Juan de Barros, Sr. Coto de Tortores

Is your surname de Barros?

Research the de Barros family

Juan de Barros, Sr. Coto de Tortores's Geni Profile

Records for Juan de Barros

151,103 Records

Share your family tree and photos with the people you know and love

  • Build your family tree online
  • Share photos and videos
  • Smart Matching™ technology
  • Free!

Share

Juan de Barros, Sr. Coto de Tortores

Birthdate:
Birthplace: Tortoreas, entre Tuy y Salvatierra, Galicia, España
Death: Died in Galicia, Spain
Immediate Family:

Son of Gregorio de Barros
Husband of Inés Sarmiento de la Vega
Father of Juan Barros Sarmiento de la Vega, Militar

Managed by: Private User
Last Updated:

About Juan de Barros, Sr. Coto de Tortores

De Portugal, el linaje de Barros pasó a España, estableciéndose en Galicia, Santander y Segovia. En Galicia tuvo su asiento en Pontevedra, en Tuy, de la cual fué Juan de Barros, Señor del Coto de Tortores, entre Tuy y Salvatierra, junto al río Miño.La familia Barros tiene su origen en el reino de Portugal.

Historia de los Barros

Sus Armas son: sobre campos de gules 3 barras de plata. Este es el mas conocido escudo de los Barros y es el que figura en el libro “la Familia Barros en Chile” de Julio Barros Geisse. Según Márquez de la Plata en “Arqueología Colonial”, sería: sobre campo de oro tres bandas de azur con tres estrellas de oro. En todo caso no se sabe que blasón usaba el conquistador don Juan de Barros, tronco de la familia chilena. El primer Barros que aparece en documentos medievales portugueses es don Nuño Fernandes de Barros, hidalgo que fue muy honrado en tiempo del Rey Pedro I de Portugal, en la primera mitad del siglo XIV. Casó con una hija de Alvaro González, señor de Buena. Su hijo Gregorio Nuñes de Varros, (nótese que ahora está escrito con v corta) señor de Crasto, fue caballero de la Orden de San Juan, no se si se trata de la de Jerusalén (actualmente de Malta), o de alguna orden militar Portuguesa de este nombre, fue el padre de Gonzalo Nuñes de Varros, casado con Isabel de Castro, hija del señor de Saucao, Gonzalo Mendes de Basconcelos. Hija de este matrimonio fue Isabel de Barros casada con Payo Rodrígues de Arango, alcalde mayor de Monterrey. Hijo de ellos fue Gonzalo Barros de Arango, padre de Gregorio de Barros quien se asiló en Galicia, hacia la segunda mitad del siglo XV, huyendo de la justicia portuguesa que lo perseguía por haber cometido un homicidio. De éste, progenitor de la familia de su nombre radicada en Tuy, proviene probablemente el conquistador don Juan de Barros y de la Vega, nuestro antepasado, fundador de esta familia en Chile . Tuy es una pequeña ciudad amurallada, coronada por una catedral gótica de fuerte carácter militar, que se alza vigilante sobre el río Miño, frontera entre Galicia y Portugal, y mas antiguamente, defensa contra moros y vikingos. Hacia comienzos del siglo XVI vive aquí:

1-JUAN DE BARROS, señor del coto de Tortores , casado con doña Inés de la Vega de Valladolid. De él dice don García Hurtado de Mendoza en la probanza de servicios de don Juan de Barros “que es deudo de los mas caballeros de aquella tierra”. Hijo legítimo de ellos fue:

2-JUAN DE BARROS Y DE LA VEGA. Nacido en Tuy hacia 1525. Sirvió a Carlos V en las guerras de Italia y de Alemania. Posteriormente pasó a Perú donde, a las órdenes del licenciado de la Gasca, combatió en la guerra contra el rebelde Gonzalo Pizarro. En 1557 viene a Chile con el nuevo gobernador de Chile, don García Hurtado de Mendoza. Lo hace “con sus armas y caballos y a su propia costa y misión”, como lo afirma el procurador Pedro de Cartagena en una presentación que en nombre de Barros hace al Rey en 1568. La expedición desembarca en Penco donde se refunda la ciudad de Concepción. Posteriormente se inicia la pacificación de Arauco. Combate en “el desbarate” del fuerte indio de Quiapo. Asiste a la fundación de Tucapel, de Cañete y de Villarica. Participa también en la expedición hacia el canal de Chacao el que cruza en canoa, poniendo pie en la llamada entonces isla de Ancud, actualmente Chiloé. Ercilla cantó esta gesta diciendo:

Aquí llegó donde otro no ha llegado don Alonso de Ercilla, que el primero en un pequeño barco deslastrado con solo diez pasó el desaguadero.

Barros era uno de esos diez. Tambien lo nombra Ercilla en el canto XXV de la Araucana en la batalla de Millarapué, aunque con el nombre de “Barrios”. Según J. Toribio Medina en su erudito estudio sobre este poema épico, éste corresponde a don Juan de Barros. Esta confusión de apellidos era por lo demás frecuente en esa época y se lee también en otros documentos que se refieren a don Juan, donde se usa indistintamente ambas grafías. Dice así la estrofa citada:

Pasáranlo, pues, muy mal al otro lado Según la mucha gente que acudía Si don Felipe, don Simón y Prado Don Francisco, Arias Pardo y Alegría Barrios, Diego de Lira, CoronadoAquí llegó donde otro no ha llegado don Alonso de Ercilla, que el primero en un pequeño barco deslastrado con solo diez pasó el desaguado.

Al regreso de la expedición al sur asiste a la fundación del fuerte de Arauco y a su “sustentación” por 15 meses, esto es, en su guarnición. También está presente en la repoblación de los Confines. Su comportamiento en la guerra de Arauco dejó muy satisfecho a su comandante, el gobernador Hurtado de Mendoza quien afirma en 1567 en una información de méritos que presenta Barros al consejo Real que “le hallaba presto y aparejado sin poner excusas ni impedimentos para ir a todas las corredurías y descubrimientos y cosas de riesgo y peligro de la dicha guerra, así a pie como a caballo” y “que andaba como persona principal a su costa y riesgo en el servicio de su majestad”

Posiblemente pasa a Santiago con el Gobernador Mendoza en 1560, donde se establece. Hacia esa fecha contrae matrimonio con doña Inés de Alderete, hija del conquistador Juan Fernández de Alderete quien luego de casar a su única hija, profesa de fraile, haciendo donación a su yerno de sus indios encomendados y de sus bienes. El Rey confirmó esta encomienda en 1561. Este repartimiento de Indios rentaba 4 ó 5.000 pesos al año. Una cifra respetable en esa época. Se trataba de las Encomiendas de Tango, Malloco, Tobalaba y Ligüeimo, esta última en el valle del Tinguiririca. Hacia la fecha de su matrimonio, don Juan tendría 35 años y la novia alrededor de 20.

En 1565 es nombrado en el honorífico cargo de Alférez Real de Santiago por el gobernador Quiroga a quien acompaña en la campaña de pacificación de la Araucanía en el verano que sigue. Un año mas tarde, el cabildo de la ciudad le otorga un solar que corresponde a un cuarto de manzana en la esquina nor-oriente del cruce de las calles Compañía y Teatinos. Antes presumiblemente vivía en casa de su suegro, próxima al convento de La Merced. En 1568, Pedro de Cartagena, presenta al Rey en su nombre, una Probanza de Servicios que incluye la cédula del Gobernador Quiroga en la que le nombra Alférez Real de Santiago en reconocimiento de sus méritos en el real servicio, los que detalla, y una elogiosa declaración de don García Hurtado de Mendoza en el mismo tenor. La finalidad de este trámite era obtener la reconfirmación de las Encomiendas que Barros había heredado de su suegro, cuya posesión estaba en entredicho a raíz de una ordenanza real que mandaba quitárselas a los que se hubieran casado con hijas naturales de los conquistadores “no teniendo mérito ni calidad para ello”. La calidad y los méritos fueron reconocidos y Barros continuó gozando de dichas prebendas . En 1573 es regidor del cabildo de Santiago y en 1576 es elegido Alcalde.

Doña Inés de Alderete murió joven, después de haberle dado 2 hijos. Al parecer Barros amaba profundamente a su mujer y su muerte lo sumió en la desesperación, como se verá mas adelante. Sin embargo, don Juan contrajo un segundo matrimonio con doña Mayor de Padilla, hija de Diego Vásquez de Padilla y de Bernardina de Toledo. La novia llevó una dote de 5.000 pesos. En 1586, don Juan, de sesenta y tantos años testó declarando por sus bienes 4 chacras, algunas de ellas con viña, su casa y solares en Santiago y las tasas de sus indios encomendados. En 1587 aún vive ya que comparece ante Juan Ruiz de Prado, Comisario de la Inquisición, denunciando de si (auto acusándose) que “estando su mujer para morir y consolándole de ello un amigo, había dicho: cierto, no me podía venir de esta vida cosa que tanta pena me diese como su muerte o, no me podía hacer Dios mas mal que tanta pena me diese en esta vida como su muerte, o una de esas dos cosas y no se acordaba cual de ellas fue”. Este es el único proceso de La Inquisición chilena en que aparece un Barros y de aquí posiblemente nació el rumor de que Barros era de origen judío. Yo lo aclaro aquí, no por antisemitismo sino por fidelidad a la verdad histórica. Don Juan de Barros fue inhumado en la capilla que, bajo la advocación de Santa Lucía, poseía para enterramiento en la Iglesia de la Merced donde ya descansaban su primera mujer y su suegro.

Doña Inés de Alderete era hija natural de Juan Fernández de Alderete y de Juana Xicana, india de Perú. Al parecer fue hija única y muy amada de su padre, y su heredera universal. Don Juan de Alderete nació hacia 1503 en Tordesillas, provincia de Valladolid. Pasa a América desembarcando en la isla de Cubagua al mando de un destacamento de 130 soldados de refuerzo para el gobernador de Paria, Jerónimo de Ortal. Comandó en su nombre la expedición que buscaba la mítica ciudad de el Dorado en 1535. La empresa fracasó debido a las dificultades geográficas y climáticas, debiendo retirarse, poniéndose a las órdenes del gobernador de Venezuela que avanzaba por otra ruta con el mismo objetivo. Sin embargo, éste, desconfiando de Alderete, si bien lo recibió con manifestaciones de amistad, ordenó a su lugarteniente retenerlo en la villa de Coro y despojarlo de sus pertenencias y del mando de sus soldados. Alderete consiguió huir a la Española donde, en 1537, pide justicia a la Real Audiencia sin obtener resultados favorables. En 1539 está en Perú. Se incorpora a la expedición organizada por Pedro de Candia que se unió a Valdivia en Tarapacá, junto con Juan de Bohon y Francisco de Villagra. Asiste a la fundación de Santiago, siendo uno de los sesenta primitivos Encomenderos de la ciudad, conservándolas cuando éstos se redujeron a treinta y dos. Valdivia lo nombró tenedor de bienes de difuntos y luego veedor de Real Hacienda. Mas tarde fue Tesorero en reemplazo de su primo Jerónimo. Era Alferez Real en 1559, cuando se vio impedido de pasear el estandarte real en el día de Santiago Apostol debido a sus achaques. Fue miembro del Cabildo de Santiago desde su fundación durante 19 años y Alcalde ordinario nueve veces. Al parecer envejeció prematuramente debido a las fatigas sufridas en su aventurera vida. De anciano lo califica Valdivia en una cédula de encomienda dada en su favor en 1549. Esta sería la causa de que no figure en un lugar preeminente entre los capitanes de la conquista. Poseía la chacra de Tobalaba y solar con casa en la ciudad, próxima al convento de la Merced, amén de las encomiendas de Tango, Malloco y Ligüeimo. Fue fundador del Hospital de San Juan de Dios, benefactor de los Franciscanos y de la Orden de la Merced donde, luego del matrimonio de su hija, profesó de fraile, en 1561. En 1571 aún vivía. Cuando murió fue sepultado en la capilla de su yerno en la iglesia de dicho convento. Don Juan Fernández de Alderete era primo del segundo Gobernador de Chile, Jerónimo de Alderete, quien murió en el viaje de regreso de España en 1555, cuando venía a asumir su cargo. El nombre de los padres de don Juan se desconoce, pero si el de sus abuelos paternos, Pedro de Alderete, Regidor por el estado noble de Tordesilla y descendiente de este linaje leonés establecido en esa villa, casado con Leonor de Riomayor.

Las Armas de Alderete son: sobre campo de gules, una cruz de plata. Bordura de azur cargada con 8 flores de lis de oro

Don Juan de Barros y de la Vega tuvo 2 hijos de su matrimonio con Ines de Alderete:

Fueron Barros Alderete: 1-Juan de Barros y Alderete casado con María de Araya y Durán. Sigue en 3 2-Antonia de la Vega Barros y Alderete (quien llevó el apellido de su abuela paterna), casada con el capitán Tomás Durán, quien a su vez usaba el apellido de su abuela paterna y era hermano de María de Araya, Fue encomendero de Santiago y Corregidor de Angol.

Del segundo matrimonio de don Juan con doña Mayor de Padilla y Toledo nacieron 2 hijas.

Fueron Barros Padilla: 3-María de Barros Padilla casada en 1600 con el capitán Juan Ortiz de Araya, hermano también de María de Araya y de Tomás Durán, con sucesión que perpetuó su apellido en Chile. 4-Ana de la Vega y Barros Padilla casada con el capitán Diego Huerta Villagutiérrez, fundador de esta familia en Chile.

Como se puede notar, en esta generación, los (las) Barros mostraron una abierta afinidad con los (las) Araya, que en realidad eran Veas, pero se daban apellidos de otros abuelos, según costumbre de la época.

3-JUAN DE BARROS Y ALDERETE. Nacido en Santiago en 1564, fue capitán y combatió en las guerras de Arauco. Cuando su padre testa él está fuera de Santiago, probablemente en campaña. A él le pide como jefe de la familia, proteger a su viuda y a las hijas menores de su segundo matrimonio. Sucedió a su padre en las encomiendas de Tobalaba, Tango, Malloco y Ligueimo. También tuvo la estancia de Polpaico que vendió en 2.200 patacones (pesos) para dotar a sus 2 hijas que profesaron en el convento de las Clarisas. Casó con doña María de Araya de cuya ascendencia se hablará mas adelante. No parece haberle ido muy bien en sus negocios a este Juan, el tercero de su nombre. De hecho en su testamento otorgado en 1625 ante Manuel Toro y Mazote, enumera una gran cantidad de deudas con sus indios de las encomiendas, las que pide se paguen a su muerte y, deja una cantidad de dinero en calidad de donación para ellos, aparentemente en la ciudad. Fue Alguacil de Santiago entre 1554 y 1567 y Alcalde en 1575. Murió en 1597 siendo sepultado en la Catedral de Santiago. Casó en 1558 con Inés de Araya nacida en Ribera, Extremadura desde donde pasó a Chile con su madre en 1555 junto con las deudos de Alonso de Córdova. Era hija de Alonso Pérez de Araya quien junto con su hermano Rodrigo de Araya, vino a Chile con Pedro de Valdivia. Asiste a la fundación de Santiago y muere en su defensa en el asalto de la ciudad dado por los indios, en 1541. Había nacido don Alonso en Ribera, Extremadura donde casó con su sobrina María Ortiz de Araya, hija de Francisco de Araya y de Francisca de San Juan. Alonso Pérez de Araya y sus hermanos Francisco y Rodrigo de Araya eran hijos de Antón Sánchez llamado el Gordo y de Leonor García Gallardo, ambos de Ribera en Extremadura, quienes también pasaron a Santiago de Chile donde fueron dueños de la heredad El Salto.

Las armas de Araya son: en campo de gules, 2 calderos de oro en pal.

Del matrimonio de Don Juan de Barros y Alderete y de María de Araya nacieron 4 hijos

Fueron Barros Araya: 1-Juan de Barros y Araya casado con Ana de Montenegro y Ramírez de Portocarrero. Sigue en 4 2-Marcos Veas de Barros y Araya casado con Catalina Agurto Loyola y Girón con sucesión. 3-Catalina de Barros y Araya monja Clarisa 4-Inés de Barros y Araya, también monja Clarisa

4-JUAN DE BARROS Y ARAYA, bautizado en Santiago el 2 de Marzo de 1592. Heredó las encomiendas de indios de su padre. Fue capitán del ejército real. No tengo otros antecedentes acerca de don Juan. No he encontrado su testamento en el archivo de Escribanos de Santiago. Fue casado con Ana de Montenegro y Ramírez de Portocarrero hija del capitán Juan Ramírez de Portocarrero y de Agustina de Montenegro. Sus abuelos paternos eran don Juan Fernández de Portocarrero y una dama de la familia Sotomayor. Sus abuelos maternos eran don Juan de Montenegro, hidalgo de calidad y de su mujer cuyo nombre se desconoce.

Fueron Barros y Montenegro: 1-Agustina Barros Montenegro, bautizada en el Sagrario de Santiago en 1626, sin sucesión 2-Magdalena Barros Montenegro, llamada también de Montenegro, casada con Tomás González Montero y Herrera, español. 3-Antonio Barros Montenegro casado con María de Aránguiz y Alvarado que sigue en 5

5-ANTONIO DE BARROS DE ALDERETE Y MONTENEGRO ( así se nombra en el testamento) Fue bautizado en Santiago en Julio de 1635. Aparece como capitán en el testamento de su hijo Lázaro Heredó de su padre las encomiendas ya citadas, de las que gozó por mas de cuarenta años, siéndole quitadas por el Gobernador Marín de Poveda, quien las declaró “vacas (vacantes) por defecto de confirmación”, de lo que don Antonio protesta en su testamento. Estas encomiendas en la época de don Antonio se hallaban reducidas a 40 indios de servicio. Fue dueño de la Estancia La Punta en Rancagua. Casó con doña María de Aránguiz y Alvarado, quien llevó al matrimonio una dote de 4.500 pesos. Testa en conjunto con su esposa en Santiago en 1719, declarando ser vecinos de esta ciudad y pidiendo ser sepultados en la capilla de Santa Lucía en la iglesia de la Merced, “que es entierro de Barros”, con el hábito de San Francisco. Murió de mas de 84 años.

Su Mujer, María de Aránguiz y Alvarado era hija del capitán Lázaro de Aránguiz y Zapata, encomendero de los indios de de Almahue y de María de Alvarado. Lázaro de Aránguiz Zapata era hijo de Lázaro de Aránguiz y Villareal, nacido en Vitoria en 1553 quien pasó a Chile en 1576 como soldado en la compañía del capitán Andrés de Molina. Debido a su precario estado de salud se retiró del ejército dedicándose al comercio y a la agricultura donde hizo una cuantiosa fortuna. Fue casado con Leonor de Gamboa y Zapata, nacida en España quien vino a Chile con sus padres Alonso de Zapata y Escobar de Valladolid, y Ana de Valenzuela y Gamboa de Baena, Andalucía. Este primer Lázaro era hijo de Rodrigo de Aránguiz y de Francisca Villareal. Doña María de Alvarado a su vez era hija del maestre de campo Lorenzo de Riveros y Figueroa y de María de Alvarado y Cervantes, hija de Alonso de Alvarado Maestre de Campo General y encomendero de Concepción, y de Catalina de Cervantes. Don Lorenzo era hijo legítimo del conquistador y preclaro capitán Don Francisco de Riveros, compañero de Pedro de Valdivia, vecino fundador de Santiago, encomendero de Aconcagua y Malloa, hábil y valiente militar, Regidor, Alcalde y Corregidor de Santiago, casado en Lima en 1555 con Teresa Suárez de Figueroa, hija de Lorenzo Suárez de Figueroa y de Catalina Ortiz de Gatica, cuñada de Pedro de Valdivia. El conquistador Riveros era a su vez hijo de Alonso de Riveros, hidalgo notorio y de María Alvarez.

Las Armas de Aránguiz son: en campo verde 5 veneras de oro puestas en aspa. Bordura ajedrezada en plata y rojo.

Fueron Barros Aránguiz, hijos de don Antonio de Barros y Montenegro y de María de Aránguiz y Alvarado: 1-Juan de Barros y Aránguiz casado con Mariana Zapata e Ibacache Avendaño. Tuvieron solo un hijo de nombre Juan que murió siendo niño. En “La Familia Barros en Chile” de J. Barros Geisse aparece erradamente este Juan como el antecesor de nuestra familia. 2-Lázaro Barros Aránguiz casado con Rosa Zapata y Bravo de Naveda que sigue en 6 3-Antonio José, mercedario 4-Lorenzo Barros Aránguiz, jesuita 5-Francisco Barros Aránguiz casado con Josefa de Fuentes Pavón y Zapata de Mayorga, antecesor de la rama santiaguina de la familia. 6-Ana Felisa Barros Aránguiz sin sucesión 7-Jacinta Barros Aránguiz, segunda esposa de Fernando Bravo de Naveda y Escobar de quien hubo 2 hijos, muertos en la infancia 8-Catalina Barros Aránguiz casada con José Agüero 9-Rosa Barros Aránguiz casada con José Figueroa y Bustos de Lara, nieto de Pedro Figueroa Alvarado, hermano de María de Alvarado mujer de Lázaro Aranguiz, con sucesión. 10-Melchora Barros Aránguiz, soltera 11-Teresa Barros Aránguiz, sin sucesión. 12-Margarita Barros Aránguiz, soltera Algunas palabras sobre don Francisco Barros Aránguiz, progenitor de la rama santiaguina. Fue casado, como se dijo anteriormente, con Josefa Fuentes Pavón y Zapata de Mayorga, hija de Luis Fuentes Pavón y Herrera y de Juana Zapata de Mayorga y Mena. Fue Alcalde y Corregidor de Santiago en 1732 y 1734 respectivamente. Hubo 4 hijos de este matrimonio, 2 mujeres, Ignacio soltero y Francisco Barros Fuentes quien casó con Mercedes Andonaegui y Aguirre, hermana su madre del primer marqués de Montepío. Tuvo una prolífica descendencia entre quienes se cuentan el historiador Diego Barros Arana, el Presidente de la República Ramón Barros Luco, Don Luis Barros Borgoño, político y Vicepresidente de la República en 1925 y numerosas figuras del quehacer nacional.

Despojados de sus encomiendas, los Barros se dedican a la agricultura, desplazándose de Santiago al partido de Rancagua, donde adquieren la hacienda la Punta. Sus hijos se unen a la antigua aristocracia terrateniente de la región, descendientes como ellos, de los primeros conquistadores Hasta ahora la familia se había caracterizado por una discreta fecundidad. Durante las cuatro primeras generaciones en Chile, prácticamente los bienes familiares se habían heredado a través de muy pocos hijos y de un solo varón que perpetuaba el apellido en cada generación. Ahora vemos una verdadera explosión demográfica. 12 hijos llegan a la edad adulta, la herencia familiar debe repartirse entre mas cabezas. Don Antonio de Barros participa en las actividades militares como capitán de las milicias del partido de Rancagua. Posiblemente no combatió en la guerra de Arauco como lo habían hecho sus antecesoreses. Su primogénito Juan, muerto prematuramente fue también capitán así como sus hermanos Lázaro y Francisco. Corren otros tiempos, ya la colonia está asentada y el peligro indígena está bajo control. La paz trae bienestar y comodidades y la mortalidad infantil decrece.

6.- Don Francisco Barros Aránguiz casado con Josefa de Fuentes Pavón y Zapata de Mayorga, antecesor de la rama santiaguina de la familia. residente en Santiago; Alcalde Ordinario de Santiago 1732 y terrateniente de la Hacienda La Punta en Rancagua; Corregidor de Santiago en 1734; c.c. Josefa de Fuentes Pavón y Zapata de Mayorga [h. Luis Miguel de Fuentes Pavón y Alvarado y Juana Zapata de Mayorga y Mena]. Tratada en "Las Casas Troncales de Colchagua, de Luis de Amesti, Pag 53s. Residente en Santiago, Alcalde Ordinario en 1732 y Corregidor en 1734. Testa en 1728. (Escribs. de Santiago, vol. 491)

Don Lázaro Barros otorgó testamento el 12 de Octubre de 1729 , en la estancia de La Compañía ante don Ramón de Castilla, Teniente de Gobernador en la Doctrina de Rancagua. En este documento, el capitán Don Lázaro Barros dice ser natural de Santiago y pide ser enterrado en la iglesia de la estancia de La Compañía de Rancagua. Declara ser casado y velado con doña Roza Zapata “que vino al matrimonio vestida, alhajada de cama y aseos de su persona, 3 platos de plata, una fuente, candeleros y una bacinilla de plata. No hubo carta de dote". Don Lázaro declara por sus bienes: ganado vacuno porcino y ovejuno, un escritorio que deja a su hijo Antonio, 1 escopeta y 1 espada, 2 trabucos y la parte de la estancia de la Punta que heredó de sus padres. Declara también que 2 indios de la encomienda del Maestre de Campo Don Manuel Carvajal, que este dejó para servicio de su padre y a la muerte de éste para su propio servicio, no le han servido y solo un año pagaron. También declara que él pagó las deudas que dejó al morir su hermano Juan, que fueron mas de 500 pesos. Finalmente nombra como sus herederos a los 4 hijos habidos de su matrimonio, y a su mujer.

view all

Juan de Barros, Sr. Coto de Tortores's Timeline

1492
1492
Galicia, España
1525
1525
Age 33
Tuy, Galicia, España
????
????
Galicia, Spain