Pedro de Mendoza y Luján, 1° Gobernador del Río de la Plata y del Paraguay (c.1487 - 1537) MP

public profile

Is your surname de Mendoza y Luján?

Research the de Mendoza y Luján family

Pedro de Mendoza, 1° Gobernador del Río de la Plata y del Paraguay's Geni Profile

Records for Pedro de Mendoza y Luján

1,339 Records

Share your family tree and photos with the people you know and love

  • Build your family tree online
  • Share photos and videos
  • Smart Matching™ technology
  • Free!

Share

Birthplace: Guadix, Andalusia, Spain
Death: Died in arrojado al mar
Cause of death: syphilis
Managed by: Hatte Anne Blejer
Last Updated:

About Pedro de Mendoza y Luján, 1° Gobernador del Río de la Plata y del Paraguay

Primer Adelantado, gobernador y capitán general del Río de la Plata. Nació en Granada, España 1499. La Armada salió de Sanlúcar en 1535, luego de firmar una capitulación con Carlos V. Entre sus tripulantes estaban: Juan de Ayolas, Juan de Salazar y Espinoza, y Domingo Martínez de Irala. En 1536, llega al Río de la Plata y funda el fuerte de Nuestra Señora del Buen Aire. Nombró a Ayolas como sucesor, quien viajó hacia el norte y nunca más volvió, se cree que fue muerto por los indígenas. Muere prematuramente en 1537, su cadáver fue arrojado al mar.

http://en.wikipedia.org/wiki/Pedro_de_Mendoza

Pedro de Mendoza y Luján (c. 1487 – June 23, 1537) was a Spanish conquistador, soldier and explorer, and the first adelantado of the Río de la Plata. Mendoza, disappointed and broken in health, embarked for Spain in 1537. He died during the voyage.

Pedro de Mendoza, also known as Don Pedro de Mendoza, was from a noble family in the Andalusian town of Guadix in the province of Granada, high in the favor of Emperor Charles V. He was also a nobleman in the Spanish court. In 1524, he was dubbed a Knight of Alcántara and later received the Order of Santiago.

In 1529, he offered to explore South America at his own expense and establish colonies. Thanks to the efforts of his mother María de Mendoza, in 1534, his offer was accepted: he was made adelantado governor, captain general, and chief justice over New Andalusia. This grant allowed him authority over as much land as he could conquer, within 200 leagues of the southern limit of New Toledo. Although this was measured along the Pacific coast, it was understood his efforts would be directed towards the Rio de la Plata on the Atlantic. The Emperor gave Mendoza 2000 men and 13 ships on the condition that within two years Mendoza should transport 1000 colonists, build roads into the interior, and construct three forts. He was to have half the treasure of the chiefs killed and nine-tenths of the ransom. The office of Governor was also, in theory, made hereditary.

That year, he set sail with a considerable fleet, but a terrible storm scattered it off the coast of Brazil. Here his lieutenant, Juan de Osorio, was assassinated, according to some authorities by the orders of Mendoza himself because of suspected disloyalty. Mendoza sailed up the Río de la Plata in 1535 and founded Buenos Aires on February 2, 1536.

Although Mendoza is said to be the founder of Rio de la Plata (and Buenos Aires), he was not a very effective leader because he was always suffering from a very bad case of syphilis. He spent half of his time ill in bed, but he put as much effort as he could into the expedition. No notable campaigns occurred in the River Plate during this time, and the only chronicler was a German soldier named Ulderico Schmidt (or Ulrico Schmidl). Schmidt came over to the River Plate with Don Pedro and stayed there for eighteen years, fighting in almost every battle. His account of this early history of the River Plate region is the most important document from that time period.

Leyenda -LA MALDONADO

Cuentan que cuando en 1536, don Pedro de Mendoza fundó Buenos Aires, los españoles tuvieron que rodear la ciudad con un cerco para protegerla de los ataques de los indios. Con la amenaza de terribles castigos, las autoridades prohibieron a los habitantes salir del cerco. Pero al poco tiempo se les terminó la comida y empezaron a morirse de hambre. Una mujer española, llamada Maldonado, no quiso que ésa fuera su suerte, y un día cruzó el cerco y escapó de la ciudad. Caminó y caminó hasta encontrar una cueva junto a un arroyo. Y allí, cansada y hambrienta, se desmayó.

Fue entonces cuando de la oscuridad surgió una feroz hembra de puma, que dejó caer junto a la mujer un pedazo de carne que le había sobrado. Cuando la Maldonado despertó, comió de esa carne. Pero al rato sintió un rugido desgarrador que la sobresaltó. Se asomó de la cueva y vio a la puma, que estaba echada y a punto de dar a luz. Como el parto parecía difícil, la Maldonado ayudó a la dolorida madre. Los rugidos del animal se convirtieron en mansos rezongos, y terminó lamiendo cariñosamente a sus dos flamantes cachorros. La mujer permaneció quieta, mirando esa escena conmovedora. Poco después, los indios que merodeaban cerca del arroyo se sorprendieron al ver a la mujer, la puma y sus crías, paseando juntas y de inmediato sintieron un gran respeto por esa mujer que no les temía a las fieras.

Pero un día en que la Maldonado caminaba sola, fue capturada por varios soldados españoles que se aventuraron en busca de alimentos. En la ciudad la enjuiciaron por haber traspasado el cerco de protección, y la condena que le impusieron fue terrible: la ataron a un tronco al costado del arroyo para que se la corrieran las fieras. Allí permaneció la Maldonado todo el día hasta la llegada de la noche. El rugido de un animal salvaje pareció anunciarle su terrible final. Luego vio la sombra de dos fieras trabándose en lucha, y poco después, una de ellas, la que había salido victoriosa, se le acercó con sus brillantes ojos de fuego. La mujer, que esperaba la muerte, sintió de pronto la caricia de una lengua áspera lamiéndole los pies.


Al cabo de tres días, los españoles volvieron al arroyo. Encontraron a la mujer custodiada por una puma, que los atacó en cuanto se acercaron. Tuvieron que hacer disparos al aire para ahuyentar al animal. La condena no se cumplió. Si las fieras no habían podido, ningún hombre lo intentaría. Desataron a la Maldonado y la perdonaron

view all

Pedro de Mendoza, 1° Gobernador del Río de la Plata y del Paraguay's Timeline

1487
1487
Guadix, Andalusia, Spain
1537
June 23, 1537
Age 50
arrojado al mar