, hasta que el 20 de agosto de 1979 la urna fue trasladada por orden de Augusto Pinochet al Altar de la Patria, a la entrada de la Avenida Bulnes, frente al Palacio de La Moneda.

El 18 de octubre de 2004 los restos de O'Higgins fueron llevados temporalmente hasta la Escuela Militar, debido a la construcción de la nueva Plaza de la Ciudadanía. Permanecieron allí hasta el 10 de marzo de 2006 cuando su cuerpo fue trasladado, ahora en forma definitiva, a la nueva cripta subterránea del Libertador, en el mismo espacio que ocupaba el Altar de la Patria.

El 15 de agosto de 2007, la casa donde residió sus últimos años en San Vicente de Cañete fue seriamente afectada por un terremoto -------------------- Capitán General del Ejército Chileno; Patriota Latinoamericano

view all 11

Bernardo O'Higgins Riquelme, Capitan General, Director Supremo's Timeline

1778
August 20, 1778
Ñuble Province, Biobío Region, Chile
1790
1790
- 1792
Age 11
Lima, Peru
1792
1792
- 1794
Age 13
Lima, Peru
1794
1794
- 1799
Age 15
England
1818
January 1, 1818
Age 39
Concepción, Región del Biobío, Chile

Proclamación de la independencia de Chile

El Director Supremo del Estado

La fuerza ha sido la razón suprema que por más de trescientos años ha mantenido al nuevo-mundo en la necesidad de venerar como un dogma la usurpación de sus derechos y de buscar en ella misma el origen de sus más grandes deberes. Era preciso que algún día llegase el término de esta violenta sumisión: pero entretanto era imposible anticiparla la resistencia de débil contra el fuerte imprime un carácter sacrílego a sus pretensiones, y no hace mas que desacreditar la justicia en que se fundan. Estaba reservado al siglo 19 el oír a la América reclamar sus derechos sin ser delincuente, y mostrar que el periodo du su sufrimiento no podía durar mas que el de su debilidad. La revolución del 18 de Septiembre de 1810 fue el primer esfuerzo que hizo Chile para cumplir esos altos destinos a que lo llamaba el tiempo y la naturaleza: sus habitantes han probado desde entonces la energía y firmeza de su voluntad, arrostrando las vicisitudes de una guerra en que el gobierno español ha querido hacer ver que su política con respecto a la América sobrevivirá al transformo de todos los abusos. Esta ultimo desengaño les ha inspirado naturalmente la resolución de separase para siempre de la Monarquía Española, y proclamar su INDEPENDENCIA a la faz del mundo. Mas no permitiendo las actuales circunstancias de la guerra la convocación de un Congreso Nacional que sancione el voto público: hemos mandado abrir un gran registro en que todos los Ciudadanos del Estado sufraguen por si mismos libre y espontáneamente por la necesidad urgente de que el gobierno declare en el día la Independencia, o por la dilación o negativa: y habiendo resultado que la universalidad de los Ciudadanos esta irrevocablemente decidid por la afirmativa de aquella proposición, hemos tenido a bien en ejercicio del poder extraordinario con que para este caso particular nos han autorizado los Pueblos, declarar solemnemente a nombre de ellos en presencia del Altísimo; y hacer saber a la gran Confederación del género humano, que el territorio continental de Chile y sus Islas adyacentes, forman de hecho y por derecho un Estado libre, Independiente y Soberano, y quedan para siempre separados de la Monarquía de España, con plena aptitud de adoptar la forma de gobierno que mas convenga a sus intereses. Y para que esta declaración tenga toda la fuerza y solidez que debe caracterizar la primera Acta de un Pueblo libre, la afianzamos con el humor, la vida las fortunas y todas las relaciones sociales de los habitantes de este nuevo Estado: comprometemos nuestra palabra, la dignidad de nuestro empleo, y decoro de las armas de la PATRIA; y mandamos que con los libros de gran registro se deposite la Acta original en el archivo de la Municipalidad de Santiago, y se circule a todos los Pueblos, Ejércitos y Corporaciones para que inmediamente se jure, y quede sellada para siempre la emancipación de Chile. Dada en el Palacio Directorial de Concepción a 1 de Enero de 1818, firmada de nuestro mano, signada con el de la Nación y refrendada por nuestros Ministros y Secretarios de Estado, en los Departamentos de Gobierno Hacienda y Guerra.

Bernardo O’Higgins

Miguel Zañartu
Hipolito de Villegas
Jose Ignacio Zenteno

An English translation:

Proclamation of the independence of Chile

The Supreme Director of the State
Force has been the supreme reason that for more than 300 years, the New World has maintained a need to venerate as dogma the usurpation of its rights, and to seek in herself the origin of more greater debt. It was exact that one day would arrive the end of this violent submission; but meanwhile, it was impossible to anticipate the resistance of the weak against the strong words of a sacrilegious character supporting their pretensions, and does not but discredit the justice in which they are founded. It was left to the 19th century to listen to America demanding its rights without becoming a criminal, and to show that the period of its suffering could not last except within its own weakness. The revolution of 18 September 1810 was the first time that Chile complied with those higher destines in which time and nature had called forth: its inhabitants have tested since then the energy and firmness of its will, facing the vicissitudes of a war in which the Spanish government wanted in order to see that its policies with regard to America would survive through the transformation of its abuses. This final disillusion has naturally inspired the resolution to separate forever with the Spanish Monarchy, and to proclaim its INDEPENDENCE to the face of the world. But the circumstances of the current war prevents_new_new the convocation of a National Congress that has been sanctioned by a public vote: we have sent to all a great registration in which all the citizens of the state shall vote if they are free and spontaneous in that urgent need for the government to declare its day of independence, or to delay or vote against: and since it has turned out by universal acclaim of the citizens irrevocably decided to support this proposal we have thought it proper to exercise the extraordinary power in this unique case that the People have authorized us, to declare solemnly in their name and in the present of the Most Highest; and to introduce to the Confederation of the human race, that the continental territory of Chile and adjacent islands have in fact formed by their rights a Sovereign, Independent, and Free State, and they remain forever separated from the Monarchy of Spain, with full powers to adopt the form of government that but agrees with its interests. And so that this statement has all the force and solidity that should characterize the first minutes of a People’s freedom, we guarantee with the attitude, life, fortunes, and all social relations of the inhabitants of this new state: we give our word, the dignity of our employment, and the decorum of the weapons of the COUNTRY; and we send that with the books of great registration, the minutes be placed in their original in a file of the City Hall of Santiago, and to be circulated to all towns, armies, and corporations so that they may immediately swear, and remain bound always to the emancipation of Chile. Given in the Managerial Palace of Concepcion on 1 January 1818, signed by our hand, marked with the mark of the Nation, and endorsed by our Ministers and Secretaries of State, in the Department of State Government and War.
---------------------------
All Bernardo O'Higgins profiles (to help with identifying potential collaborators and merges):

http://www.geni.com/people/Bernardo-O-Higgins-Riquelme/381929376580...

http://www.geni.com/people/Bernardo-O-Higgins-Riquelme/467877590522...

http://www.geni.com/people/Bernardo-O-Higgins-Riquelme/600000000223...

http://www.geni.com/people/Bernardo-O-Higgins-Riquelme/600000000357...

January 1, 1818
Age 39
Concepción, Región del Biobío, Chile

Proclamación de la independencia de Chile

El Director Supremo del Estado

La fuerza ha sido la razón suprema que por más de trescientos años ha mantenido al nuevo-mundo en la necesidad de venerar como un dogma la usurpación de sus derechos y de buscar en ella misma el origen de sus más grandes deberes. Era preciso que algún día llegase el término de esta violenta sumisión: pero entretanto era imposible anticiparla la resistencia de débil contra el fuerte imprime un carácter sacrílego a sus pretensiones, y no hace mas que desacreditar la justicia en que se fundan. Estaba reservado al siglo 19 el oír a la América reclamar sus derechos sin ser delincuente, y mostrar que el periodo du su sufrimiento no podía durar mas que el de su debilidad. La revolución del 18 de Septiembre de 1810 fue el primer esfuerzo que hizo Chile para cumplir esos altos destinos a que lo llamaba el tiempo y la naturaleza: sus habitantes han probado desde entonces la energía y firmeza de su voluntad, arrostrando las vicisitudes de una guerra en que el gobierno español ha querido hacer ver que su política con respecto a la América sobrevivirá al transformo de todos los abusos. Esta ultimo desengaño les ha inspirado naturalmente la resolución de separase para siempre de la Monarquía Española, y proclamar su INDEPENDENCIA a la faz del mundo. Mas no permitiendo las actuales circunstancias de la guerra la convocación de un Congreso Nacional que sancione el voto público: hemos mandado abrir un gran registro en que todos los Ciudadanos del Estado sufraguen por si mismos libre y espontáneamente por la necesidad urgente de que el gobierno declare en el día la Independencia, o por la dilación o negativa: y habiendo resultado que la universalidad de los Ciudadanos esta irrevocablemente decidid por la afirmativa de aquella proposición, hemos tenido a bien en ejercicio del poder extraordinario con que para este caso particular nos han autorizado los Pueblos, declarar solemnemente a nombre de ellos en presencia del Altísimo; y hacer saber a la gran Confederación del género humano, que el territorio continental de Chile y sus Islas adyacentes, forman de hecho y por derecho un Estado libre, Independiente y Soberano, y quedan para siempre separados de la Monarquía de España, con plena aptitud de adoptar la forma de gobierno que mas convenga a sus intereses. Y para que esta declaración tenga toda la fuerza y solidez que debe caracterizar la primera Acta de un Pueblo libre, la afianzamos con el humor, la vida las fortunas y todas las relaciones sociales de los habitantes de este nuevo Estado: comprometemos nuestra palabra, la dignidad de nuestro empleo, y decoro de las armas de la PATRIA; y mandamos que con los libros de gran registro se deposite la Acta original en el archivo de la Municipalidad de Santiago, y se circule a todos los Pueblos, Ejércitos y Corporaciones para que inmediamente se jure, y quede sellada para siempre la emancipación de Chile. Dada en el Palacio Directorial de Concepción a 1 de Enero de 1818, firmada de nuestro mano, signada con el de la Nación y refrendada por nuestros Ministros y Secretarios de Estado, en los Departamentos de Gobierno Hacienda y Guerra.

Bernardo O’Higgins

Miguel Zañartu
Hipolito de Villegas
Jose Ignacio Zenteno

An English translation:

Proclamation of the independence of Chile

The Supreme Director of the State
Force has been the supreme reason that for more than 300 years, the New World has maintained a need to venerate as dogma the usurpation of its rights, and to seek in herself the origin of more greater debt. It was exact that one day would arrive the end of this violent submission; but meanwhile, it was impossible to anticipate the resistance of the weak against the strong words of a sacrilegious character supporting their pretensions, and does not but discredit the justice in which they are founded. It was left to the 19th century to listen to America demanding its rights without becoming a criminal, and to show that the period of its suffering could not last except within its own weakness. The revolution of 18 September 1810 was the first time that Chile complied with those higher destines in which time and nature had called forth: its inhabitants have tested since then the energy and firmness of its will, facing the vicissitudes of a war in which the Spanish government wanted in order to see that its policies with regard to America would survive through the transformation of its abuses. This final disillusion has naturally inspired the resolution to separate forever with the Spanish Monarchy, and to proclaim its INDEPENDENCE to the face of the world. But the circumstances of the current war prevents_new_new the convocation of a National Congress that has been sanctioned by a public vote: we have sent to all a great registration in which all the citizens of the state shall vote if they are free and spontaneous in that urgent need for the government to declare its day of independence, or to delay or vote against: and since it has turned out by universal acclaim of the citizens irrevocably decided to support this proposal we have thought it proper to exercise the extraordinary power in this unique case that the People have authorized us, to declare solemnly in their name and in the present of the Most Highest; and to introduce to the Confederation of the human race, that the continental territory of Chile and adjacent islands have in fact formed by their rights a Sovereign, Independent, and Free State, and they remain forever separated from the Monarchy of Spain, with full powers to adopt the form of government that but agrees with its interests. And so that this statement has all the force and solidity that should characterize the first minutes of a People’s freedom, we guarantee with the attitude, life, fortunes, and all social relations of the inhabitants of this new state: we give our word, the dignity of our employment, and the decorum of the weapons of the COUNTRY; and we send that with the books of great registration, the minutes be placed in their original in a file of the City Hall of Santiago, and to be circulated to all towns, armies, and corporations so that they may immediately swear, and remain bound always to the emancipation of Chile. Given in the Managerial Palace of Concepcion on 1 January 1818, signed by our hand, marked with the mark of the Nation, and endorsed by our Ministers and Secretaries of State, in the Department of State Government and War.
---------------------------
All Bernardo O'Higgins profiles (to help with identifying potential collaborators and merges):

http://www.geni.com/people/Bernardo-O-Higgins-Riquelme/381929376580...

http://www.geni.com/people/Bernardo-O-Higgins-Riquelme/467877590522...

http://www.geni.com/people/Bernardo-O-Higgins-Riquelme/600000000223...

http://www.geni.com/people/Bernardo-O-Higgins-Riquelme/600000000357...

January 1, 1818
Age 39
Concepción, Región del Biobío, Chile

Proclamación de la independencia de Chile

El Director Supremo del Estado

La fuerza ha sido la razón suprema que por más de trescientos años ha mantenido al nuevo-mundo en la necesidad de venerar como un dogma la usurpación de sus derechos y de buscar en ella misma el origen de sus más grandes deberes. Era preciso que algún día llegase el término de esta violenta sumisión: pero entretanto era imposible anticiparla la resistencia de débil contra el fuerte imprime un carácter sacrílego a sus pretensiones, y no hace mas que desacreditar la justicia en que se fundan. Estaba reservado al siglo 19 el oír a la América reclamar sus derechos sin ser delincuente, y mostrar que el periodo du su sufrimiento no podía durar mas que el de su debilidad. La revolución del 18 de Septiembre de 1810 fue el primer esfuerzo que hizo Chile para cumplir esos altos destinos a que lo llamaba el tiempo y la naturaleza: sus habitantes han probado desde entonces la energía y firmeza de su voluntad, arrostrando las vicisitudes de una guerra en que el gobierno español ha querido hacer ver que su política con respecto a la América sobrevivirá al transformo de todos los abusos. Esta ultimo desengaño les ha inspirado naturalmente la resolución de separase para siempre de la Monarquía Española, y proclamar su INDEPENDENCIA a la faz del mundo. Mas no permitiendo las actuales circunstancias de la guerra la convocación de un Congreso Nacional que sancione el voto público: hemos mandado abrir un gran registro en que todos los Ciudadanos del Estado sufraguen por si mismos libre y espontáneamente por la necesidad urgente de que el gobierno declare en el día la Independencia, o por la dilación o negativa: y habiendo resultado que la universalidad de los Ciudadanos esta irrevocablemente decidid por la afirmativa de aquella proposición, hemos tenido a bien en ejercicio del poder extraordinario con que para este caso particular nos han autorizado los Pueblos, declarar solemnemente a nombre de ellos en presencia del Altísimo; y hacer saber a la gran Confederación del género humano, que el territorio continental de Chile y sus Islas adyacentes, forman de hecho y por derecho un Estado libre, Independiente y Soberano, y quedan para siempre separados de la Monarquía de España, con plena aptitud de adoptar la forma de gobierno que mas convenga a sus intereses. Y para que esta declaración tenga toda la fuerza y solidez que debe caracterizar la primera Acta de un Pueblo libre, la afianzamos con el humor, la vida las fortunas y todas las relaciones sociales de los habitantes de este nuevo Estado: comprometemos nuestra palabra, la dignidad de nuestro empleo, y decoro de las armas de la PATRIA; y mandamos que con los libros de gran registro se deposite la Acta original en el archivo de la Municipalidad de Santiago, y se circule a todos los Pueblos, Ejércitos y Corporaciones para que inmediamente se jure, y quede sellada para siempre la emancipación de Chile. Dada en el Palacio Directorial de Concepción a 1 de Enero de 1818, firmada de nuestro mano, signada con el de la Nación y refrendada por nuestros Ministros y Secretarios de Estado, en los Departamentos de Gobierno Hacienda y Guerra.

Bernardo O’Higgins

Miguel Zañartu
Hipolito de Villegas
Jose Ignacio Zenteno

An English translation:

Proclamation of the independence of Chile

The Supreme Director of the State
Force has been the supreme reason that for more than 300 years, the New World has maintained a need to venerate as dogma the usurpation of its rights, and to seek in herself the origin of more greater debt. It was exact that one day would arrive the end of this violent submission; but meanwhile, it was impossible to anticipate the resistance of the weak against the strong words of a sacrilegious character supporting their pretensions, and does not but discredit the justice in which they are founded. It was left to the 19th century to listen to America demanding its rights without becoming a criminal, and to show that the period of its suffering could not last except within its own weakness. The revolution of 18 September 1810 was the first time that Chile complied with those higher destines in which time and nature had called forth: its inhabitants have tested since then the energy and firmness of its will, facing the vicissitudes of a war in which the Spanish government wanted in order to see that its policies with regard to America would survive through the transformation of its abuses. This final disillusion has naturally inspired the resolution to separate forever with the Spanish Monarchy, and to proclaim its INDEPENDENCE to the face of the world. But the circumstances of the current war prevents_new_new the convocation of a National Congress that has been sanctioned by a public vote: we have sent to all a great registration in which all the citizens of the state shall vote if they are free and spontaneous in that urgent need for the government to declare its day of independence, or to delay or vote against: and since it has turned out by universal acclaim of the citizens irrevocably decided to support this proposal we have thought it proper to exercise the extraordinary power in this unique case that the People have authorized us, to declare solemnly in their name and in the present of the Most Highest; and to introduce to the Confederation of the human race, that the continental territory of Chile and adjacent islands have in fact formed by their rights a Sovereign, Independent, and Free State, and they remain forever separated from the Monarchy of Spain, with full powers to adopt the form of government that but agrees with its interests. And so that this statement has all the force and solidity that should characterize the first minutes of a People’s freedom, we guarantee with the attitude, life, fortunes, and all social relations of the inhabitants of this new state: we give our word, the dignity of our employment, and the decorum of the weapons of the COUNTRY; and we send that with the books of great registration, the minutes be placed in their original in a file of the City Hall of Santiago, and to be circulated to all towns, armies, and corporations so that they may immediately swear, and remain bound always to the emancipation of Chile. Given in the Managerial Palace of Concepcion on 1 January 1818, signed by our hand, marked with the mark of the Nation, and endorsed by our Ministers and Secretaries of State, in the Department of State Government and War.
---------------------------
All Bernardo O'Higgins profiles (to help with identifying potential collaborators and merges):

http://www.geni.com/people/Bernardo-O-Higgins-Riquelme/381929376580...

http://www.geni.com/people/Bernardo-O-Higgins-Riquelme/467877590522...

http://www.geni.com/people/Bernardo-O-Higgins-Riquelme/600000000223...

http://www.geni.com/people/Bernardo-O-Higgins-Riquelme/600000000357...

January 1, 1818
Age 39
Concepción, Región del Biobío, Chile

Proclamación de la independencia de Chile

El Director Supremo del Estado

La fuerza ha sido la razón suprema que por más de trescientos años ha mantenido al nuevo-mundo en la necesidad de venerar como un dogma la usurpación de sus derechos y de buscar en ella misma el origen de sus más grandes deberes. Era preciso que algún día llegase el término de esta violenta sumisión: pero entretanto era imposible anticiparla la resistencia de débil contra el fuerte imprime un carácter sacrílego a sus pretensiones, y no hace mas que desacreditar la justicia en que se fundan. Estaba reservado al siglo 19 el oír a la América reclamar sus derechos sin ser delincuente, y mostrar que el periodo du su sufrimiento no podía durar mas que el de su debilidad. La revolución del 18 de Septiembre de 1810 fue el primer esfuerzo que hizo Chile para cumplir esos altos destinos a que lo llamaba el tiempo y la naturaleza: sus habitantes han probado desde entonces la energía y firmeza de su voluntad, arrostrando las vicisitudes de una guerra en que el gobierno español ha querido hacer ver que su política con respecto a la América sobrevivirá al transformo de todos los abusos. Esta ultimo desengaño les ha inspirado naturalmente la resolución de separase para siempre de la Monarquía Española, y proclamar su INDEPENDENCIA a la faz del mundo. Mas no permitiendo las actuales circunstancias de la guerra la convocación de un Congreso Nacional que sancione el voto público: hemos mandado abrir un gran registro en que todos los Ciudadanos del Estado sufraguen por si mismos libre y espontáneamente por la necesidad urgente de que el gobierno declare en el día la Independencia, o por la dilación o negativa: y habiendo resultado que la universalidad de los Ciudadanos esta irrevocablemente decidid por la afirmativa de aquella proposición, hemos tenido a bien en ejercicio del poder extraordinario con que para este caso particular nos han autorizado los Pueblos, declarar solemnemente a nombre de ellos en presencia del Altísimo; y hacer saber a la gran Confederación del género humano, que el territorio continental de Chile y sus Islas adyacentes, forman de hecho y por derecho un Estado libre, Independiente y Soberano, y quedan para siempre separados de la Monarquía de España, con plena aptitud de adoptar la forma de gobierno que mas convenga a sus intereses. Y para que esta declaración tenga toda la fuerza y solidez que debe caracterizar la primera Acta de un Pueblo libre, la afianzamos con el humor, la vida las fortunas y todas las relaciones sociales de los habitantes de este nuevo Estado: comprometemos nuestra palabra, la dignidad de nuestro empleo, y decoro de las armas de la PATRIA; y mandamos que con los libros de gran registro se deposite la Acta original en el archivo de la Municipalidad de Santiago, y se circule a todos los Pueblos, Ejércitos y Corporaciones para que inmediamente se jure, y quede sellada para siempre la emancipación de Chile. Dada en el Palacio Directorial de Concepción a 1 de Enero de 1818, firmada de nuestro mano, signada con el de la Nación y refrendada por nuestros Ministros y Secretarios de Estado, en los Departamentos de Gobierno Hacienda y Guerra.

Bernardo O’Higgins

Miguel Zañartu
Hipolito de Villegas
Jose Ignacio Zenteno

An English translation:

Proclamation of the independence of Chile

The Supreme Director of the State
Force has been the supreme reason that for more than 300 years, the New World has maintained a need to venerate as dogma the usurpation of its rights, and to seek in herself the origin of more greater debt. It was exact that one day would arrive the end of this violent submission; but meanwhile, it was impossible to anticipate the resistance of the weak against the strong words of a sacrilegious character supporting their pretensions, and does not but discredit the justice in which they are founded. It was left to the 19th century to listen to America demanding its rights without becoming a criminal, and to show that the period of its suffering could not last except within its own weakness. The revolution of 18 September 1810 was the first time that Chile complied with those higher destines in which time and nature had called forth: its inhabitants have tested since then the energy and firmness of its will, facing the vicissitudes of a war in which the Spanish government wanted in order to see that its policies with regard to America would survive through the transformation of its abuses. This final disillusion has naturally inspired the resolution to separate forever with the Spanish Monarchy, and to proclaim its INDEPENDENCE to the face of the world. But the circumstances of the current war prevents_new_new the convocation of a National Congress that has been sanctioned by a public vote: we have sent to all a great registration in which all the citizens of the state shall vote if they are free and spontaneous in that urgent need for the government to declare its day of independence, or to delay or vote against: and since it has turned out by universal acclaim of the citizens irrevocably decided to support this proposal we have thought it proper to exercise the extraordinary power in this unique case that the People have authorized us, to declare solemnly in their name and in the present of the Most Highest; and to introduce to the Confederation of the human race, that the continental territory of Chile and adjacent islands have in fact formed by their rights a Sovereign, Independent, and Free State, and they remain forever separated from the Monarchy of Spain, with full powers to adopt the form of government that but agrees with its interests. And so that this statement has all the force and solidity that should characterize the first minutes of a People’s freedom, we guarantee with the attitude, life, fortunes, and all social relations of the inhabitants of this new state: we give our word, the dignity of our employment, and the decorum of the weapons of the COUNTRY; and we send that with the books of great registration, the minutes be placed in their original in a file of the City Hall of Santiago, and to be circulated to all towns, armies, and corporations so that they may immediately swear, and remain bound always to the emancipation of Chile. Given in the Managerial Palace of Concepcion on 1 January 1818, signed by our hand, marked with the mark of the Nation, and endorsed by our Ministers and Secretaries of State, in the Department of State Government and War.
---------------------------
All Bernardo O'Higgins profiles (to help with identifying potential collaborators and merges):

http://www.geni.com/people/Bernardo-O-Higgins-Riquelme/381929376580...

http://www.geni.com/people/Bernardo-O-Higgins-Riquelme/467877590522...

http://www.geni.com/people/Bernardo-O-Higgins-Riquelme/600000000223...

http://www.geni.com/people/Bernardo-O-Higgins-Riquelme/600000000357...

June 29, 1818
Age 39
1842
October 24, 1842
Age 64
Lima Region, Peru