Roberto Ledesma (1901 - 1966)

‹ Back to Ledesma surname

Is your surname Ledesma?

Research the Ledesma family

Roberto Ledesma's Geni Profile

Share your family tree and photos with the people you know and love

  • Build your family tree online
  • Share photos and videos
  • Smart Matching™ technology
  • Free!

Share

Related Projects

Birthplace: Buenos Aires, Argentina
Death: Died in Buenos Aires, Argentina
Managed by: Carlos Federico (Cantarito) Bunge Molina y Vedia
Last Updated:
view all

Immediate Family

About Roberto Ledesma

Foto: Roberto Arlt, Francisco Luis Bernárdez y Roberto Ledesma

Roberto Ledesma

(Buenos Aires, 1901- id., 1966) Poeta argentino. Es autor de Caja de música (1925), Trasfiguras (1933), Tiempo sin ceniza (1943), La llama (1955), El tiempo y la tormenta (1957).

  1. ##############################################1. Pereyra, Nicandro ; Ledesma, Roberto

Título Roberto Ledesma

Publicación Buenos Aires : Ediciones Culturales Argentinas, 1964

Descrip. física 110 p. : il.

Colección Antologías

Notas Juicios sobre la obra de Roberto Ledesma en p. 109-110 · Biografía de Roberto Ledesma en p. 7-10 · Las siguientes obras: Caja de música - Trasfiguras - Tiempo sin cenizas - Nivel del cielo - El pájaro en la tormenta - Páginas narrativas - Una conferencia - Páginas de crítica - Una página de humor - Una página de civismo

Temas LITERATURA ARGENTINA · ANTOLOGIAS · POESIA · VIDA LITERARIA · ANALISIS LITERARIO · PERIODISMO LITERARIO

UBICACIÓN 860[82]-82 PERE

2. de 6 Ver detalles

Ledesma, Roberto. Trasfiguras. [S.l.]: mor, [19-?]

UBICACIÓN SA 014-03-010

Autor/es Ledesma, Roberto

Título Trasfiguras

Publicación [S.l.] : mor, [19-?]

UBICACIÓN SA 014-03-010

(se consulta en Sala Americana de lunes a viernes de 9 a 16.30 hs. No disponible para préstamo a domicilio)

 	

3. de 6 Ver detalles

Ledesma, Roberto. Genio y figura de Rubén Darío. Buenos Aires: Eudeba, 1964

UBICACIÓN 860[7/8] C-GF 1 · 860[7/8] C-GF 1

Autor/es Ledesma, Roberto

Título Genio y figura de Rubén Darío

Publicación Buenos Aires : Eudeba, 1964

Descrip. física 190 p. : il.

Colección Biblioteca de América ; v. 1

Temas BIOGRAFIAS · HISTORIA LITERARIA · HISTORIA · POESIA

UBICACIÓN 860[7/8] C-GF 1

860[7/8] C-GF 1

 	

4. de 6 Ver detalles

Ledesma, Roberto. Juan sin ruido. Buenos Aires: Plus Ultra, 1976

UBICACIÓN 82-93 C-LIJ 10 · 82-93 C-LIJ 10

Autor/es Ledesma, Roberto

Título Juan sin ruido

Edición 12ª ed.

Publicación Buenos Aires : Plus Ultra, 1976

Descrip. física 207 p. : il.

Colección Literatura juvenil ; v. 10

Temas LITERATURA ARGENTINA · NOVELA · LITERATURA FOLKLORICA · COSTUMBRES Y TRADICIONES · NOVELA DE PERSONAJE · NOVELA DE AVENTURAS · LITERATURA REGIONAL

UBICACIÓN 82-93 C-LIJ 10

82-93 C-LIJ 10

 	

5. de 6 Ver detalles

Ledesma, Roberto. Juan sin ruido. Buenos Aires: Plus Ultra, 1972

UBICACIÓN SA D-MHL 534

Autor/es Ledesma, Roberto

Título Juan sin ruido

Edición 4ª ed.

Publicación Buenos Aires : Plus Ultra, 1972

Descrip. física 207 p. : il.

Colección Literatura juvenil ; v. 10

Notas Donación María Hortensia Lacau

Temas LITERATURA ARGENTINA · NOVELA · LITERATURA FOLKLORICA · COSTUMBRES Y TRADICIONES · NOVELA DE PERSONAJE · NOVELA DE AVENTURAS · LITERATURA REGIONAL

UBICACIÓN SA D-MHL 534

(se consulta en Sala Americana de lunes a viernes de 9 a 16.30 hs. No disponible para préstamo a domicilio)

 	

6. de 6 Ver detalles

Ledesma, Roberto. Evolución del soneto en la Argentina. Buenos Aires: Ediciones Culturales Argentinas, 1962

UBICACIÓN 860[82]-4 LED · 860[82]-4 LED

Autor/es Ledesma, Roberto

Título Evolución del soneto en la Argentina

Publicación Buenos Aires : Ediciones Culturales Argentinas, 1962

Descrip. física 91 p.

Colección Biblioteca de sesquicentenario

Notas La presente obra está presentada en fotocopia ya que es muy difícil su obtención

Temas LITERATURA ARGENTINA · ANALISIS LITERARIO · POESIA · HISTORIA LITERARIA

UBICACIÓN 860[82]-4 LED

860[82]-4 LED

 	
  1. #####################################################################

Texto extraído de www.mcnbiografias.com"

Ledesma, Roberto (1901-1963).

Poeta argentino, nacido en Buenos Aires en 1901 y fallecido en su ciudad natal en 1963. Autor de una notable producción poética que se caracteriza por su rigor y perfección en el cultivo de los moldes estróficos clásicos (con especial predilección por la compleja arquitectura del soneto), está considerado como uno de los poetas argentinos que con mayor acierto supieron recrear los modelos conceptistas propios de la tradición española del Siglo de Oro.

Entre sus primeros poemarios, conviene recordar algunos títulos que, como Caja de música (1925) y Transfiguras (1933), le otorgaron, aún en plena juventud, un merecido prestigio como sonetista. Posteriormente, la rica pirotecnia de sus juegos verbales -auténtica resurrección de las poéticas más felices del barroco hispánico- brilló en otros poemarios como Tiempo sin ceniza (1943), considerado por críticos y lectores como una de sus obras maestras. Hacia mediados de los años cincuenta, ya consagrado como una de las voces más elocuentes de la lírica austral contemporánea, Roberto Ledesma ofreció sendas recopilaciones de sus mejores poemas, agrupados bajo los títulos de La llama (1955) y El pájaro y la tormenta (1957).

JRF. Autor

   J. R. Fernández de Cano.

________________________________________________________________________________

ArribaAbajoComunicaciones

ArribaAbajo El poeta Roberto Ledesma a cien años de su nacimiento54 Antonio Requeni

Roberto Ledesma nació el 27 de julio de 1901 en una casa ya desaparecida de la calle Charcas al 4000. Uno de sus abuelos fue Pepe Posse, el gran amigo de Sarmiento. Tenía diez años cuando su familia se mudó a Hidalgo y Chubut (actual Ángel Gallardo), hoy barrio de Caballito y entonces casi la pampa. El poeta recordaría siempre ese paisaje que describió en su novela para niños Juan Sinruido. Durante el bachillerato, en el colegio Mariano Moreno, colaboró en revistas estudiantiles y después de interrumpir los estudios de medicina, a los 20 años, empezó a enviar colaboraciones poéticas a la revista El Hogar e ingresó como periodista en el diario La Razón. Allí reencontraría a quien había sido uno de sus amigos de infancia, Córdova Iturburu. Por esa época colaboró además en Caras y Caretas.

Esto ocurría a comienzos de la década del 20, años de efervescencia literaria en que los jóvenes ultraístas, acaudillados por Borges, creaban revistas en las que se rechazaban los magisterios de Darío y de Lugones, proclamando una nueva sensibilidad poética. Ledesma no se sintió particularmente atraído por esa belicosa corriente literaria y mantuvo una secreta devoción por el autor de Cantos de vida y esperanza. No obstante, publicó en la revista Martín Fierro alguna colaboración. Sus versos de inspiración clásica y con fuerte impregnación neorromántica, no se ajustaban a los propósitos renovadores de sus colegas, por lo que prefirió destinar a la mencionada revista prosas

–––––––– 358 ––––––––

satíricas que tuvieron buena aceptación. Publicó su primer libro en 1925, cuando en un concurso de Amigos del Arte para obras inéditas fue premiado El buscador de oro, poemario que aparecería después con el título Caja de música.

A partir de ese momento empezó a colaborar en La Nación y en 1928 formó parte de la primera comisión directiva de la Sociedad Argentina de Escritores, creada por Leopoldo Lugones. Al fundarse el diario El Mundo, su primer director, Alberto Gerchunoff, lo invitó a incorporarse como redactor, función que desempeñó muchos años, en los que fue compañero de Conrado Nalé Roxlo, Roberto Arlt, Horacio Rega Molina, Carlos Mastronardi y Francisco Luis Bernárdez. En 1933 se le otorgó el segundo Premio Municipal de Poesía por el libro Transfiguras. Diez años más tarde publicó Tiempo sin ceniza y Nivel de cielo, con los que obtuvo una Faja de Honor de la SADE, el Premio «Sur», instituido por Victoria Ocampo, y el tercer Premio Nacional de Poesía. No muchos saben que Ledesma compartía su pasión literaria con la curiosidad por las ciencias naturales. El dinero del premio municipal le sirvió para comprar un microscopio y el del tercer premio nacional para adquirir su casa.

Quiero volver un poco atrás para contar otro episodio que tuvo, seguramente, gravitación en su vida. Ledesma no podía ser sino un ferviente admirador de Enrique Banchs, con cuyos sonetos algunos de los suyos poseen indudable parentesco. Desde muy joven visitó al autor de «La urna» y en esas visitas conoció a Amalia, hermana menor del maestro, con la que en 1924 contrajo matrimonio. La unión no duró muchos años, a pesar de que, suponemos, debía de existir entre ellos afinidad intelectual. Amalia, la hermana de Enrique Banchs, no sólo era devota lectora de poemas. También los escribía. Después de la separación publicó un libro de versos titulados Racimos, en el que, a pesar del título, hay sonetos nada desdeñables.

Años después, Ledesma volvería a casarse, esta vez con Esther Chiérico, hija del escultor Santiago Chiérico y hermana del crítico de arte y periodista Osiris Chiérico. Con Esther y con la hija de ésta vivió una etapa de felicidad y armonía en su acogedora casa de la calle Ramallo, en Belgrano R., donde lo visité en más de una oportunidad y frente a la cual, tras su desaparición, en 1966, los amigos plantamos un árbol en su memoria y colocamos una placa conmemorativa.

–––––––– 359 ––––––––

Pero volvamos atrás otra vez. Después de Nivel de cielo, libro de 1943, apareció en 1953 su ya mencionada novela Juan Sinruido, y en 1955 la editorial Hachette publicó La llama, selección de versos y prosas, con un inteligente y afectuoso prólogo de Eduardo González Lanuza. En 1957 Ledesma publicaría su último libro de poemas, El pájaro en la tormenta. Completan su producción los ensayos Evolución del soneto en la Argentina, Genio y figura de Rubén Darío y Una geografía vista por poetas.

En toda su obra, la escrita en verso es sin duda la de mayor relevancia. Ya he dicho que Roberto Ledesma no fue un poeta de estética innovadora o revolucionaria. Le interesaba más lo aceptadamente bueno que lo azarosamente nuevo. Ese desapego por la novedad a ultranza influyó, seguramente, para que no mereciera la atención de las generaciones más jóvenes, siempre proclives a exaltar la rebeldía, la transgresión. Sin embargo, la poesía de Ledesma no peca de pasatismo; el equilibrio de una belleza ceñida, despojada de adornos retóricos, son los rasgos de un estilo que, como dije antes, prefirió la obra bien hecha, de acuerdo con cánones tradicionales, a la riesgosa experimentación.

Recuerdo con placer el día en que, siendo muy joven y sin conocerlo, leí por primera vez sus versos en la Antología Poética Argentina recopilada por Jorge Luis Borges, Silvina Ocampo y Adolfo Bioy Casares. Encontré allí tres sonetos burilados como perfiles de medalla, con una adjetivación tan precisa, un juego de consonantes y un ensamble tan justo y natural, que parecían existir desde antes del autor, como si éste se hubiera limitado a extraerlos en bloque de un yacimiento misterioso. Sonetos escritos directamente para las antologías, detenidos en el tiempo, que parecían detener el tiempo. Quiero leer uno de ellos:

Pienso en todas las veces que he amado y, en vez de rostros de mujer, evoco cierto aire, cierta luz que no he soñado, y que si existen no lo sé tampoco.

Tal vez el corazón estaba loco y lo de entonces se le habrá olvidado. Alguien, esto es verdad, iba a mi lado, y todo lo demás era muy poco. –––––––– 360 ––––––––

O era la misma cosa indefinida; cierta luz, cierto aire que se olvida; eso que ahora llamo y no responde.

Dos sombras que se iban alargando sobre una senda de quién sabe dónde, en otro tiempo, no me acuerdo cuándo.

Agrego otro soneto que no está en la mencionada antología y que yo guardo, manuscrito y dedicado por el autor:

Si la gacela de ojos de gacela se asoma y mira con temblor de hoja, sientes, en un ahogo de congoja, que la gacela mira y no recela.

Hay, en esa mirada que no vela, algo que te lastima y que te enoja; algo en esa mirada te sonroja y, como te sonroja, te rebela.

Mirando esa mirada desvelada, halla la vida demasiado cruda, hasta la luz encuentra demasiada.

Porque en esa mirada que no escuda, en esa desnudez de la mirada, se ve que la gacela está desnuda.

Los sonetos, coplas y demás composiciones de Ledesma están hechos de versos nítidamente dibujados, sobrios, de serena fluencia. El poeta se mantuvo fiel a sí mismo, a un concepto apolíneo y vital de la poesía, género en el que debía resplandecer, a su juicio, la claridad, el sentimiento, y un insoslayable anhelo de comunicación.

Pocas semanas antes de que muriera, a los 65 años, tras una prolongada agonía, La Nación publicó su último poema, un soneto titulado «Recuerdo de un caballo». Esos versos hablarán de Roberto Ledesma mucho mejor que cualquier texto crítico o unas simples palabras de homenaje, como las que acabo de pronunciar.

–––––––– 361 ––––––––

Hace tiempo que libre de herraduras fuiste a pacer en los nocturnos prados, y que ya ni recuerdas tus llanuras, suelto en un más allá sin alambrados.

Aquí, entre rascacielos y apreturas, te me has vuelto una sombra de olvidados años de correrías y aventuras, en pajonales, montes y bañados.

Pero entra en la ciudad un viento en celo, oloroso a relincho, a nido, a tallo quebrado, a res, a plumas en revuelo,

y al otro lado del recuerdo te hallo, te embrido y parto en dirección al cielo, por escondida huella de caballo.

view all

Roberto Ledesma's Timeline

1901
July 27, 1901
Buenos Aires, Argentina
1966
1966
Age 64
Buenos Aires, Argentina
????