Eduardo Rodriguez Larreta Arocena (deceased)

public profile

View Eduardo Rodriguez Larreta Arocena's complete profile:

  • See if you are related to Eduardo Rodriguez Larreta Arocena
  • Request to view Eduardo Rodriguez Larreta Arocena's family tree

Share

Death: (Date and location unknown)
Managed by: Pablo Carrasco Gonzalez
Last Updated:

About Eduardo Rodriguez Larreta Arocena

El doctor Eduardo Rodríguez Larreta había nacido el 11 de diciembre de 1888 y ya desde muy joven construyó su particularmente brillante estilo de oratoria, cuando los claustros universitarios dieron la bienvenida a su talento. Inicialmente profesor de literatura y, más tarde, recibido de abogado, fue Catedrático de Derecho Constitucional en su Facultad. Ya estaba embarcado en el Partido Nacional, en cuyo seno bregaba por concepciones muy modernas para la época.

Este rasgo lo mantuvo a través de largas décadas, planteando formas radicales de mejorar los niveles de la sociedad, su oposición a los monopolios del Estado y su apoyo a la ampliación de los espacios de actividad privada, fomentando la competencia.

Se adelantó a muchos, cuando alertó contra los peligros que entrañaba la inflación incipiente, que supo detectar.

Ya parlamentario, en 1917 brilló en la Asamblea Nacional Constituyente que reformó la Constitución

de 1930. en la oportunidad, actuó no sólo junto a quienes iban a ser sus compañeros de dirección de

EL PAIS, sino junto a su padre, Aureliano.

Y esa actuación como legislador continuaría jalonada por puntos altos durante largo tiempo.

Su carrera política sin renunciamientos, que le llevó incontables veces a enfrentar lances caballerescos motivó en gran parte que, en 1945, el presidente colorado Amézaga, le ofreciera el Ministerio de Relaciones Exteriores. Decidido impulsor de la causa aliada contra nazismo durante la reciente guerra mundial y, luego, acusador implacable del comunismo y sus falacias, como Canciller brilló como pocos. Fue la oportunidad en que lanzó a una América asombrada, lo que rápidamente quedó rotulado como “La Doctrina Larreta”. Un planteo que estremeció a dictadores, fascistas y comunistas, porque proponía que las naciones americanas se comprometieran a ser democráticas y respetuosas de los derechos humanos, pues sólo así podría asegurarse la paz. Dijo que era un principio fundamental, el paralelismo entre la democracia y la paz y que el principio de no intervención no podía ser más un escudo protector ilimitado.

Vuelto a la actividad parlamentaria y al periodismo en 1947, alternaba serios y mordaces artículos, con otros de fino humor, que firmaba con el seudónimo “Pafnucio”. Continuó siendo una luz que iluminaría el camino de muchos. Cerró sus ojos, el 15 de agosto de 1973.