José Julián Arriola Morcillo

public profile

Is your surname Arriola Morcillo?

Research the Arriola Morcillo family

José Julián Arriola Morcillo's Geni Profile

Share your family tree and photos with the people you know and love

  • Build your family tree online
  • Share photos and videos
  • Smart Matching™ technology
  • Free!

Share

About José Julián Arriola Morcillo


Parroquia Inmaculada : su historia La primera capilla de Belgrano estaba situada sobre la barranca, esquina de Pampa y 11 de Septiembre, en la pequeña planicie que luego ocupó un edificio de la Dirección de Paseos y los juegos infantiles que allí se encontraban. Cuentan las crónicas, que en su origen estuvo dedicada a San Benito y que fue edificada por un señor Torrecillas, dueño de aquellas tierras, para que sus esclavos, ocupados en las tareas del campo, tuvieran un lugar donde oír misa. Muchos años más tarde esas propiedades tuvieron nuevo dueño, don José Julián Arriola, quien "en 1828, donó aquel oratorio a la Curia y también las tierras adyacentes". Arriola poseía en esos lugares un horno de ladrillos y una calera, la cual, tiempo después, fue explotada por los Padres Franciscanos. El recordado decreto del 6 de diciembre de 1855, por el que se había aprobado la delineación del pueblo, contenía, entre otros, un artículo que disponía: "que también sería de su obligación proveer inmediatamente a la rehabilitación del viejo edificio que allí existe, de manera que pudiera servir provisoriamente para una escuela que debería fundar y para una capilla, mientras se construían en la plaza los respectivos edificios para esos destinos". El 8 de diciembre de 1856 fueron inauguradas las obras de restauración de la capilla, realizándose con ese motivo una gran fiesta, a la que asistieron el gobernador Valentín Alsina, los Ministros, el arzobispo de Buenos Aires, Monseñor Aneiros, y una enorme concurrencia. Se ofició una solemne misa cantada, que estuvo a cargo de Fray Olegario Corria, primer capellán de Belgrano. Dos años más transcurrieron. En 1858 fue designado, para su atención, el Presbítero don José Salomón, y el 20 de abril de 1860 se la declaró Parroquia, nombrándose para desempeñar aquel nuevo curato al Presbítero don Miguel Padín. Como aquella capilla era "modesta en condiciones para una población de inusitado desarrollo, precaria por sus condiciones físicas, e incómoda para su frecuentación a través de las calles de tierra a menudo enlodadas, urgía reemplazarla", por lo cual la Municipalidad de Belgrano, que por ese entonces estaba presidida por don Laureano J. Oliver, dispuso, a comienzos de 1864, organizar una Comisión con el fin de que se encargara de los trabajos destinados a la construcción de un nuevo templo. Una vez que finalizaron todos los estudios referentes a su construcción, los cuales debieron haber comenzado a mediados de 1864, o antes, y presupuestada la obra en un millón seiscientos mil pesos, se fijó como fecha para colocar la piedra fundamental, el domingo 23 de enero de 1865. El acto tuvo lugar a las seis de la tarde, ocasión en que se levantó un acta, la cual fue depositada en un cofre, conjuntamente con las plumas que utilizaron, los firmantes de la misma, y varias medallas de plata que entregó el Padrino de la ceremonia, doctor Valentín Alsina. La construcción del monumental templo, fue encomendada al ingeniero don Nicolás Canale. Luego del fallecimiento de éste, ocurrido en 1876, fue continuada por su hijo José, interviniendo en las últimas etapas el arquitecto don Juan Antonio Buschiazzo. Por falta de dinero, la edificación resultó lenta. Y para obtener más fondos tuvieron que rematar los terrenos de la barranca donde se levantaba la antigua capilla y el edificio de la misma, con todas sus existencias. Hoy tiene lugar el interesante remate en el Paseo de la Barranca del edificio y terreno perteneciente a la Iglesia vieja. Recomendamos este terreno a los ricos capitalistas amantes de lo bueno y del progreso, mucho más siendo su producto destinado para la prosecución de nuestro colosal monumento, la Iglesia nueva". Desde el año 1871 a 1875 estuvo a cargo de la Parroquia, uno de los sacerdotes que más prestigiaron, por su incansable actividad, la vida religiosa y espiritual del Belgrano de aquellos años. Este fue el Presbítero don Diego Miller, quien dedicó todos sus esfuerzos a los trabajos relacionados con la construcción del nuevo templo, obra que por su magnitud, necesitó también de la labor continuada de mucha gente. Su nombre, encabezaba la nómina que, hasta no hace muchos años, se hallaba grabada a un costado del Altar Mayor, sobre el muro, la cual recordaba a quienes integraban la Comisión, en la época de inaugurarse el templo. Aquella nómina, para conocimiento de los nuevos y para actualizar la memoria de quienes la habíamos leído los muchos domingos de nuestra vida, era la siguiente: "Comisión de las obras de este templo. El señor Canónigo Presbítero D. Diego Miller, Cura Vicario D. Benjamín Carranza, el señor Juan Buschiazzo, arquitecto; el señor don Alejandro Caride, el señor Juan B. Corti, el señor Jorge Civit, año 1878". Finalmente la Iglesia fue inaugurada el 8 de diciembre de 1878, oportunidad en que se realizó una gran ceremonia, asistiendo a ella el Presidente de la República, Dr. Nicolás Avellaneda, y sus ministros; el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Dr. Carlos Tejedor y las más altas dignidades de la Iglesia. Era Juez de Paz de Belgrano, don José María Sagasta Isla y Cura Párroco, D. Benjamín Carranza. Tomado de Cuadernos de Buenos Aires, de Alberto O. Córdoba. EL BARRIO DE BELGRANO. Ed. Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires- Planeta, Buenos Aires, 1998.

Etimología: Pedregal o zarzal, de arri = piedra o zarza, y el sufijo local –ola = sitio de


Estos campos, luego los vende, entre otros, a José Julián Arriola y al doctor Félix Ignacio Frías, a quienes le sucedieron los herederos de Roque Cainzo. ...

presidentederqui.com.ar/pilar/ver_libro2.php3?id=127 - 32k - En caché - Páginas similares

Al hacerse cargo Dorrego, el enviado inglés lord Ponsonby lo presiona para aceptar el tratado de García con algunas modificaciones: la isla de Martín García podría darse a los argentinos, y no indemnizarían por el corso. Dorrego no quiso oírlas. “Es la jactancia republicana en todo su vigor”, escribe Ponsonby a lord Dudley el 27 de diciembre (1827). Dorrego incita al armamento de corsarios, que además de cumplir una tarea patriótica daban buen rendimiento a sus armadores (las firmas de Vicente Casares y José Julián Arriola fueron las principales). Parte del plan de guerra de Dorrego era enviar un ejército del Norte mandado por Estanislao López a fin de apoderarse de las Misiones Orientales.

http://www.juanmanuelderosas.org.ar/historia_elfusilamiento.asp

Formato de archivo: Rich Text Format - Versión en HTML

... José Julián Arriola le vendió una estancia a Juan Gibson en 1827 por 13.673 pesos fuertes y este la negoció a los diez días por 18.355.35 ...

www.eco.unicamp.br/nea/mterras/banzato.rtf - Páginas similares Muchos años más tarde esas propiedades tuvieron nuevo dueño, don José Julián Arriola, quien "en 1828, donó aquel oratorio a la Curia y también las tierras ...

www.observatur.edu.ar/index.php?option=com_ content&task=view&id=96&Itemid=74 - 65k -u historia:

La primera capilla de Belgrano estaba situada sobre la barranca, esquina de Pampa y 11 de Septiembre, en la pequeña planicie que luego ocupó un edificio de la Dirección de Paseos y los juegos infantiles que allí se encontraban.

En su origen estuvo dedicada a San Benito y que fue edificada por un señor Torrecillas, dueño de aquellas tierras, para que sus esclavos, ocupados en las tareas del campo, tuvieran un lugar donde oír misa.

Muchos años más tarde esas propiedades tuvieron nuevo dueño, don José Julián Arriola, quien "en 1828, donó aquel oratorio a la Curia y también las tierras adyacentes". Arriola poseía en esos lugares un horno de ladrillos y una calera, la cual, tiempo después, fue explotada por los Padres Franciscanos.

El recordado decreto del 6 de diciembre de 1855, por el que se había aprobado la delineación del pueblo, contenía, entre otros, un artículo que disponía: "que también sería de su obligación proveer inmediatamente a la rehabilitación del viejo edificio que allí existe, de manera que pudiera servir provisoriamente para una escuela que debería fundar y para una capilla, mientras se construían en la plaza los respectivos edificios para esos destinos".

El 8 de diciembre de 1856 fueron inauguradas las obras de restauración de la capilla, realizándose con ese motivo una gran fiesta, a la que asistieron el gobernador Valentín Alsina, los Ministros, el arzobispo de Buenos Aires, Monseñor Aneiros, y una enorme concurrencia. Se ofició una solemne misa cantada, que estuvo a cargo de Fray Olegario Corria, primer capellán de Belgrano.

Dos años más transcurrieron. En 1858 fue designado, para su atención, el Presbítero don José Salomón, y el 20 de abril de 1860 se la declaró Parroquia, nombrándose para desempeñar aquel nuevo curato al Presbítero don Miguel Padín.

Como aquella capilla era "modesta en condiciones para una población de inusitado desarrollo, precaria por sus condiciones físicas, e incómoda para su frecuentación a través de las calles dehttp://www.observatur.edu.ar/index.php?option=com_content&task=view&id=96&Itemid=74

   *  Nació en Santa Fé en el año 1789 y se casó el 21 de enero de 1811 con María del Carmen Pacheco, bautizada en Santiago de Chile, hermana del General Angel Pacheco, hija del Dr. don José Diego Pacheco y Gómez Negrete, nacido en Puerto de Santa María, licenciado y doctor en leyes el 21 de octubre de 1776 en la Universidad de Chuquisaca, pasando a Buenos Aires y estando anotado en la matrícula de Abogados de la Real Audiencia en el año 1785, y de María Teresa Concha y Darrigrande, natural de Santiago de Chile. Era nieto paterno de don José de Arriola y de Lucía Morcillo, originarios de Santa Fé.
     José Julián de Arriola pasó de Santa Fé a Buenos Aires, convirtiéndose en un acaudalado vecino y destacado funcionario. Gran terrateniente, le perteneció una fracción de tierra que compró a los Hermanos Franciscanos, llamada La Calera, en el actual barrio de Belgrano, donde se encuentran las conocidas "Barrancas" y la Iglesia redonda en cuyo atrio existe un cuadro que recuerda los nombres de Arriola y de María del Carmen Pacheco como los antiguos dueños de aquellas tierras.
     Regidor del Cabildo de Buenos Aires entre los años 1811 a 1820, Regidor Decano luego, habiendo sido nombrado Alcalde de primer voto en reemplazo de don Juan Pedro de Aguirre.
     Fue Representante de 1824 a 1825.
     Figura entre los que estudiaron el proyecto de Estatuto del Banco de la Provincia de Buenos Aires, que finalmente fue aprobado y publicado el 20 de febrero de 1822, en el suplemento del Argos.
     Fue accionista del Banco de Buenos Aires desde el inicio de sus actividades en 1822 y su Director en los años 1824 y 1825. Más tarde dicho banco se convertirá en el hoy conocido Banco de la Provincia de Buenos Aires.
     En 1828, cuando se produjo el fusilamiento de Dorrego en la Estancia "El Talar" de Almeyra, José Julián de Arriola que era gran amigo, vendió algunas de sus propiedades y donó otras.
     Años después sus tierras pasaron a formar parte de la estancia de Juan Manuel de Rosas denominada "San Benito de Palermo".
     (Conf. "Los Almeyra Horne", Revista Nº 1 de la Junta Sabatina de Especialidades Históricas. Juan Bautista Fos Medina).


            
view all 19

José Julián Arriola Morcillo's Timeline