Matilde Ibáñez Tálice (1907 - 2002)

public profile

3

Matches

0 0 3
Adds middle name and sibling(s).

View Matilde Ibáñez Tálice's complete profile:

  • See if you are related to Matilde Ibáñez Tálice
  • Request to view Matilde Ibáñez Tálice's family tree

Share

Birthdate:
Birthplace: Buenos Aires, Argentina
Death: Died in Montevideo, Uruguay
Occupation: Peridista
Managed by: Mercedita Florencia Saez Iribarnegaray
Last Updated:
view all

Immediate Family

About Matilde Ibáñez Tálice

Matilde Ibáñez Tálice (Buenos Aires, Argentina, 3 de marzo de 1907 - Montevideo, 4 de septiembre de 2002), fue Primera Dama y además madre de un Presidente de Uruguay.

Hija de León Ibáñez Saavedra, marino argentino descendiente de una familia de presidentes, y de Elvira Tálice Parodi, uruguaya

Casada con Luis Batlle Berres, quien fuera Presidente de la República, tuvo tres hijos: Jorge Luis (también ex Presidente), Luis César y Matilde Linda, nacida en Argentina.

En el año 1947 crea y preside la Fundación Pro Salud y Bienestar del Niño. Posteriormente impulsa la creación del Pabellón Filtro para atender la poliomelitis y el Pabellón de Niños Enfermos Mentales en la Colonia Etchepare.

En su rol de Primera Dama tuvo una profunda inclinación hacia la niñez y el cuidado de su salud.

También se desempeñó como periodista en Radio Ariel, abandonando la actividad pública tras la muerte de su esposo en el año 1964.

http://es.wikipedia.org/wiki/Matilde_Ib%C3%A1%C3%B1ez_T%C3%A1lice

Obituario

+MATILDE IBAÑEZ TALICE DE BATLLE BERRES -- (Q.E.P.D.) -- Falleció el día 4 de setiembre de 2002.-- Sus hijos: Jorge Batlle IbáÑez y Mercedes Menafra, Luis Batlle Ibáñez y Geraldine Pitman, Matilde Batlle IbáÑez de Armand Ugon; sus nietos: Beatriz y Facundo De Souza, Lorenzo y Elena Morador, Eliza, Luis y Mariana Amestoy, Leopoldo y Caroline Boyle, Jorge, Matilde y Gonzalo Lebrato, Daniel, Conrado y Cecilia Garese, Olga y Jaime Miller, Cecilia y Germán Villa; sus bisnietos: Nicolás y María Paz, Lorenzo y Gerónimo, Luis Pedro, Alejandro Daniel y Mariana, Joaquín, Matilde y Francisco, Luisa y Ana Inés, Alexa y Bárbara, Germán y Florencia participan dicho deceso e invitan a sus relaciones para el acto del sepelio que se efectuará hoy, a las 16.30 horas. Atención que agradecerán. Casa mortuoria: Canelones 1450, sala 104. Cementerio: Central. Emp. Rogelio Martinelli S.A. Tels. 908 7721 al 25; fax 900 6369. Con estacionamiento privado.

http://www.elpais.com.uy/02/09/05/obituario.asp?mnunot=ciudades+obituario

view all

Matilde Ibáñez Tálice's Timeline

1907
March 3, 1907
Buenos Aires, Argentina
1927
October 25, 1927
Age 20
Montevideo, Uruguay
2002
September 4, 2002
Age 95
Montevideo, Uruguay
September 5, 2002
Age 95
Montevideo, Montevideo, Uruguay

MATILDE IBAÑEZ | Sus restos recibieron ayer sepultura, sin discursos, sin ceremonial, con la misma sencillez vivió siempre.
Los gobiernos de Uruguay y Argentina unidos por el dolor

Los restos de Matilde Ibáñez recibieron ayer sepultura. En su muerte, fortaleció las relaciones entre Uruguay y Argentina.

A las cinco y veinte de la tarde, sin discursos, sin ceremonial oficial, con la misma modestia y sencillez con la que vivió toda su vida, incluso siendo la primera dama de la República, recibieron ayer sepultura en el panteón Luis Batlle Berres del Cementerio Central, los despojos mortales de Matilde Ibáñez Talice de Batlle.

Una multitud silenciosa acompañó hasta su última morada a la madre del presidente Jorge Batlle, cuya muerte ocurrida el pasado miércoles al mediodía, a la edad de 95 años, en los hechos decretó un duelo nacional no declarado oficialmente que paralizó prácticamente la actividad gubernamental.

Al velatorio de sus restos asistió el presidente de la República Argentina, Eduardo Duhalde, quien arribó a nuestro país acompañado de su ministro de Deportes, Daniel Scioli, el titular del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Enrique Iglesias y el embajador uruguayo en Buenos Aires, Alberto Volonté.

También pudo asistir su hijo, el pianista Luis Batlle Ibáñez, quien arribó ayer pasado el mediodía a nuestro país, procedente de Washington.

UN SALUDO. Duhalde fue recibido en la Base Aérea N° 1 del aeropuerto internacional de Carrasco por el canciller Didier Opertti, y en medio de un fuerte operativo de seguridad ingresó a la hora 15:50, transportado en un vehículo oficial con los vidrios ahumados por el garage de la empresa fúnebre Rogelio Martinelli, y desde allí por el ascensor hasta la sala velatoria del primer piso donde lo esperaba Batlle.

La reunión entre ambos mandatarios se prolongó por espacio de media hora, y Duhalde se retiró por el mismo lugar que había entrado, con el propósito de retornar de inmediato a su país. Fuentes de la cancillería ya habían anunciado que el mandatario visitante, no tenía programado participar en el sepelio.

En esa oportunidad, asediado por los periodistas, el presidente argentino se limitó a dirigir un cariñoso saludo al pueblo uruguayo y señalar que había venido al Uruguay simplemente a saludar a Batlle en estas penosas circunstancias.

Al ser consultado si había conocido en vida a doña Matilde, Duhalde respondió que no, pero como Batlle siempre hablaba de su madre y la tenía siempre presente, había sentido la obligación de venir a saludarlo.

Matilde Ibáñez era argentina de nacimiento y uruguaya por adopción, había nacido en la ciudad de Buenos Aires el 3 de marzo de 1907.

Al retirarse del lugar, Duhalde fue aplaudido por un grupo de personas que se habían congregado en el lugar, entre las que se encontraban varios argentinos.

La venida del mandatario del vecino país fue interpretado en círculos del gobierno uruguayo como "un gran gesto", que consolida las excelentes relaciones que tradicionalmente existieron entre ambos gobiernos del Plata.

El sepelio de Matilde Ibáñez de Batlle Berres que se realizó en el panteón que guarda los restos del ex presidente Luis Batlle en el Cementerio Central, estuvo precedido de un velatorio, en el cuál el presidente de la República y sus familiares no solamente recibieron el saludo de integrantes del gobierno y del Partido Colorado, sino también de representantes de la oposición.

En efecto varios legisladores del Frente Amplio se sumaron ayer al saludo que el miércoles en hora de la noche había dado personalmente el líder de esa fuerza política, Tabaré Vázquez, acompañado del vicepresidente Jorge Brovetto y el asesor de la Presidencia frenteamplista, Gonzalo Fernández.

Ayer otra de las figuras de la izquierda cuya presencia se destacó, fue la del senador tupamaro José Mujica, que a media tarde llegó a la casa mortuoria, acompañado de su esposa, Lucía Topolanski.

Mujica saludó al presidente y posteriormente, al percatarse a unos dos metros la presencia del ex ministro de Economía Alberto Bensión, giró y también le saludó.

El presidente también recibió el saludo de numerosos veteranos partidarios de la lista 15 que con su ramo de claveles rojo, una flor en el ojal o una bufanda colorada llegaron allí para rendir homenaje a la señora Ibáñez.

Uno de ellos fue un hombre de más de setenta años modestamente vestido, con un saco descolorido y los zapatos gastados, llegó al lugar del velatoria portando un ramo de flores de color lila, atadas con una cinta con los colores de la bandera nacional. Algo desorientado por la cantidad de gente que en ese momento había en la sala de estar del local de Martinelli, preguntó donde estaba la capilla, para poder colocar las flores, cosa que hizo posteriormente abriéndose paso entre la gente.

Más tarde otro hombre, también anciano, con una rosa roja en el ojal izquierdo de su saco, también llegó a rendir su homenaje.

Entre las personalidades que ayer estaban presentes durante el velatorio, se destacaban el ex presidente Julio Sanguinetti, el vicepresidente Luis Hierro, los comandantes del Ejército, teniente general Carlos Daners, de la Armada Nacional, vicealmirante Carlos Gianni y de la Fuerza Aérea José Pedro Malaquín; el ministro del Interior, Guillermo Stirling; de Relaciones Exteriores, Didier Opertti; de Ganadería Agricultura y Pesca, Gonzalo González; varios senadores y diputados colorados y blancos; directores de las empresas públicas e intendentes de todo el país.

Tanto en el velatorio como luego en el cementerio se pudo apreciar la presencia de numerosos cadetes de la Escuela Militar con sus uniformes de gala, de la que la señora de Batlle Berres era su madrina.

"Un gesto de grandeza"

Cuando Eduardo Duhalde se enteró de la muerte de la madre de Jorge Batlle, no dudó un minuto en venir a saludar al presidente uruguayo. Llamó por teléfono al embajador Alberto Volonté, le comunicó su decisión y lo invitó a viajar en el mismo vuelo.

"Al Uruguay no le voy a fallar jamás", le dijo Duhalde al embajador uruguayo en Buenos Aires. Le comentó, a continuación, que estaba haciendo los arreglos a través de su embajador en Montevideo, Hernán Patiño, para pasar unos días en Durazno.

"Mi abuelo era uruguayo, lo conocí y quise mucho", le dijo el presidente argentino. "Sé que hay Duhaldes en Paso de los Toros y Tacuarembó, pero mi familia viene de Durazno", le aclaró.

Al llegar al salón que se había reservado para el encuentro con el presidente uruguayo, Duhalde se abrazó con Batlle.

"Le agradezco mucho su visita, para mí es muy importante y es un gesto de grandeza", fueron las primeras palabras que le dirigió Batlle.

En la reunión se encontraban presentes, el presidente del BID, Enrique Iglesias, el vicepresidente Luis Hierro, el canciller Didier Opertti, el secretario de la Presidencia, Raúl Lago, el ex presidente Julio María Sanguinetti, el ministro argentino Daniel Scioli, el ex vicepresidente Gonzalo Aguirre y los embajadores Patiño y Volonté.

En ese entorno, Duhalde volvió a recordar su descendencia uruguaya, y aclaró para torear a Batlle, que era descendiente de "los Duhaldes blancos", lo que fue celebrado por el presidente uruguayo.

Luego Duhalde y Batlle mantuvieron en privado un mano a mano, en tono muy cordial, que tanto en círculos argentinos y uruguayos fue calificado como "un paso muy importante" para el relacionamiento entre los gobiernos de ambos países en momentos particularmente difíciles para sus pueblos.

Batlle se acercó hasta el ascensor del primer piso para recibir a Duhalde quien lo saludo con afecto y posteriormente acompañados por el presidente del Banco Interamericano del Desarrollo, Enrique Iglesias, el vicepresidente Luis Hierro, el ex presidente Julio Sanguinetti, los embajadores Alberto Volonte y Hernán Patiño Mayer, el canciller Didier Opertti, el ministro de Deporte de Argentina Daniel Scioli, se reunieron en una sala apartada de donde estaba la mayor parte de la gente que se encontraba a esa hora de la tarde en el velatorio.

Personalidades

Julio Sanguinetti (Ex presidente de la República) - "Doña Matilde fue una dama representativa de una etapa histórica del país, tanto en lo cívico como en lo social. Una mujer de profunda cultura e inteligencia, de un profundo sentido de las jerarquías institucionales. Acompañó a su ilustre marido, el presidente Luis Batlle Berres, en todos los avatares de una larga vida política en la cuál conoció las horas de gloria de triunfo político. También las hora de amargura, el exilio incluso, en las épocas de la dictadura de 1933. Fue una mujer dueña de un gran carácter; unía la firmeza con la serenidad. Con ella hoy se va un trozo de nuestra historia, un trozo de la vida del país, de un modo de hacer, de un modo de vivir, de un modo de actuar".

Luis Alberto Lacalle (Ex presidente de la República) - "Era una mujer extraordinaria". El líder blanco contó que cuando ganó la elección nacional en 1989 a Jorge Batlle, Matilde llamó a su madre para felicitarla. Ya en la presidencia, la señora Ibáñez de Batlle Berres, le pidió por un favor, al que respondió como agradecimiento con un ramo de rosas coloradas. Lacalle dijo que recientemente había recibido otro llamado de la señora Matilde y fue en ocasión del pedido de renuncia del ministro de Economía, Alberto Bensión.

Tabaré Vázquez (Presidente del Frente Amplio) - "Se constituyó desde hace mucho tiempo en una personalidad reconocida; una mujer muy culta y criteriosa".

Líber Seregni (Líder histórico del Frente Amplio) - "Matilde tenía una personalidad muy fuerte y era una hermosa mujer. Fue una personalidad que sufrió todos los avatares de la vida política de don Luis. La gente a veces no sabe que cuando el golpe del 33 y en el exilio en Buenos Aires no estaban en buenas condiciones económicas y soportó no solo con gran entereza esa situación, sin en todas las etapas que se vivieron después. En todo momento supo ocupar su lugar de primera dama el país con una gran altura".

Gervasio Guillot (Presidente de la Suprema Corte de Justicia) - Recordó que conoció a la ex primera dama en Buenos Aires durante la dictadura de Terra, cuando su familia y la de Batlle estuvieron exiliados. "Fue una dama con mayúscula", que tuvo el privilegio de ser la cónyuge de uno de los caudillos más importantes del siglo XX. "Mis padres se veían con sus padres y yo jugaba con el doctor Jorge Batlle cuando éramos niños. Siento que se va una porción de historia de la sociedad uruguaya con ella".

José Mujica (Senador del MPP) - Era una señora afable, dulce, preocupada por los duraznos, por los melocotones. Rodeada por un barrio proletario y con amigas adentro del barrio. Son cosas de cuando yo era botija. Yo vengo a despedir a una vecina".

Rafael Michelini (Senador del Nuevo Espacio) - "Existía cariño de la población no solo por ser la medre del presidente, sino la esposa de Luis Batlle que fue un hombre que dejó su impronta en el país"

Gustavo Penadés (Diputado herrerista) "Fue una militante activa de su tiempo y de sus ideas" y testigo de "acontecimientos históricos de la vida cívica y política de la República. Fue integrante de una familia política que en el Uruguay, se podrá estar a favor o en contra de ella, pero nadie puede dejar de reconocer la trascendencia y la importancia que en la historia cívica de nuestro país los Batlle tienen. Desde el siglo 19 hasta el presente, el Uruguay ha tenido en momentos importantes siempre la presencia de un Batlle, y lo dice alguien que pertenece a un partido político que, desde entonces a la fecha nunca estuvo acompañando a los Batlle".

Jorge Barrera (Diputado de la lista 15) - "Luis Batlle no hubiera podido ser el gran don Luis Batlle si no hubiera tenido al lado a doña Matilde; Jorge Batlle no hubiera podido ser el presidente de los uruguayos, si no hubiera tenido el apoyo, el cariño y la sapiencia de su madre. La lista 15 hubiera sido muy distinta, si no hubiéramos contado con la firmeza, con los valores y con los consejos siempre claros de doña Matilde".

http://www.elpais.com.uy/02/09/06/pnacio_8655.asp

????