Carlota Ferreira

Is your surname Ferreira?

Research the Ferreira family

Carlota Ferreira's Geni Profile

Records for Carlota Ferreira

2,831,053 Records

Share your family tree and photos with the people you know and love

  • Build your family tree online
  • Share photos and videos
  • Smart Matching™ technology
  • Free!

Carlota Ferreira

Birthdate:
Death:
Immediate Family:

Daughter of Mercedes Ferreira Garcia
Wife of Ezequiel de Viana y Oribe; Julio Jurkowski, Dr.; Nicanor Blanes Linari and Emeterio Regunaga y Castañeda

Managed by: Private User
Last Updated:

About Carlota Ferreira

Pero más allá de la gloria del pintor de la patria, el hecho más determinante en la vida de Blanes y su familia fue la presencia de Carlota Ferreira, el sex symbol de la época,una mujer seductora, adicta a la morfina, que tuvo cuatro maridos y rompió con todos los cánones vigentes.

“El retrato de Carlota Ferreira es un cuadro donde se revela toda la pasión de Blanes, como hombre y como artista,una pasión que parece que va a explotar en cualquier momento, hay una sensualidad tan contenida, que hasta la tela de atrás del tapizado en la pared parece que fuera a estallar. Es obvia la pasión que Blanes sintió por esa mujer tan misteriosa y fascinante.Blanes ya tenía 53 años y ella aparentemente tenía 40,aunque no se sabe a ciencia cierta la fecha de nacimiento, porque todo en ella está envuelto en un velo de misterio”, cuenta el historiador.

La azarosa vida sentimental de Carlota se inicia en su juventud,cuando se casa con un hombre sensiblemente mayor que ella, Emeterio Regúnaga, que fue ministro de José Batlle y Ordóñez y miembro del Tribunal de Apelaciones. Emeterio Regúnaga muere en 1872, y dos años después Carlota conoce a Blanes, cuando va a su estudio en la calle Soriano con fotos de su difunto marido para que pinte el retrato post mortem. Si bien no hay pruebas fehacientes de que en ese tiempo nació la relación amorosa,Ayestarán tiene la plena convicción de que en ese primer encuentro se encendió la pasión.

En 1881,Carlota se casa en Buenos Aires con Ezequiel de Viana, de quien queda viuda al poco tiempo, como ocurrió con Regúnaga. La familia Viana, descendiente de Joaquín de Viana, considera que el matrimonio de Ezequiel fue un bochorno.

“En 1883 Carlota vuelve a Montevideo, ella ya viuda de Ezequiel de Viana. Blanes pinta entonces el cuadro Retrato de Carlota Ferreira,donde es evidente que están viviendo una relación amorosa”, asegura Ayesterán. Blanes capta su rostro sereno pero con aire desafiante, la boca carnosa y rosada. Luego, de acuerdo a Ayestarán, “la vuelve a pintar desnuda (porque es Carlota el personaje de Mundo Demonio y Carne),como hizo Goya al pintar la Maja Vestida y la Maja Desnuda”.

En 1886 sucede un hecho insólito: Nicanor, el hijo menor de Blanes, huye con Carlota a Buenos Aires,donde se casa con la amante de su padre. Nicanor tenía 15 años menos que Carlota.

Ayestarán maneja dos versiones de lo que ocurrió.“Una posibilidad es que Nicanor no supiera la relación sentimental que existía entre su padre y Carlota.Cae bajo el encanto y la pasión que despertaba esa mujer, huyen a Buenos Aires y ahí se casan. Muy poco tiempo después ella pide la nulidad del matrimonio y lo obtiene,lo que provoca que Nicanor entre en una profunda depresión.La otra posibilidad es que Nicanor supiera que Carlota era la amante de su padre y se haya querido vengar por lo que Juan Manuel le había hecho a su madre, María Linari.

Esta probabilidad está reforzada por el hecho de que Carlota logra anular el casamiento. Incluso hay una teoría que sostiene que el matrimonio nunca se consumó”.

Nicanor regresa a Montevideo.La casa de los Blanes se desestabiliza. Son tiempos de locura, de recriminaciones, de violencia. Los aires presagian la tragedia.

El escritor De Salterain y Herrera describe la relación:“Nicanor y su padre deben mirarse misteriosamente, con temor, y súplicas de piedad regadas en el silencio. La soledad,el pavor,la tragedia sin forma, se ciernen sobre las almas como predestinación”.

En 1895 la familia Blanes se descalabra, cuando muere su hijo Juan Luis, al ser atropellado por un carro en plena calle.

La mujer de Blanes, María,que lo acompañó siempre, en las buenas y en las malas, muere inmediatamente. Poco antes de morir,en 1889,María Linari escribe: “Carlota tiene la atracción del abismo”.

Nicanor viaja a Europa, desde donde nunca más regresará. “Se puede haber suicidado, enrolado en la Legión Extranjera,o terminado en un convento,porque era una personalidad depresiva”,indica Ayestarán.

“En cuanto a Carlota Ferreira, después de todo el lío que desató con los Blanes, entra en relación con un médico polaco que estaba casado, Julio Jurkowski, con quien se va a vivir a Salto,donde el galeno abre un sanatorio.

En 1900 se van de Salto y el Dr. Jurkowski instala un sanatorio para enfermos pulmonares en Córdoba. En ese período traba amistad con Horacio Quiroga,que estuvo a punto de convertirse en su yerno.Jurkowski muere en 1912. Se ha dicho que ese gran amor de Quiroga fue la hija de Julio Jurkowski y Carlota Ferreira, pero por la edad es más probable que fuera una hija de Jurkowski con su otra mujer,Celina Piquet”.

En el libro “El gringo de confianza,memorias del Dr. Brendel”, del propio Ayestarán y Fernando Mañé Garzón, Brendel describe a Carlota, a quien acusa de haber llevado a la perdición a su amigo, el Dr. Jurkowski:“mi colega polaco ha caído en los brazos de una Circe vieja y seductora,Carlota Ferreira. Ella y las dosis de morfina pronto terminarán con ese hombre tan capaz y trabajador, totalmente empobrecido y venido abajo. Por sus venas pasó por año seguramente, medio quilo de morfina”.

Tras la quiebra y la muerte de su último marido, Carlota vuelve a Salto, y nunca más se supo de ella.

“Toda esta situación sin duda afectó profundamente a Blanes –sostiene Angel Ayestarán-.Hay un gran sentimiento de culpa.

Ese quiebre en Blanes se ve en los cuadros que pinta tras la huida de Nicanor, donde se puede visualizar la gran pesadumbre y tristeza”.

Ayestarán se imagina cómo era Carlota:“creo que era una gran seductora, una mujer muy apasionada, una mujer que le gustaba envolverse en el misterio, lo que acentuaba aún más su per sonalidad fascinante.Creo que era muy narcisista, con rasgos histéricos pero gracias a ella tenemos el mejor cuadro que se ha pintado en Uruguay, que para mí es el mejor retrato de América Latina”.

En 1898, tras haber perdido contacto con su hijo Nicanor, Blanes viaja a Europa para buscarlo. Intenta encontrarlo durante años, incansablemente, acompañado por el embajador uruguayo en Italia, Luis Garabelli, hasta que la muerte lo sorprende en Pisa en el año 1901,sin haber encontrado a Nicanor.

Pocos días antes de morir, Blanes le escribe a su amigo Andrés Lamas:“Vivo encerrado, casi divorciado con el mundo, que cada día me gusta menos.

view all

Carlota Ferreira's Timeline