Juana I de Castro, reina consorte de Castilla (b. - 1374) MP

public profile

1

Matches

0 1 0
Adds burial place.

View Juana I de Castro, reina consorte de Castilla's complete profile:

  • See if you are related to Juana I de Castro, reina consorte de Castilla
  • Request to view Juana I de Castro, reina consorte de Castilla's family tree

Share

Birthdate:
Death: Died in Galicia, Spain
Managed by: Victar
Last Updated:

About Juana I de Castro, reina consorte de Castilla

http://es.wikipedia.org/wiki/Juana_de_Castro

Juana de Castro "La desamada", dama de ascendencia castellana de la alcurnia de los señores de Vizcaya, e hija del primer señor jurisdiccional de Monforte de Lemos, Pedro Fernández de Castro, precursor de la saga del Condado de Lemos. Hermana de Fernán Ruiz de Castro "Toda la lealtad de España", III Conde de Lemos, y de la malograda Inés de Castro, vivió durante el siglo XIV.

Viuda de Diego de Haro, casó en la primavera de 1354 en la iglesia de San Martín de Cuéllar (Segovia) con el rey don Pedro I, que la abandonó pocos días después de verificado el matrimonio. Para que éste pudiera celebrarse, los obispos de Ávila y Salamanca declararon nulo el que el rey había contraído con Blanca de Borbón.

Aunque se asegura que don Pedro no volvió a ver a doña Juana, no debió estar tan poco tiempo reunido con ella, puesto que el Pontífice le amonestó seriamente, llegando a la excomunión por no haber obedecido a su mandato y se comprende bien que estas diligencias no pudieron practicarse en pocos días. También se dice que el rey se separó de doña Juana a consecuencia de la excomunión del Pontífice, lo que, sin embargo, se calla en la crónica de López de Ayala, aunque se asegura en los fragmentos de la crónica del obispo de Jaén.

Cuando el rey don Pedro abandonó a doña Juana le hizo donación del señorío de Dueñas, en donde ella vivió sin dejar nunca de titularse reina de Castilla.

Se califica generalmente de aduladores y débiles a los obispos de Ávila y Salamanca por haber declarado nulo el matrimonio de don Pedro con doña Blanca; pero no falta quien exponga razones de gran peso para justificar la nulidad de aquel enlace, y por otra parte, es fama que los citados obispos fueron varones piadosos, doctos y llenos de virtud. Consta además que no se retractaron, y si bien marcharon a Roma, acudiendo al llamamiento del Papa Inocencio VI para responder de su conducta, no debieron salir desairados cuando nada dice del resultado de la audiencia el cronista Ayala, decidido partidario de Enrique de Trastámara.

De la breve unión entre el rey don Pedro y doña Juana nació Don Juan de Castilla y Castro, designado en el testamento de su padre como heredero de la corona, en caso de fallecimiento de los hijos que había tenido con María de Padilla.