Carlos V, rey de España y emperador del Sacro Imperio Romano Germánico

Is your surname de España?

Research the de España family

Carlos V, rey de España y emperador del Sacro Imperio Romano Germánico's Geni Profile

Records for Carlos V de España

13,543 Records

Share your family tree and photos with the people you know and love

  • Build your family tree online
  • Share photos and videos
  • Smart Matching™ technology
  • Free!

Share

Carlos V de España, rey de España y emperador del Sacro Imperio Romano Germánico

Also Known As: "Charles", "Karl", "Carlos I y V de España y del SIRG", "Charles V", "Holy Roman Emperor"
Birthdate:
Birthplace: Gent, Oost-Vlaanderen, Vlaams Gewest, Belgium
Death: Died in Cuacos de Yuste, Caceres, Extremadura, Spain
Place of Burial: El Escorial, Madrid, Spain
Immediate Family:

Son of Felipe I el Hermoso, Rey de Castilla and Juana I la Loca, reina nominal de Castilla
Husband of Isabella of Portugal
Father of Tadea de Austria; Johann von Österreich, gobernador de los Países Bajos; Margarethe von Habsburg; Isabelle de Foix; Philip II "the Prudent", King of Spain & Portugal and 4 others
Brother of Leonor de Habsburgo, reine de France; Isabella von Österreich, Habsburg, Dronning af Danmark, Norge og Sverige; Ferdinand I, Holy Roman Emperor; Maria von Habsburg, Königin and Catarina de Habsburgo, rainha consorte de Portugal

Occupation: Holy Roman Emperor, Emperador del Sacro Imperio Romano Germánico, Rey de Romanos, Rey de Castilla, León y Navarra, Rey de Aragón, Mallorca, Sicilia y Valencia, Conde de Barcelona, Rey de Nápoles, Archiduque de Austria, Duque de Borgoña, 1519 Emperor
Managed by: Henn Sarv
Last Updated:

About Carlos V, rey de España y emperador del Sacro Imperio Romano Germánico

Charles V (Spanish: Carlos I or Carlos V, German: Karl V., Dutch: Karel V, French: Charles Quint, 24 February 1500 – 21 September 1558) was ruler of the Holy Roman Empire from 1519 and, as Charles I of Spain, of the Spanish realms from 1506 until his abdication in 1556. On the eve of his death in 1558, his realm, which has been described as one in which the sun never sets, spanned almost 4 million square kilometers.

As the heir of three of Europe's leading dynasties – the Habsburgs of the Archduchy of Austria, the Valois of the Duchy of Burgundy and the Trastamara of the Crown of Castile and the Crown of Aragon – he ruled over extensive domains in Central, Western, and Southern Europe, as well as the various Castilian (Spanish) colonies in the Americas.

He was the son of King Philip I of Castile (Philip the Handsome) and Queen Joanna of Castile (Joanna the Mad). His maternal grandparents were King Ferdinand II of Aragon and Queen Isabella I of Castile, whose daughter Catherine of Aragon was Queen of England and first wife of Henry VIII. Henry's daughter was Mary I of England, who married Charles's son Philip. His paternal grandparents were the Holy Roman Emperor Maximilian I and Duchess Mary of Burgundy, whose daughter Margaret raised him.

As the first king to reign in his own right over both Castile and Aragon following the end of the Reconquista, he is often considered as the first King of Spain. Charles I of Spain provided five ships to Ferdinand Magellan and his navigator Juan Sebastian Elcano, after the Portuguese captain was repeatedly turned down by Manuel I of Portugal. The commercial success of the voyage (first circumnavigation of the Earth), temporarily enriched Charles by the sale of its cargo of cloves and laid the foundation for the Pacific oceanic empire of Spain.

Charles' reign constitutes the pinnacle of Habsburg power, when all the family's far flung holdings were united in one hand. After his reign, the realms were split between his descendants, who received the Spanish possession and the Netherlands, and those of his younger brother, who received Austria, Bohemia and Hungary.

Aside from this, Charles is best known for his role in opposing the Protestant Reformation[1] and the convocation of the Council of Trent.

Contents

  • 1 Coat of Arms of Charles V
  • 2 Heritage and early life
  • 3 Reign
  • 3.1 Burgundy and the Low Countries
  • 3.2 Spain
  • 3.3 Italy
  • 3.4 America
  • 3.5 Holy Roman Empire
  • 3.6 France
  • 3.7 Conflicts with the Ottoman Empire
  • 3.8 Protestant Reformation
  • 4 Health
  • 5 Abdications and later life
  • 6 Marriage and children

Coat of Arms of Charles V

Coat of Arms of Charles I of Spain and V of Germany according to the description: Arms of Charles I added to those of Castile, Leon, Aragon, Two Sicilies and Granada present in the previous coat, those of Austria, ancient Burgundy, modern Burgundy, Brabant, Flanders and Tyrol. Charles I also incorporates the pillars of Hercules with the inscription "Plus Ultra", representing the overseas empire and surrounding coat with the collar of the Golden Fleece, as sovereign of the Order ringing the shield with the imperial crown and Acola double-headed eagle of the Holy Roman Empire and behind it the Spanish Cross of Burgundy. From 1520 added to the corresponding quarter to Aragon and Sicily, one in which the arms of Jerusalem, Naples and Navarra are incorporated.

Heritage and early life

Charles was born as the eldest son of Philip the Handsome and Joanna the Mad in the Flemish city of Ghent in 1500. The culture and courtly life of the Burgundian Low Countries were an important influence in his early life. He was tutored by William de Croÿ (who would later become his first prime minister), and also by Adrian of Utrecht (later Pope Adrian VI). It is said that Charles spoke several vernacular languages: he was fluent in French, and Flemish, later adding an acceptable Spanish which was required by the Castilian Cortes Generales as a condition for becoming King of Castile. He also had a decent command of German, though he did not speak as well as French.[9] A witticism sometimes attributed to Charles is: "I speak Spanish to God, Italian to women, French to men and German to my horse." But this quote has many variants and is often attributed instead to Frederick the Great.[10]

From his Burgundian ancestors he inherited an ambiguous relationship with the Kings of France. Charles shared with France his mother tongue and many cultural forms. In his youth he made frequent visits to Paris, then the largest city of Western Europe. In his words: "Paris is not a city, but a universe" (Lutetia non-urbs, sed orbis). He was betrothed to both Louise and Charlotte of Valois, daughters of King Francis I of France, but they both died in childhood. Charles also inherited the tradition of political and dynastic enmity between the Royal and the Burgundian Ducal lines of the Valois Dynasty.

Though Spain was the core of his possessions, he was never totally assimilated and especially in his earlier years felt as if he were viewed as a foreign prince. He could not speak Spanish very well, as it was not his primary language. Nonetheless, he spent most of his life in Spain, including his final years in a Spanish monastery. Indeed, Charles's motto, Plus Ultra ('Further Beyond'), became the national motto of Spain.

Reign

Burgundy and the Low Countries

In 1506, Charles inherited his father's Burgundian territories, most notably the Low Countries and Franche-Comté, most of which were fiefs of the German Kingdom (part of the Holy Roman Empire), except his birthplace of Flanders which was still a French fief, a last remnant of what had been a powerful player in the Hundred Years' War. As he was a minor, his aunt Margaret of Austria (born as Archduchess of Austria and in her both marriages Dowager Princess of Asturias and Dowager Duchess of Savoy) acted as regent as appointed by Emperor Maximilian until 1515 and soon she found herself at war with France over the question of Charles's requirement to pay homage to the French king for Flanders, as his father had done. The outcome was that France relinquished its ancient claim on Flanders in 1528.

From 1515 to 1523, Charles's government in the Netherlands also had to contend with the rebellion of Frisian peasants (led by Pier Gerlofs Donia and Wijard Jelckama). The rebels were initially successful but after a series of defeats, the remaining leaders were captured and decapitated in 1523.

Charles extended the Burgundian territory with the annexation of Tournai, Artois, Utrecht, Groningen and Guelders. The Seventeen Provinces had been unified by Charles's Burgundian ancestors, but nominally were fiefs of either France or the Holy Roman Empire. In 1549, Charles issued a Pragmatic Sanction, declaring the Low Countries to be a unified entity of which his family would be the heirs.[11]

The Low Countries held an important place in the Empire. For Charles V personally they were his home, the region where he was born and spent his childhood. Because of trade and industry and the rich cities, they also represented an important income for the treasury.

Spain

In the Castilian Cortes of Valladolid of 1506, and of Madrid of 1510 he was sworn as prince of Asturias, heir-apparent to his mother the queen Joanna.[13] On the other hand, in 1502, the Aragonese Corts gathered in Saragossa, pledged an oath to his mother Joanna as heiress-presumptive, but the Archbishop of Saragossa expressed firmly that this oath could not establish jurisprudence, that is to say, modify the right of the succession, except by virtue of a formal agreement between the Cortes and the King.[14][15] So, with the death of his grandfather, King Ferdinand II of Aragon on 23 January 1516, his mother Joanna inherited the Crown of Aragon, which consisted of Aragon, Catalonia, Valencia, Naples, Sicily and Sardinia; while Charles became Governor General.[16] Nevertheless, the Flemings wished Charles to assume the royal title,[citation needed] and this was supported by his grandfather the emperor Maximilian I and the Pope Leo X. This way, after the celebration of Ferdinand II's obsequies on 14 March 1516, Charles was proclaimed king of the crowns of Castile and of Aragon, jointly with his mother. Finally, when the Castilian regent Cardinal Jiménez de Cisneros accepted the fait accompli, he acceded to Charles's desire to be proclaimed king and he imposed his enstatement throughout the kingdom.[17]

Charles arrived in his new kingdoms in autumn of 1517. His regent Jiménez de Cisneros came to meet him, but fell ill along the way, not without a suspicion of poison, and died before meeting the King.[18]

Due to the irregularity of Charles assuming the royal title while his mother, the legitimate queen, was alive, the negotiations with the Castilian Cortes in Valladolid (1518) proved difficult,[19] and in the end Charles was accepted under the following conditions: he would learn to speak Castilian; he would not appoint foreigners; he was prohibited from taking precious metals from Castile; and he would respect the rights of his mother, Queen Joanna. The Cortes paid homage to him in Valladolid in February 1518. After this, Charles departed to the crown of Aragon. He managed to overcome the resistance of the Aragonese Cortes and Catalan Corts,[20] and he was finally recognized as king of Aragon and count of Barcelona jointly with his mother.[21] The Kingdom of Navarre had been invaded by Ferdinand of Aragon jointly with Castile in 1512, but he pledged a formal oath to respect the kingdom. On Charles's accession to the Spanish throne, the Parliament of Navarre (Cortes) required him to attend the coronation ceremony, but this demand fell on deaf ears, and the Parliament kept piling up grievances.

Charles was accepted as sovereign, even though the Spanish felt uneasy with the Imperial style. Spanish kingdoms varied in their traditions. Castile was an authoritarian kingdom, where the monarch's own will easily overrode law and the Cortes. By contrast, in the kingdoms of the crown of Aragon, and especially in the Pyrenean kingdom of Navarre, law prevailed, and the monarchy was a contract with the people. This became an inconvenience and a matter of dispute for Charles V and later kings, since realm-specific traditions limited their absolute power. With Charles, government became more absolute, even though until his mother's death in 1555 Charles did not hold the full kingship of the country.

Soon resistance to the Emperor arose because of heavy taxation to support foreign wars in which Castilians had little interest, and because Charles tended to select Flemings for high offices in Spain and America, ignoring Castilian candidates. The resistance culminated in the Revolt of the Comuneros, which Charles suppressed. Immediately after crushing the Castilian revolt, Charles was confronted again with the hot issue of Navarre when King Henry II attempted to reconquer the kingdom. Main military operations lasted up to 1524, when Hondarribia surrendered to Charles's forces, but frequent cross-border clashes in the western Pyrenees only stopped in 1528 (Treaties of Madrid and Cambrai).

After these events, Navarre remained a matter of domestic and international litigation still for a century (a French dynastic claim to the throne did not end up to the French Revolution in 1789). Castile became integrated into the Habsburg empire, and provided the bulk of the empire's military and financial resources. The enormous budget deficit accumulated during Charles's reign resulted in Spain declaring bankruptcy during the reign of Philip II.[22]

Italy

The Crown of Aragon inherited by Charles included the Kingdom of Naples, the Kingdom of Sicily and the Kingdom of Sardinia. Aragon also previously controlled the Duchy of Milan, but a year before Charles ascended to the throne, it was annexed by France after the Battle of Marignano in 1515. Charles succeeded in re-capturing Milan in 1522 when Imperial troops defeated the Franco-Swiss army at Bicocca. Yet in 1524 Francis I of France retook the initiative, crossing into Lombardy where Milan, along with a number of other cities, once again fell to his attack. Pavia alone held out and it was here that on 24 February 1525 (Charles's twenty-fifth birthday), Charles's Imperial forces captured Francis and crushed his army, yet again retaking Milan and Lombardy. Spain successfully held on to all of its Italian territories, though they were invaded again on multiple occasions during the Italian Wars. In addition to this, Habsburg trade in the Mediterranean was consistently disrupted by the Ottoman Empire. A Holy League, which consisted of all the Italian states and Spain, was formed in 1538 to drive the Ottomans back, but was defeated at the Battle of Preveza. Decisive naval victory eluded Charles; it would not be achieved until after Charles's death, at the Battle of Lepanto in 1571.

America

During Charles's reign, the Spanish territories in the Americas were considerably extended by conquistadores like Hernán Cortés and Francisco Pizarro, who conquered the large Aztec and Inca empires and incorporated them into the Empire as the Viceroyalties of New Spain and Peru between 1519 and 1542. Combined with the Magellan expedition's circumnavigation of the globe in 1522, these successes convinced Charles of his divine mission to become the leader of Christendom that still perceived a significant threat from Islam. The conquests also helped solidify Charles's rule by providing the state treasury with enormous amounts of bullion. As the conquistador Bernal Díaz del Castillo observed, "We came to serve God and his Majesty, to give light to those in darkness, and also to acquire that wealth which most men covet."[23]

In 1528 Charles assigned a concession in Venezuela Province to Bartholomeus V. Welser, in compensation for his inability to repay debts owed. The concession, known as Klein-Venedig (little Venice), was revoked in 1546. In 1550, Charles convened a conference at Valladolid in order to consider the morality of the force used against the indigenous populations of the New World, which included figures such as Bartolomé de las Casas.

Charles V is credited with the first idea of constructing an American Isthmus canal in Panama as early as 1520.[24]

Holy Roman Empire

After the death of his paternal grandfather, Maximilian, in 1519, he inherited the Habsburg Monarchy. He was also the natural candidate of the electors to succeed his grandfather as Holy Roman Emperor. He defeated the candidacies of Frederick III, Elector of Saxony, Francis I of France, and Henry VIII of England. The unanimous[contradictory] decision of the electors gave Charles the crown on 28 June 1519. In 1530, he was crowned Holy Roman Emperor by Pope Clement VII in Bologna, the last emperor to receive a papal coronation.[25][26]

Despite holding the imperial throne, Charles's real authority was limited by the German princes. They gained a strong foothold in the Empire's territories, and Charles was determined not to let this happen in the Netherlands. An inquisition was established as early as 1522. In 1550, the death penalty was introduced for all cases of unrepentant heresy. Political dissent was also firmly controlled, most notably in his place of birth, where Charles, assisted by the Duke of Alba, personally suppressed the Revolt of Ghent in mid-February 1540.[11]

Charles abdicated as emperor in 1556 in favor of his brother Ferdinand; however, due to lengthy debate and bureaucratic procedure, the Imperial Diet did not accept the abdication (and thus make it legally valid) until 24 February 1558. Up to that date, Charles continued to use the title of emperor.

France

Much of Charles's reign was taken up by conflicts with France, which found itself encircled by Charles's empire while it still maintained ambitions in Italy. In 1520, Charles visited England, where his aunt, Catherine of Aragon, urged her husband, Henry VIII, to ally himself with the emperor. In 1508 Charles was nominated by Henry to the Order of the Garter[27] His Garter stall plate survives in Saint George's Chapel.

The first war with Charles's great nemesis Francis I of France began in 1521. Charles allied with England and Pope Leo X against the French and the Venetians, and was highly successful, driving the French out of Milan and defeating and capturing Francis at the Battle of Pavia in 1525. To gain his freedom, the French king was forced to cede Burgundy to Charles in the Treaty of Madrid, as well as renouncing to support Henry II on his claim over Navarre.

When he was released, however, Francis had the Parliament of Paris denounce the treaty because it had been signed under duress. France then joined the League of Cognac that Pope Clement VII had formed with Henry VIII of England, the Venetians, the Florentines, and the Milanese to resist imperial domination of Italy. In the ensuing war, Charles's sack of Rome (1527) and virtual imprisonment of Pope Clement VII in 1527 prevented the Pope from annulling the marriage of Henry VIII of England and Charles's aunt Catherine of Aragon, so Henry eventually broke with Rome, thus leading to the English Reformation.[28][29] In other respects, the war was inconclusive. In the Treaty of Cambrai (1529), called the "Ladies' Peace" because it was negotiated between Charles's aunt and Francis' mother, Francis renounced his claims in Italy but retained control of Burgundy.

A third war erupted in 1535, when, following the death of the last Sforza Duke of Milan, Charles installed his own son, Philip, in the duchy, despite Francis's claims on it. This war too was inconclusive. Francis failed to conquer Milan, but succeeded in conquering most of the lands of Charles's ally the Duke of Savoy, including his capital, Turin. A truce at Nice in 1538 on the basis of uti possidetis ended the war, but lasted only a short time. War resumed in 1542, with Francis now allied with Ottoman Sultan Suleiman I and Charles once again allied with Henry VIII. Despite the conquest of Nice by a Franco-Ottoman fleet, the French remained unable to advance into Juarez, while a joint Anglo-Imperial invasion of northern France, led by Charles himself, won some successes but was ultimately abandoned, leading to another peace and restoration of the status quo ante in 1544.

A final war erupted with Francis' son and successor, Henry II, in 1551. This war saw early successes by Henry in Lorraine, where he captured Metz, but continued failure of French offensives in Italy. Charles abdicated midway through this conflict, leaving further conduct of the war to his son, Philip II and his brother, Ferdinand I, Holy Roman Emperor.

Conflicts with the Ottoman Empire

Charles fought continually with the Ottoman Empire and its sultan, Suleiman the Magnificent. The great Hungarian defeat at the 1526 Battle of Mohács "sent a wave of terror over Europe."[30][31]

The Muslim advance in Central Europe was halted at Vienna in 1529.

However, the contest between Charles and Suleiman for the mastery of the Mediterranean was decided in favor of the Sultan, in spite of Spanish victories such as the conquest of Tunis in 1535. The regular Ottoman fleet came to dominate the Eastern Mediterranean after its victory at Preveza in 1538 and the loss of Djerba in 1560 (shortly after Charles's death), which severely decimated the Spanish marine arm. At the same time, the Muslim Barbary corsairs, acting under the general authority and supervision of the Sultan, regularly devastated the Spanish and Italian coasts, crippling Spanish trade and chipping at the foundations of Habsburg power.

In 1536 Francis I of France allied himself with Suleiman against Charles. While Francis was persuaded to sign a peace treaty in 1538, he again allied himself with the Ottomans in 1542 in a Franco-Ottoman alliance. In 1543 Charles allied himself with Henry VIII and forced Francis to sign the Truce of Crépy-en-Laonnois. Later, in 1547, Charles signed a humiliating[32] treaty with the Ottomans to gain himself some respite from the huge expenses of their war.[33] – and was referred to as only the King of Spain since there could only be one Emperor in the world and it was Suleiman. However, the Protestant powers in the Imperial Diet often voted against money for his Turkish wars, as many Protestants saw the Muslim advance as a counterweight to the Catholic powers.

Charles V made overtures to the Safavid Empire to open a second front against the Ottomans, in an attempt at creating a Habsburg-Persian alliance. Contacts were positive, but rendered difficult by enormous distances. In effect, however, the Safavids did enter in conflict with the Ottoman Empire in the Ottoman-Safavid War, forcing it to split its military resources.[34]

Protestant Reformation

As Holy Roman Emperor, Charles called Martin Luther to the Diet of Worms in 1521, promising him safe conduct if he would appear. Initially dismissing Luther's theses as "an argument between monks", he later outlawed Luther and his followers in that same year but was tied up with other concerns and unable to take action against Protestantism.

1524 to 1526 saw the Peasants' Revolt in Germany and in 1531 the formation of the Lutheran Schmalkaldic League. Charles delegated increasing responsibility for Germany to his brother Ferdinand while he concentrated on problems elsewhere.

In 1545, the opening of the Council of Trent began the Counter-Reformation, and Charles won to the Catholic cause some of the princes of the Holy Roman Empire. In 1546 (the year of Luther's natural death), he outlawed the Schmalkaldic League (which had occupied the territory of another prince). He drove the League's troops out of southern Germany and at the Battle of Mühlberg defeated John Frederick, Elector of Saxony and imprisoned Philip of Hesse in 1547. At the Augsburg Interim in 1548 he created an interim solution giving certain allowances to Protestants until the Council of Trent would restore unity. However, Protestants mostly resented the Interim and some actively opposed it. Protestant princes, in alliance with Henry II of France, rebelled against Charles in 1552, which caused Charles to retreat to the Netherlands.

Health

Charles suffered from an enlarged lower jaw, a deformity that became considerably worse in later Habsburg generations, giving rise to the term Habsburg jaw. This deformity was caused by the family's long history of inbreeding, which was commonly practiced in royal families of that era to maintain dynastic control of territory. He struggled to chew his food properly and consequently experienced bad indigestion for much of his life. As a result, he usually ate alone.[35] He suffered from epilepsy[36] and was seriously afflicted with gout, presumably caused by a diet consisting mainly of red meat.[37] As he aged, his gout progressed from painful to crippling. In his retirement, he was carried around the monastery of St. Yuste in a sedan chair. A ramp was specially constructed to allow him easy access to his rooms.[35]

Abdications and later life

Charles abdicated the parts of his empire piecemeal. First he abdicated the thrones of Sicily and Naples, both fiefs of the Papacy, and the Duchy of Milan to his son Philip in 1554. Upon Charles's abdication of Naples to Philip on 25 July, he was invested with the kingdom (officially "Naples and Sicily") on 2 October by Pope Julius III. The abdication of the throne of Sicily, sometimes dated to 16 January 1556, must have taken place before Joanna's death in 1555. There is a record of Philip being invested with this kingdom (officially "Sicily and Jerusalem") on 18 November 1554 by Julius. These resignations are confirmed in Charles's will from the same year.[38] The most famous—and public—abdication of Charles took place a year later, on 25 October 1555, when he announced to the States General of the Netherlands his abdication of those territories and the county of Charolais and his intention to retire to a monastery.[38] He abdicated from his Spanish Empire in January 1556, with no fanfare, and gave it to Philip.[38]

Charles retired to the monastery of Yuste in Extremadura, but continued to correspond widely and kept an interest in the situation of the empire. He suffered from severe gout. Some scholars think Charles decided to abdicate after a gout attack in 1552 forced him to postpone an attempt to recapture the city of Metz, where he was later defeated. He lived alone in a secluded monastery, with clocks lining every wall, which some historians believe were symbols of his reign and his lack of time.[39] Charles's brother Ferdinand, already in possession of the dynastic Habsburg lands, succeeded as Holy Roman Emperor on Charles's final abdication of that title in 1558, shortly before his death.[38]

Charles died on 21 September 1558 from malaria.[40] Twenty-six years later, his remains were transferred to the Royal Pantheon of the Monastery of San Lorenzo de El Escorial.

Marriage and children

On 10 March 1526, Charles married his first cousin Isabella of Portugal, sister of John III of Portugal, in Seville.

Their children included:

  • Philip II of Spain (1527–1598), the only son to reach adulthood.
  • Maria of Austria (1528–1603), who married her first cousin Maximilian II, Holy Roman Emperor.
  • Joanna of Austria (1535–1573), who married her first cousin João Manuel, Prince of Portugal

Isabella often administered Spain while Charles was in other lands. Due to Philip II being a grandson of Manuel I of Portugal through his mother Isabella, Philip was in the line of succession to the throne of Portugal, and claimed it after his uncle's death (Henry, the Cardinal-King, in 1580), thus establishing the Iberian Union.

Charles also had several mistresses. Two of them gave birth to two future Governors of the Habsburg Netherlands:

  • Johanna Maria van der Gheynst, a servant of Charles I de Lalaing, Seigneur de Montigny, daughter of Gilles Johann van der Gheynst and wife Johanna van der Caye van Cocamby, bore Margaret of Parma.
  • Barbara Blomberg bore John of Austria.

Acerca de Carlos V, rey de España y emperador del Sacro Imperio Romano Germánico (Español)

Carlos de Austria (o Habsburgo) (Gante, 24 de febrero de 1500 – Monasterio de Yuste, 21 de septiembre de 1558) fue Emperador del Sacro Imperio Romano Germánico con el nombre de Carlos V (1519 - 1558) y rey de España como Carlos I (1516[1] - 1556), el primero que unió en su persona las coronas de Castilla y Aragón.

Hijo de Juana I de Castilla, conocida como Juana la Loca, y Felipe el Hermoso, y nieto por vía paterna de Maximiliano I de Austria (Habsburgo) y María de Borgoña (de quienes heredó los Países Bajos, los territorios austríacos y derecho al trono imperial) y de los Reyes Católicos, de quienes heredó el Reino de Castilla, Nápoles, Sicilia, las Indias, Aragón y Canarias, por vía materna.

Tabla de contenidos

  • 1 Vida
  • 1.1 El joven Príncipe
  • 1.2 Herencia y patrimonio
  • 1.3 Títulos
  • 1.4 Rey de España
  • 1.4.1 Conflictos en Castilla: las Comunidades (1520-21)
  • 1.4.2 Conflictos en Aragón: las Germanías (1519-23)
  • 1.4.3 La organización del Imperio Español: el sistema polisinodial
  • 1.4.4 Su reinado en América
  • 1.5 Las jornadas africanas
  • 1.6 Rey de los romanos
  • 1.7 La guerra de Navarra
  • 1.8 Las guerras con Francia
  • 1.9 La aparición del Protestantismo
  • 1.10 Abdicación y herencia de Carlos V
  • 2 Semblanza del César
  • 3 Antecesores
  • 4 Matrimonio e hijos
  • 4.1 Hijos extramatrimoniales

Vida

El joven Príncipe

El futuro Emperador vino al mundo en el Palacio de Ten Walle de Gante, en Flandes, hoy Belgica, a las 3:30 de la madrugada del martes 24 de febrero de 1500.[3] Fue bautizado como Carlos en recuerdo de su bisabuelo Carlos el Temerario, trágicamente muerto en la Batalla de Nancy en 1477.

Nacía en un momento en que la cristiandad ansiaba una regeneración y renovación espiritual de cara a 1500, comienzo de un nuevo siglo y nueva mitad de milenio. En sus Países Bajos natales, los Hermanos de la Vida Común y Erasmo de Rotterdam y sus compañeros del Humanismo cristiano buscaban por distintas vías la manera de volver a una forma más simple y pura de Cristianismo, desprovista de las corrupciones que se encontraban tanto en la Iglesia como en la sociedad civil. Paralelamente, el nombre de Erasmo nos hace recordar que ésta era una Europa barrida por los vientos de las nuevas corrientes del pensamiento y saber renacentista, con la mirada vuelta hacia el exterior, es decir, hacia nuevos mundos, incluido el Nuevo Mundo de América. El propio Carlos, criándose en los Países Bajos, donde convergían las nuevas influencias del Renacimiento y el Humanismo cristiano, adquirió algo de la curiosidad intelectual, el espíritu investigador práctico y los gustos estéticos de la época.

Escudo del emperador Carlos V, Carlos fue educado primero por Guillermo de Croy y luego por Adriano de Utrecht, obispo de Tortosa y futuro papa Adriano VI y por su tía la archiduquesa Margarita de Austria. Toda la educación del joven príncipe se desarrolló en Flandes y fue colmada de cultura flamenca, no obstante su ascendencia era austro-hispánica.

En 1506 muere de forma prematura su padre, Felipe I el Hermoso, y su madre, Juana I de Castilla fue presa de la locura, por lo que Carlos a tan sólo seis años era ya el potencial heredero no sólo de los bienes de Castilla sino también de aquellos de Austria y de Borgoña.

El 5 de enero de 1515 en Bruselas, Carlos fue declarado mayor de edad y proclamado duque de Borgoña. Fue apoyado por un consejo restringido del cual formaban parte los tutores mencionados anteriormente y el gran canciller Jean de Sauvage. Carlos también fue apoyado por Erasmo de Rotterdam, que, en una carta enviada a Tomás Moro, se mostraba perplejo acerca de las capacidades intelectuales del quinceañero.

Aunque, de hecho, Carlos nunca fue muy amante de los estudios, pues prefería las artes caballerescas y la caza.

Títulos

 

Don Carlos por la gracia de Dios Rey de Romanos Emperador Semper Augusto.

Doña Joana su madre y el mesmo Don Carlos por la mesma gracia Reyes de Castilla, de Leon, de Aragon, de las dos Sicilias, de Ierusalen, de Navarra, de Granada, de Toledo, de Valencia, de Galicia, de Mallorcas, de Sevilla, de Cerdeña, de Cordova, de Corcega, de Murcia, de Jaen, de los Algarbes, de Algezira, de Gibraltar, de las Islas de Canaria, de las Indias islas y tierra firme del Mar Oceano, Condes de Barcelona, señores de Vizcaya e de Molina, Duques de Atenas e de Neopatria, Condes de Ruysellon e de Cerdenia, Marques de Oristan e de Gorciano, Archiduques de Austria, Duques de Borgoña de Bravante.

(Pragmática o Edicto del Emperador contra los Comuneros dada en Worms (Febrero de 1521).)

Rey de España

El 22 de enero de 1516, su abuelo Fernando II de Aragón redactaba su último testamento. En él, nombraba a Carlos Gobernador y Administrador de los Reinos de Castilla y León, en nombre de la reina Juana I, incapacitada por su enfermedad. En lo concerniente a la Corona de Aragón, el rey Fernando dejaba todos sus estados a su hija Juana, nombrando, también en este caso, Gobernador General a Carlos en nombre de su madre. Hasta que Carlos llegara, en Castilla gobernaría el cardenal Cisneros y en Aragón el arzobispo Alonso de Aragón.

El 25 de enero moría el rey Fernando en Madrigalejo. A partir de entonces, Carlos comenzó a pensar en tomar el título de "Rey", aconsejado por sus consejeros flamencos. Esta decisión no era bien vista en la Península. El Consejo de Castilla le envió una carta el 4 de marzo en la que le pedía que respetase los títulos de su madre, ya que «aquello sería quitar el hijo al padre en vida el honor». Pero, diez días después las honras fúnebres por el rey Fernando terminaron con gritos de:

Vivan los católicos reyes doña Juana y don Carlos su hijo. Vivo es el rey, vivo es el rey, vivo es el rey

El 21 de marzo Carlos envió una carta a Castilla en el que informaba de su decisión de titularse Rey. Tras largas deliberaciones del Consejo, el 3 de abril el cardenal Cisneros informó al Reino de la decisión de Carlos. El 13 del mismo mes se informó de la nueva intitulación real:

Doña Juana y don Carlos su hijo, reina y rey de Castilla, de León, de Aragón, de las Dos Sicilias, de Jerusalén, de Navarra, de Granada, de Toledo, de Valencia, de Galicia, de Mallorca, de Sevilla, de Cerdeña, de Córdoba, de Córcega, de Murcia, de Jaén, de los Algarves, de Algeciras, de Gibraltar, de las islas de Canaria, de las Islas, Indias y Tierra Firme del mar Océano, condes de Barcelona, señores de Vizcaya y de Molina, duques de Atenas y Neopatria, condes de Ruisellón y de Cerdaña, marqueses de Oristán y de Gociano, archiduques de Austria, duques de Borgoña y de Bravante, condes de Flandes, de Tirol, etc.

En mayo, los tres estamentos del Reino de Navarra, reunidos a petición del virrey Antonio Manrique de Lara, juraron fidelidad a Carlos como su rey y señor natural.

Mientras tanto, en la Corona de Aragón la situación era caótica. El Justicia de Aragón impidió gobernar al arzobispo Alonso de Aragón alegando que, según las leyes aragonesas, el cargo de gobernador sólo podía ser ejercido por el heredero al Trono. La Audiencia Real de Aragón dio la razón al Justicia, pero sentenció que el arzobispo podía gobernar en calidad de curador de la reina Juana. Pero el Justicia tampoco lo permitió entonces, alegando que Juana ya no era la heredera, ya que cuando se la juró como tal, se incluyó que si el rey tenía un hijo varón, éste pasaría a conventirse en el heredero. Y, por tanto, como en 1509 Fernando había tenido un hijo con Germana de Foix, el juramento de Juana quedaba anulado (a pesar de que el niño había muerto a las pocas horas). El 13 de mayo Carlos reconoció los poderes del arzobispo, como curador de la reina Juana, pero, aún así, se rechazó prestarle juramento. Por otro lado, la Diputación del Reino de Aragón reconoció a Juana como heredera de la Corona, pero como por su enfermedad no podía reinar, debía ser apartada del gobierno para que reinara su hijo. A todo ello se añadía el que ninguna institución de la Corona de Aragón le reconocía a Carlos el título de Rey hasta que no jurara los fueros y libertades de los Reinos.

Entre el verano de 1516 y principios de 1517, Carlos aseguró su posición gracias a la firma de una serie de acuerdos diplomáticos, como el Tratado de Noyón con Francia. Además, los Estados Generales acordaron concederle 800.000 coronas para los gastos del viaje. Tras los preparativos para la travesía, el 8 de septiembre de 1517 Carlos embarcó hacia España. Aunque estaba previsto que desembarcara en Santander, la armada llegó a Tazones, en Asturias, por el mal tiempo, lo que retrasó aún más el viaje.

El 9 de febrero de 1518 las Cortes de Castilla, reunidas en Valladolid, juraron como Rey a Carlos. También le concedieron 600.000 ducados. Además, las Cortes hicieron una serie de peticiones al rey, entre ellas:

  • Aprender a hablar castellano.
  • El cese de nombramientos a extranjeros.
  • La prohibición de la salida de metales preciosos y caballos de Castilla.
  • Trato más respetuoso a su madre Juana, recluida en Tordesillas.

En Aragón la situación seguía siendo complicada. Carlos llegó a Zaragoza el 9 de mayo. Las sesiones de las Cortes de Aragón comenzaron el 20 de mayo y tras largas discusiones, el 29 de julio Carlos era jurado como Rey de Aragón. Juana era reconocida como Reina, pero por su incapacidad para gobernar, sus títulos quedaban sólo como "nominales". Además le fueron entregadas 200.000 libras.

El 15 de febrero de 1519 Carlos entraba en Barcelona, convocando a las Cortes el día siguiente. Tras un discurso muy parecido al que dio en Aragón, y las correspondientes deliberaciones, Carlos fue jurado junto a Juana el 16 de abril. La cuestión del dinero que debían aportar las Cortes se alargó hasta principios de enero de 1520, cuando finalmente le otorgaron 300.000 libras.

Mientras, el emperador Maximiliano I moría el 12 de enero de 1519. El 28 de junio Carlos era elegido como nuevo Emperador del Sacro Imperio Romano Germánico en Fráncfort, y por ello decidió suspender el viaje hacia Valencia para ir a Alemania, convocando previamente Cortes castellanas en Santiago de Compostela para el 20 de marzo de 1520. De esta manera, Carlos envió a Adriano de Utrecht para que a través de él le juraran como rey y pudiera convocar Cortes en Valencia,[4] pese a la ilegalidad, lo que provocó malestar entre los estamentos privilegiados; sin embargo debido a la querellas entre el brazo nobiliario (militar) y eclesiástico contra las Germanías, las Cortes no llegaron a celebrarse, y ante los disturbios, el rey envió un documento el 30 de abril de 1520 ofreciéndose guardar sus fueros y privilegios.[5] Finalmente, el rey cumplió la legalidad foral y antes de ir a las Cortes Generales de Monzón, convocadas el 1 de junio de 1528, pasó por Valencia y juró sus fueros el 16 de mayo de dicho año.

Tras este largo proceso que duró cuatro años (sin contar la jura en Valencia), Carlos se convertía en el primer monarca en ostentar las Coronas de Castilla, Aragón y Navarra.

Conflictos en Castilla: las Comunidades (1520-21)

Artículo principal: Guerra de las Comunidades de Castilla

La llegada de Carlos a Castilla supuso la llegada de un joven inexperto que desconocía las costumbres e idioma de su reino, dado lo cual depositó su confianza en sus colaboradores borgoñones que le habían acompañado desde los Países Bajos, a los que le procuró altas dignidades y acceso a rentas y riquezas. Esto molestó a los castellanos y así se lo hicieron saber en las Cortes de Valladolid de 1518, lo cual fue ignorado por el rey. Inmediatamente pasó el rey a Aragón, y a la larga, esto molestó a los castellanos ya que en Castilla había permanecido bastante menos tiempo, así que cuando conoció en Barcelona que había sido electo Rey de romanos convocó Cortes en Santiago de Compostela para conseguir subsidios para sufragar sus gastos en el extranjero, las ciudades se opusieron puesto que no entendían la preferencia de los intereses en Alemania frente a los castellanos y requerían su presencia en el reino. Finalmente el servicio se aceptó y Carlos embarcó para Alemania, nombrando como regente al cardenal Adriano de Utrecht. El malestar se fue extendiendo por Castilla y el incencio de Medina del Campo, extendió el foco de la rebelión comunera por Castilla. Las revueltas antiseñoriales provocaron que la nobleza apoyara al emperador, y el movimiento fue perdiendo aceptación en las ciudades. Finalmente los comuneros, al mando de Juan de Padilla, fueron vencidos en la batalla de Villalar (Valladolid), y la vuelta del rey realizó cambios organizativos en el reino que se manifiestan sobre todo tras las Cortes de Valladolid de 1523.

Conflictos en Aragón: las Germanías (1519-23)

Artículo principal: Germanías

En los territorios de Levante se produjo el movimiento de las Germanías. Los artesanos de Valencia poseían el privilegio del reinado de Fernando el Católico para formar unas milicias en caso de necesidad de lucha contra las flotas berberiscas. En 1519 Carlos V permitió la formación de esas milicias y se pusieron al mando de Joan Llorenç.

En 1520 cuando se produjo una epidemia de peste en Valencia y los nobles abandonaron la zona, la milicias se hicieron con el poder y desobedecieron la orden de Adriano de Utrecht de su inmediata disolución. En pocos días el movimiento llegó a las islas Baleares en donde duró hasta 1523.

Después de la derrota de los comuneros, el ejército acabó con el conflicto de las Germanías.

La guerra de Navarra

Artículo principal: Conquista de Navarra

Aprovechando la Guerra de las Comunidades de Castilla con una parcial desmilitarización del Reino de Navarra se produjo la tercera contraofensiva de los navarros para recuperar el reino en 1521. En esta ocasión, Enrique II de Navarra con apoyo del rey francés Francisco I, y con una sublevación casi unánime de los habitantes de Navarra, consiguió la recuperación en poco tiempo. Posteriormente los errores estratégicos del general francés André de Foix y la recomposición rápida del ejército español llevó a que tras una cruenta Batalla de Noáin fuera controlado de nuevo por parte de las tropas de Carlos I. Aun así se mantuvieron focos de resistencia en la zona del Baztán-Bidasoa produciéndose históricos enfrentamientos y asedios como en el Castillo de Maya, en la batalla del monte Aldabe o en el Asedio de la fortaleza de Fuenterrabía. Finalmente la vía diplomática, concediendo una amplia amnistía, y la renuncia de la Baja Navarra, que no llegó a controlar militarmente, llevó a conseguir el control de la Alta Navarra por el Emperador.

La organización de la Monarquía Hispánica

Con el regreso del rey Carlos I a Castilla en septiembre de 1522, se emprendieron una serie de reformas para integrar a las élites sociales en el gobierno y administración de la Monarquía,31 que serían completadas por su hijo el rey Felipe II constituyendo el sistema polisinodial de Consejos. La estructura del régimen polisinodial de los Consejos puede hallarse en el Curia Regis que en 1385 se constituyó en el Consejo Real, o Consejo de Castilla,32 con los cometidos de asesoramiento al rey, tramitación de asuntos administrativos ordinarios y ejercicio de justicia. Debido al incremento y diversidad de asuntos a tratar, en tiempos de los Reyes Católicos se había dividido el Consejo en secciones que se convertirían en Consejos independientes,33 en 1494 se instituyó el Consejo de Aragón, en 1483 el Consejo de la Inquisición, en 1498 el Consejo de Órdenes, y en 1509 el Consejo de Cruzada, pero sería Carlos I quien dio el impulso al sistema de Consejos.34

Una vez sometido el levantamiento armado de los comuneros y asegurada la supremacía del poder real, el Gran Canciller Gattinara propuso a Carlos I un Consejo Secreto de Estado que tendría la supremacía sobre los demás Consejos y sería el eje regulador y supervisor de la política global, en el que él mismo sería el presidente;35 para tal objetivo emprendió en 1522 la racionalización de la administración española con la reforma de los Consejos existentes y la creación del Consejo de Hacienda en 1523, pero el rey no quiso depender de un solo ministro y tal proyecto de centralizar en un solo Consejo fue desestimado,36 por lo que la influencia del Gran Canciller, que a fin de cuentas era un cargo de origen borgoñón,37 se fue eclipsando frente a Francisco de los Cobos, y en consecuencia se mostró crítico por la planificación administrativa colegiada y fraccionada38 que fue llevada a cabo en esos años de 1523-1529. En 1524 se constituyó el Consejo de Indias y en 1526, el Consejo de Estado, no como lo había ideado Gattinara sino como un consejo privado del monarca, de ahí que no tuviera presidente ni residencia fija en época de Carlos. Los demás consejos se establecieron en Valladolid, que se convirtió en la capital administrativa hasta 1561.39

Los Consejos estaban compuestos por personas escogidas personalmente por el Rey (cumpliéndose una serie de reglas no escritas a la hora de escogerlos) que, bajo la presidencia del mismo Rey o de algún representante suyo (la mayoría de las veces) discutían sobre algún tema. El Rey siempre tenía la última palabra, pero no es imposible comprender el poder que acumulaban: primero, porque el Consejo era el lugar donde el Rey pulsaba las posiciones de diversas facciones nobiliarias, eclesiásticas o cortesanas. Segundo, porque en épocas en las que el monarca no estaba capacitado (enfermedad, guerra, etc.), ellos eran los verdaderos gobernantes en su área de acción. Tercero, porque, en aquella época, el poder legislativo, ejecutivo o judicial no estaban estrictamente separados, por lo que los Consejos se convirtieron en una especie de Tribunales de Apelación; cuarto, porque, ciertos Consejos tenían unidas tareas mundanales y espirituales, por lo que solían tener las llaves del prestigio social (Consejo de Órdenes, por nombrar el caso más claro), de importantes ingresos económicos (Consejo de Cruzadas) o de clave política (Consejo de la Inquisición).

En este orden destaca la importante labor de los secretarios. Al margen de la Cancillería, que desapareció con el fallecimiento de Gattinara en 1530, el rey despachaba con sus secretarios, que de ordinario ocupaban las secretarías en los Consejos, puesto que al fin y al cabo, los secretarios eran los encargados de trasladar al Rey las deliberaciones de los Consejos y de trasladar a los miembros del Consejo las decisiones y resoluciones del Rey, lo que evitó una parálisis en el gobierno, permitiendo que funcionara el sistema.40 No obstante, su poder iba más allá de esto, pues se convirtieron en los verdaderos gestores de la voluntad Real: de sus transcripciones dependía la exactitud con que el monarca percibía las declaraciones de los miembros de los Consejos, aceleraban o retrasaban la entrega de las deliberaciones al Monarca, controlaban la correspondencia ordinaria y tomaban las decisiones preparando los documentos para la firma y traficaban con la información privilegiada que tenían y con su capacidad de acceso al monarca.41

Su reinado en América

Durante el reinado de Carlos I, la corona de Castilla expandió sus territorios sobre gran parte de América. Hernán Cortés conquistó a los aztecas de México dando origen al Virreinato de Nueva España, Pedro de Alvarado conquistó a los pueblos mayas formando el Reino de Guatemala, Francisco Pizarro conquistó el Imperio Incaico formando el Virreinato del Perú y Gonzalo Jiménez de Quesada conquistó el pueblo de los chibchas, en la actual Colombia. Los capitanes españoles Sebastián de Benalcázar y Francisco de Orellana, partieron del Reino de Quito en busca del mítico El Dorado. Benalcázar fundó en 1534 la ciudad de San Francisco de Quito mientras que Orellana, tras fundar Guayaquil, se internó en la Amazonía y descubrió el río Amazonas. Juan Sebastián Elcano dio la primera vuelta al mundo en 1522, terminando el viaje que comenzó Fernando de Magallanes y sentando las primeras bases de la soberanía española en Filipinas y las Marianas.

Mediante la Capitulación de Madrid de 1528, el rey Carlos arrendó temporalmente la Provincia de Venezuela a las familias alemanas Welser y Fugger, lo que dio paso a la creación del Klein-Venedig, una de las gobernaciones alemanas en América.

Pedro de Mendoza, por su parte, concretó la primera fundación de Buenos Aires en la margen derecha del Río de la Plata. Poco tiempo después Juan de Salazar y Gonzalo de Mendoza fundaban Asunción que se convertiría en el centro motor de la conquista de la cuenca rioplatense y Pedro de Valdivia fundaba Santiago de Chile. Todo esto contribuyó a sentar el primer imperio global de la historia universal bajo el reinado de su sucesor, Felipe II, donde se decía que «no se ponía el sol».

La mayoría de expediciones fueron empresas privadas, realizadas con el permiso de Carlos V, pero declarando siempre la soberanía de la Corona española sobre todos los territorios conquistados, si bien estos se consideraron desde 1492 parte de la Corona de Castilla, al haber impulsado ese reino las primeras expediciones de exploración y conquista de las Indias y la Tierra Firme, término que engloba a las islas del Caribe y a toda América.

Control sobre la Iglesia

Entre 1508 y 1523 los Papas debieron conceder prerrogativas a los reyes de España o de la Monarquía Hispánica; pero ya en 1516 se habían concedido privilegios semejantes al rey de Francia (por el Papa León X) y antes aún al rey de Portugal (por la bula Dudum cupientes del Papa Julio II, en 1506). Ahora bien, estas prerrogativas se extendían solo a obispados y beneficios consistoriales.42

Más tarde, los monarcas lograron el ejercicio de todas o la mayoría de facultades atribuidas a la Iglesia en el gobierno de los fieles, convirtiéndose, de hecho y de derecho, en la máxima autoridad eclesiástica en los territorios bajo su dominio (lo que se denominaba Patronato regio strictu sensu).

Las disposiciones emanadas del Papa, de la Nunciatura apostólica y de los Concilios debían obtener el Pase Regio (regium exequator) antes de ser publicados en España y sus dominios. Si eran perjudiciales para el Estado se aplicaba el derecho de retención y se impedía su difusión.

Posteriormente Carlos V sumó a lo anterior el cargo de Patriarca de Indias, obteniendo el control de toda la labor evangelizadora.43

Emperador del Sacro Imperio Romano Germánico

Tras el fallecimiento de su abuelo Maximiliano I de Habsburgo, emperador del Sacro Imperio Romano Germánico, el 12 de enero de 1519, Carlos reunió en su persona los territorios procedentes de la cuádruple herencia de sus abuelos: habsburguesa (Maximiliano I), borgoñona (María de Borgoña), aragonesa (Fernando el Católico) y castellana (Isabel la Católica), aunque pocos años después renunció en su hermano Fernando los territorios de Austria.

En competencia con el rey de Francia Francisco I, lo que supuso un gasto enorme al que Carlos hizo frente buscando dinero en Castilla y en banqueros alemanes, como los Welser y Fugger, el 23 de octubre de 1520 fue coronado rey de Romanos en Aquisgrán y tres días después fue reconocido Emperador electo del Sacro Imperio Romano Germánico.1 Estos asuntos en Alemania lo ausentaron de España hasta 1522.

El 24 de febrero de 1530, el mismo día de su cumpleaños, en Bolonia, Carlos fue coronado como emperador del Sacro Imperio Romano Germánico por el papa Clemente VII, quien se convirtió en aliado de la causa imperial.44

El ideario del emperador fue el ideal del humanismo de la Universitas Christiana, la supremacía de la autoridad imperial sobre todos los reyes de la cristiandad y la asunción de la defensa del catolicismo. Esta concepción imperial fue obra de mentes españolas como Pedro Ruiz de la Mota, Hugo de Moncada o Alfonso de Valdés.45 Frente a estos ideales universalistas mostraron su desacuerdo el rey francés Francisco I y el Papa. De ahí que estuviera constantemente en lucha con ambos durante su imperio.

Contra los turcos otomanos

En 1516, el príncipe Selim de Argel pidió ayuda al corsario Baba Aruj, más conocido como Barbarroja, para deshacerse del sometimiento de Castilla. Aruj acudió en calidad de amigo, pero tras atacar Argel y expulsar a los españoles de la ciudad, mató a Selim y se autonombró rey.46 El cardenal Cisneros, regente de Castilla hasta la llegada de Carlos al reino, envió a una tropa de 8.000 hombres al mando de Diego de Vera para reconquistar la ciudad, pero su falta de instrucción militar provocó que fueran derrotados.47

En 1517 Aruj se apoderó de Tremecén, ciudad tributaria del gobernador español de Orán, el marqués de Comares Diego Fernández de Córdoba. Al año siguiente, éste derrotó y mató al corsario y su hermano Jeireddín se proclamó rey de Argel. Tras enterarse de la noticia, Carlos decidió reconquistar inmediatamente la ciudad, enviando a Hugo de Moncada al mando de una expedición formada por 7.500 soldados. El consejo de guerra celebrado el 17 de agosto decidió esperar la ayuda ofrecida por el rey de Tremecén, pero una fuerte tempestad asoló la flota española siete días después y Hugo de Moncada se vio obligado a retirarse.48

De esta manera, con la ayuda de los príncipes alemanes protestantes y de buena parte de la nobleza castellana, Carlos acudió en 1532 en ayuda de su hermano Fernando de Habsburgo para defender Viena del ataque de Solimán, pero Francisco I de Francia, quien temía que el emperador derrotara a los turcos y así se centrara en la guerra contra él, aconsejó al sultán que no atacara al ejército imperial y éste acabó retirando sin ofrecer apenas batalla.49

Ese mismo año Jeireddín Barbarroja logró expulsar a los españoles del Peñón de Argel y en 1533 se alió con Solimán, quien le nombró almirante de flota. Al año siguiente el corsario tomó Túnez y, ante esta situación, Carlos organizó dos operaciones de diferente fortuna. La primera fue la conocida como la Jornada de Túnez, en 1535, por la que se le arrebató Túnez a Barbarroja y la segunda, la Jornada de Argel, en 1541, que fracasó debido al mal tiempo.

Las guerras con Francia

Artículo principal: [http://es.wikipedia.org/wiki/Guerras_italianas_(1494-1559) Guerras italianas (1494-1559)]

Carlos I sostuvo cuatro guerras con Francisco I de Francia, que también aspiraba a la corona imperial, y al que exigía la devolución de Borgoña.

  • En la primera guerra (1521–1526), Francia, se apoderó del Milanesado y ayudó a Enrique II a recuperar el Reino de Navarra, tras su conquista en 1512. Sin embargo el monarca francés fue derrotado y hecho prisionero, junto al monarca navarro, en la batalla de Pavía (1525). Francisco fue llevado a Madrid en donde firmó el Tratado de Madrid (1526), por el cual no volvería a ocupar ni el Milanesado ni apoyaría al rey de Navarra (pacto que renunció meses después por firmarlo bajo coacción) y entregaría Borgoña a Carlos, además de renunciar a Flandes e Italia.
  • En la segunda guerra (1526–1529) las tropas imperiales asaltaron y saquearon Roma (Saco de Roma), obligando al papa Clemente VII, aliado de Francisco I —tras la Liga de Cognac—, a refugiarse en el castillo de Sant´Angelo. Mediante la Paz de Cambrai, Carlos I renunció a Borgoña a cambio de que Francisco I renunciara a Italia, Flandes y el Artois, además de entregar la ciudad de Tournay. Coronado por el papa como emperador del Sacro Imperio Romano (1530), Carlos I continuó sus luchas contra Francia.
  • La tercera (1535–1538) se produjo por la invasión francesa del ducado de Saboya, aliado de la monarquía Habsburgo, con la intención de continuar hacia Milán. Acabó con la firma de la tregua de Niza debido al agotamiento de ambos contendientes.
  • La cuarta (1542–1544) concluyó debido a la reanudación del conflicto de los protestantes en Alemania. Agotados, los dos monarcas firmaron la Paz de Crépy, mediante la cual Carlos I perdió territorios del norte de Francia —como Verdún, etc.— y cercanos a Flandes; una vez más Francia renunciaba a Italia y Países Bajos, entrando Milán en la política matrimonial mediante un previsible enlace hispano-francés.

La aparición del protestantismo

La Monarquía Católica o Monarquía Hispánica del rey Carlos I se completó cuando el monarca fue proclamado emperador del Sacro Imperio bajo el nombre de Carlos V. El emperador asumió -entre otros compromisos- el de convocar asambleas de los estados denominadas reuniones o dietas.

En 1521, en la Dieta de Worms, su hermano Fernando fue nombrado regente del Imperio y elevado al rango de archiduque. Al mismo tiempo el monje Martín Lutero fue declarado proscrito, iniciándose el enfrentamiento religioso del catolicismo a fin de detener la expansión del luteranismo.

En 1523 cedió las islas de Malta y Gozo, así como Trípoli a la Orden de Malta.

Los seguidores de la doctrina de Lutero asumieron la denominación «protestantes» en cuanto ellos, reunidos en «órdenes reformadas», en el curso de la segunda Dieta de Espira de 1529, protestaron contra la decisión del emperador de restablecer el Edicto de Worms: edicto que había sido suspendido en la precedente Dieta de Espira de 1526.

Como soberano, después de la imposición de la corona del Imperio por mano del pontífice en 1530, Carlos se dedicó completamente a tratar de solucionar los problemas que el luteranismo estaba creando en Alemania y en Europa, con el fin de salvaguardar la unidad de la fe cristiana contra el embate de los turcos musulmanes.

En el mismo año 1530 convocó la Dieta de Augsburgo, en la cual se enfrentaron luteranos y católicos sobre las llamadas Confesiones de Augsburgo. Carlos confirmó el Edicto de Worms de 1521, es decir la excomunión para los luteranos, amenazando la reconstitución de la propiedad eclesiástica. Como respuesta, los luteranos, representados por las llamadas «órdenes reformadas», actuaron dando vida a la Liga de Esmalcalda en 1531. Tal coalición, dotada de un ejército y de una caja común, fue llamada también la «liga de los protestantes».

Reconociendo que era necesaria una reforma y para intentar resolver el problema, el pontífice Paulo III convocó al Concilio de Trento, cuyos trabajos comenzaron oficialmente el 5 de diciembre de 1545. Concilio del que ni el emperador ni el papa que lo había convocado vieron la conclusión.

Tras la negativa de los protestantes a reconocer el Concilio de Trento, el emperador comenzó la guerra en el mes de junio de 1546, con un ejército armado por el pontífice, al mando de Octavio Farnesio, otro austríaco mandado por Fernando de Austria y otro de los soldados de los Países Bajos al mando del Conde de Buren. También apoyaba al César, Mauricio de Sajonia que había sido hábilmente apartado de la Liga de Esmalcalda. Carlos V consiguió una contundente victoria en la batalla de Mühlberg, en 1547; poco después los príncipes alemanes se retiraron y se subordinaron al emperador. De la dieta de Augsburgo, de 1548, resultó un secreto imperial conocido como el ínterin de Augsburgo, para gobernar la Iglesia en espera de las resoluciones del Concilio. En el ínterin se respetaba la doctrina católica, pero se permitía la comunión por las dos especies y el matrimonio del clero.50

Tras la victoria imperial en la guerra de Esmalcalda (1546-1547), muchos príncipes protestantes estaban descontentos con los términos religiosos del Interim de Augsburgo, impuesto tras la derrota. En enero de 1552, liderados por Mauricio de Sajonia, muchos formaron una alianza con Enrique II de Francia en el Tratado de Chambord (1552). A cambio de apoyo financiero francés y asistencia, le prometieron a Enrique la posesión de los Tres Obispados -Metz, Verdún y Tolón- como vicario del Imperio. En la consecuente guerra de príncipes, Carlos tuvo que huir a Carintia ante el avance de Mauricio de Sajonia, mientras que Enrique capturó las fortalezas de Metz, Verdun y Tolón. Ante la guerra con Francia, su hermano Fernando, como rey de Romanos, negoció la paz con los protestantes en el tratado de Passau (1552), en el que el emperador garantizaba la libertad de culto a los protestantes.

A pesar de su victoria no logró el anhelado deseo de unificar política y socialmente el luteranismo con el catolicismo, por lo que tan sólo ocho años después, en 1555, se vio obligado a suscribir la Paz de Augsburgo por medio del cual se reconocía el inalienable derecho de los alemanes de adherirse a la confesión católica o al luteranismo. Dando fin, aunque sea de manera temporal (50 años), al largo conflicto surgido por la Contrarreforma.

Abdicación, retiro y fallecimiento

Después de tantas guerras y conflictos, Carlos V entró en una fase de reflexión: sobre sí mismo, sobre la vida y sus vivencias y, además, sobre el estado de Europa. La vida terrenal de Carlos estaba llegando a su conclusión.

Los grandes protagonistas que junto con él habían trazado la escena europea en la primera mitad del siglo XVI habían fallecido: Enrique VIII de Inglaterra y Francisco I de Francia en 1547, Martín Lutero en 1546, Erasmo de Róterdam diez años antes y el papa Paulo III en 1549.

El balance de su vida y de aquello que había completado no era del todo positivo, sobre todo en relación con los objetivos que se había fijado. Su sueño de un Imperio universal bajo los Habsburgo había fracasado; así como su objetivo de reconquistar Borgoña. Él mismo, aunque autonombrándose el primer y más ferviente defensor de la Iglesia Romana, no había conseguido impedir el asentamiento de la doctrina luterana. Sus posesiones de ultramar se habían acrecentado enormemente pero sin que sus gobernadores hubiesen podido implantar estructuras administrativas estables. Pero tenía consolidado el dominio español sobre Italia, que se aseguraría después de su muerte con la Paz de Cateau-Cambrésis en 1559 y duraría ciento cincuenta años.

Carlos V comenzaba a tener conciencia de que Europa se encaminaba a ser gobernada por nuevos príncipes, los cuales, en nombre del mantenimiento de los propios Estados, no intentaban mínimamente alterar el equilibrio político-religioso al interior de cada uno de ellos. Su concepción del Imperio había pasado y se consolidaba España como potencia hegemónica.

En las abdicaciones de Bruselas (1555–1556), Carlos I dejó el gobierno imperial a su hermano, el rey de romanos Fernando (aunque los electores no aceptaron su renuncia formalmente hasta el 24 de febrero de 15582 3 ) y la de España y las Indias a su hijo Felipe. Regresó a España en una travesía en barco desde Flandes hasta Laredo, con el propósito de curar la enfermedad de la gota en una comarca de la que le habían hablado por su buen clima y alejada de las grandes ciudades, la comarca extremeña de La Vera. Tardó un mes y tres semanas en llegar a Jarandilla de la Vera, lugar donde se hospedó gracias a la hospitalidad del IV Conde de Oropesa, Fernando Álvarez de Toledo y Figueroa que lo alojó en su Castillo de Oropesa. Allí esperó desde 11 de noviembre de 1556 hasta el día 3 de febrero de 1557, fecha en que finalizaron las obras de la casa palacio que mandó construir junto al Monasterio de Yuste. En este plácido lugar permaneció un año y medio en retiro, alejado de las ciudades y de la vida política, y acompañado por la orden de los Jerónimos, quienes guiaron espiritualmente al monarca hasta sus últimos días. Finalmente, un 21 de septiembre de 1558 falleció de paludismo51 tras un mes de agonía y fiebres (a lo que se sumaba la gota, enfermedad que también padecía de manera aguda), causado por la picadura de un mosquito proveniente de las aguas estancadas de uno de los estanques construidos por el experto en relojes e ingeniero hidrográfico Torriani.

En su testamento reconoció a Juan de Austria como hijo suyo nacido de la relación extramatrimonial que tuvo con Bárbara Blomberg en 1545. Lo conoció por primera vez en una de las habitaciones de la casa palacio del Monasterio de Yuste.

En 1573 el rey Felipe II dispuso el traslado de los restos del extinto emperador y de la infanta Leonor de Austria, reina de Portugal, al Monasterio de El Escorial, tarea que fue realizada por el V conde de Oropesa, Juan Álvarez de Toledo y de Monroy.

El ataúd de Carlos I se encuentra ubicado en la Cripta Real del Monasterio de El Escorial, conocida como el Panteón de los Reyes.

Familia

El 11 de marzo de 1526 Carlos I se casó en los Reales Alcázares de Sevilla con su prima Isabel de Portugal, nieta de los reyes católicos y hermana de Juan III de Portugal, quien en 1525 se había casado con la hermana de Carlos I, Catalina de Austria. Con ella tuvo los siguientes hijos:

  • Felipe II de España (21 de mayo de 1527 – 13 de septiembre de 1598).
  • María de Austria (21 de junio de 1528 – 26 de febrero de 1603), quien en 1548 se casó con su primo hermano, el que sería más adelante el emperador Maximiliano II, con el que tendría quince hijos.
  • Fernando (1530).
  • Juana de Austria (26 de junio de 1535 – 7 de septiembre de 1573), quien en 1552 se casó con Juan Manuel de Portugal, príncipe de Portugal.
  • Juan (19 de octubre de 1537 – 20 de marzo de 1538);
  • Juan (30 de abril de 1539), a consecuencia de cuyo parto murió la emperatriz Isabel.

Hijos extramatrimoniales

  • Isabel de Castilla (¿1518?), cuya madre parece haber sido la reina viuda Germana de Foix.
  • Margarita de Austria o Margarita de Parma (28 de diciembre de 1522 – 18 de enero de 1586), cuya madre fue Juana Van der Gheest.
  • Juana de Austria (1522 – 1530), cuya madre fue una dama de Nassau, al parecer de noble cuna.
  • Tadea de Austria (¿1523? – ca. 1562), cuya madre fue Orsolina della Penna.52 Se casó con un tal Sinidaldo di Copeschi.
  • Juan de Austria (24 de febrero de 1547 – 1 de octubre de 1578), cuya madre fue Bárbara Blomberg.

Semblanza

El embajador veneciano Gaspar Contarini hacía la siguiente descripción del Emperador Carlos V a los veinticinco años de edad:

Es de estatura mediana, mas no muy grande, ni pequeño, blanco, de color más bien pálido que rubicundo; del cuerpo, bien proporcionado, bellísima pierna, buen brazo, la nariz un poco aguileña, pero poco; los ojos ávidos, el aspecto grave, pero no cruel ni severo; ni en él otra parte del cuerpo se puede inculpar, excepto el mentón y también toda su faz interior, la cual es tan ancha y tan larga, que no parece natural de aquel cuerpo; pero parece postiza, donde ocurre que no puede, cerrando la boca, unir los dientes inferiores con los superiores; pero los separa un espacio del grosor de un diente, donde en el hablar, máxime en el acabar de la cláusula, balbucea alguna palabra, la cual por eso no se entiende muy bien.

view all 14

Carlos V, rey de España y emperador del Sacro Imperio Romano Germánico's Timeline

1500
February 24, 1500
Gent, Oost-Vlaanderen, Vlaams Gewest, Belgium
1518
August 20, 1518
Age 18
Valencia, Valencia, Valencia, Spain
1522
December 28, 1522
Age 22
Oudenaarde, Belgium
1523
1523
Age 22
1526
March 10, 1526
Age 26
Seville, Spain
1527
May 21, 1527
Age 27
Valladolid, Valladolid, Castille and Leon, Spain
1528
June 21, 1528
Age 28
Madrid, Spain
1529
March 22, 1529
Age 29
Of, Madrid, Madrid, Spain
1535
June 24, 1535
Age 35
Madrid, Spain
1539
April 30, 1539
Age 39
Toledo, Toledo, Castille La Mancha, Spain