Antonio José Francisco de Sucre y Alcalá, 4th President of Peru, 2nd President of Bolivia, Field Marshal.

Is your surname de Sucre y Alcalá?

Research the de Sucre y Alcalá family

Antonio José Francisco de Sucre y Alcalá, 4th President of Peru, 2nd President of Bolivia, Field Marshal.'s Geni Profile

Share your family tree and photos with the people you know and love

  • Build your family tree online
  • Share photos and videos
  • Smart Matching™ technology
  • Free!

Antonio José Francisco de Sucre y Alcalá, 4th President of Peru, 2nd President of Bolivia, Field Marshal.

Also Known As: "Antonio José de Sucre", "El Gran Mariscal de Ayacucho"
Birthdate:
Birthplace: Cumana, Sucre, Sucre, Venezuela, Bolivarian Republic of
Death: June 04, 1830 (35)
Cerro de La Jacoba, Berruecos, Colombia (Murder)
Place of Burial: Quito, Pichincha, Ecuador
Immediate Family:

Son of Vicente de Sucre y García de Urbaneja, Cnel. and María Manuela Alcalá y Sánchez Ramírez de Arellano
Husband of Mariana Felipa de Carcelén y Larrea, VI Marquesa de Solanda y Villarocha
Ex-partner of Rosalía Cortés y Silva; Tomasa Bravo and Manuela de la Concepción Rojas Iñiguez
Father of José María; Simona; Pedro César de Sucre y Roxas and María Teresa de Sucre y Carcelén
Brother of José María de Sucre y Alcalá, Tte. Cnel.; José Joaquín de Sucre y Alcalá; María Josefa de Sucre y Alcalá; Magdalena de Sucre y Alcalá; Maria Aguasanta de Sucre y Alcalá and 5 others
Half brother of Josefa Margarita de Sucre y Márquez de Valenzuela; Carlos Sucre y Márquez de Valenzuela; José Manuel (Don Pepe) Sucre y Márquez de Valenzuela; Vicente Sucre y Márquez de Valenzuela; Juan Manuel de Sucre y Márquez de Valenzuela and 5 others

Occupation: Mariscal de Ayacucho. Prócer de la Independencia
Managed by: Private User
Last Updated:

About Antonio José Francisco de Sucre y Alcalá, 4th President of Peru, 2nd President of Bolivia, Field Marshal.

Don Antonio José de Sucre y Alcalá también nacido en Cumaná, el 3 de febrero de 1795. (Los hermanos Alberto y Arturo García Carraffa, en su obra Enciclopedia Heráldica y Genealógica Hispano Americana, Tomo LXXXIII, pág. 235, asientan como fecha de su nacimiento el 18 de junio de 1796, recogida muy posiblemente, de la Historia de Familias Cubanas del Conde de San Juan de Jaruco, o bien, de la información de limpieza de sangre, nobleza e hidalguía, de Doña María del Rosario de Sucre y García de Urbaneja, su tía carnal, viuda de Don Manuel de Navarrete y Sáenz, rendida en Santiago de Cuba el 9 de enero de 1820, en la Intendencia del Ejército y Real Hacienda, ante el escribano público Don José Antonio de Zayas). Don Luis Alberto Sucre Urbaneja dice que la fecha de su nacimiento es el 23 de febrero de 1795.

EL BAUTIZO DE SUCRE

Parroquial de Cumaná (mediados siglo XVIII), estaba ubicada en el sitio donde actualmente se encuentra la iglesia Santa Inés. Era una ciudad de vida apacible, afincada a orillas del imponente golfo de Cariaco, y en las riberas de su río, impulsor fundamental de la dinámica de la vida lugareña: el portador del agua para la diaria faena, para el baño diario de niños y jóvenes, que alegres y bulliciosos corren por sus riberas, y en sus aguas cumplen proezas con habilidad de expertos nadadores, lugar para el ocio y distracción, y para la búsqueda del frescor en las noches calurosas, y admirar la luminosidad del plenilunio, y expresar rápidamente un deseo, al pasar alguna estrella fugaz, rauda por el firmamento.

Como toda ciudad colonial española, aunque pequeña: 16 mil habitantes le calcula Humboldt, cuando la visita a fines del siglo XVIII, presenta la característica de vivir sus habitantes condicionados por una existencia reglada por el principio fundamental de las diferencias sociales, que se manifiestan en clases y castas, cuyo fundamento es la aristocracia de sangre y la posesión de tierras y esclavos, con el carácter de sociedad rígida y cerrada, donde la primacía radica en los blancos, de superiores designios; y abajo, la población mestiza, los indígenas y los esclavos, pobre y explotada, por el trabajo esclavo y servil, sin privilegios ni prebendas.

A la aristocracia terrateniente, acomodada y de privilegios pertenece la familia Sucre-Alcalá, de vieja estirpe y lejano arraigo en la ciudad; dueña de haciendas y esclavos, de casas y solares, goza de los reconocimientos y favores que por su condición se merece. Familia de raigambre cristiana, celosa cumplidora de sus deberes religiosos, no habría de faltar en los momentos de atribulaciones e inquietudes familiares, el oportuno consejo y las directrices del padre Alcalá, cercano familiar, cuya labor de sacerdote dedicado y filántropo de valía ya era blasón de orgullo para la familia Sucre-Alcalá.

El terrateniente y militar don Vicente Sucre y su esposa María Manuela Alcalá conforman un hogar de los respetables de la ciudad, tienen ya cuatro hijos, José María, José Joaquín, Vicente y Pedro cuando nace Antonio José, el 3 de febrero de 1795. La alegría acostumbrada en tales ocasiones hace prontamente arreglos para el bautismo en los días inmediatos, como era uso y costumbre entonces, y a los diecisiete días, el recién nacido es llevado a la Pila bautismal, en la Ermita de la Virgen del Carmen, en el lugar donde se levanta hoy la Iglesia de Santa Inés, al ser destruida aquélla por violento terremoto en 1796.

El Acta de Bautismo da fe del hecho cumplido, según lo prescrito por el rito católico romano, quedando registrada en los siguientes términos:

“En veinte días del mes de febrero de mil setecientos noventa y cinco: Yo beneficiado, cura castrense don Francisco Josefh del Águila, certifico que con mi licencia y asistencia del presbítero doctor Josefh Cándido Martínez, secretario de visita, puso óleo y crisma a Antonio Joseph Francisco, hijo legítimo de don Vicente Sucre, Teniente de Infantería, y de doña María Manuela de Alcalá, el cual niño tenía diecisiete días de nacido; fueron padrinos el beneficiado Don Antonio Patricio de Alcalá y doña Juana Jerónima Sánchez, a quienes advertí su obligación y espiritual parentesco; y para que conste, lo firmo, y doy de ello fe. Francisco Jph. del Águila”.

En los brazos de su madrina doña Juana Jerónima Sánchez salió, ya bautizado, el recién nacido, de la Ermita de la Virgen del Carmen, mientras la chiquillería, con gritos impacientes solicitaba a las puertas de la Ermita, las menudas monedas que generosamente el padrino lanzaba a la concurrencia. Luego, el concurso se trasladaría al hogar para la celebración, con abundante comida y bebidas, sin faltar lógicamente el alegre y bullicioso baile, para solaz de las parejas entusiasmadas.

Iniciaba así su vida de cristiano Antonio José, iba a ser un niño, según sus biógrafos, introvertido, tranquilo, circunspecto, y como adulto mesurado, amable, y reflexivo, recto, metódico y rígido, de poco reír y poco dado a ruidosas explosiones de carácter; pero generoso, bondadoso y desprendido. La sencillez y bonhomía de su figura es bienamada en la historia, como el prototipo de la persona buena y humilde, a pesar de sus altos merecimientos.

Destinado a la tradición militar de su familia, de la mano de su tío abuelo y padrino el Arcediano de la catedral de Caracas Antonio Patricio de Alcalá, eminente sacerdote y filántropo, va a Caracas a cursar estudios de ingeniería militar en la célebre academia del coronel español Tomas Mires. Para luego, a los quince años de su edad, en 1810, incorporarse al ejército patriota, donde inicia su carrera militar, algo lenta de logros al principio, para terminarla fulgurantemente, como el primer teniente de Bolívar, y el gran vencedor del último ejército español en América, en la rutilante batalla de Ayacucho, y proyectarse a la posteridad como Gran Mariscal de Ayacucho, y redentor de los hijos del sol. Ese fue el recién nacido, bautizado en un día como hoy en la Ermita de la Virgen del Carmen, y que ahora rememoramos a los 218 años de tan fausta celebración.

Su familia fue masacrada por Jose Tomas Boves, quien servia al mando de Francisco Jose Morales, a su entrada a Cumana en 1815.

Hizo Don Antonio José sus primeras armas, en 1812, a la edad de 17 años, en Barcelona, en compañía de su hermano mayor Don José María.

Estuvo como integrante del Estado Mayor de Jose Francisco Bermudez en la Toma de Cartagena, entre los Defensores de la Plaza, en Agosto 1815.

Conocida es del mundo su deslumbrante carrera militar al servicio de las tropas independientes. Los portentos de su talento, su espíritu selecto, su natural y corazón nobles que se manifiestan en el " Tratado de Regularización de la Guerra"; sus decisiones, aún cuando enérgicas, plasmadas de una serenidad sin precedentes, le facilitan la meta gloriosa de Ayacucho, que le hace acreedor, a la edad de 29 años, al título de Gran Mariscal. Siendo Presidente de la República de Bolivia, casó en Quito, por poder, con Doña Mariana de Carcelén y Larrea, Marquesa de Solanda, descendiente del primer Marqués de este título, Vizconde de Santa Cruz, Don Antonio Sánchez de Orellana, Gayas y Román, Gobernador y Capitán General de San Francisco de Borja, Perú. En su matrimonio sólo hubo una hija: Teresa de Sucre y Carcelén, fallecida trágicamente en la niñez. Murió el 4 de junio de 1830, vilmente asesinado, en la montaña de Berruecos, cerro de La Jacoba, a dos kilómetros de La Venta, hoy ciudad de La Unión. Sus restos reposan en el Ecuador, de donde sus agradecidos y dignos hijos no han permitido jamás su salida (ITURRIZA GUILLÉN, C.: Algunas familias de Cumaná. Caracas 1973. pp. 740-741).

OLA


Antonio José de Sucre Venezuelan revolutionary and statesman; president of Bolivia 1826–28. He served as Simón Bolívar's chief of staff, liberating Ecuador, Peru, and Bolivia from the Spanish. He was the first president of Bolivia.

http://www.nationsonline.org/oneworld/History/Bolivia-history.htm http://planetatachira.blogspot.com/2013/09/efemerides-del-mes-de-junio.html https://www.venezuelatuya.com/biografias/sucre.htm

Asesinato de Antonio Jose de Sucre - 4 de Junio de 1830 en las Montañas de Berruecos. Nació en la ciudad venezolana de Cumaná el 3 de febrero de 1795, era hijo de Vicente Sucre y Urbaneja y de María Manuela de Alcalá. A los 15 años fue a Caracas a estudiar ingeniería militar. Allí se vió envuelto en la revolución y muy pronto actuó junto a Bolívar, acompañándolo cuando éste fue a la Nueva Granada (actual Colombia), involucrados ambos en la tarea libertaria. En Guayaquil presenció la entrevista de Bolívar con San Martín. Venció en Pichincha (Ecuador) y Ayacucho (Perú), batallas que fueron definitivas para la consolidación de las nuevas naciones americanas. Fue Presidente de Bolivia (1825 – 1828). Liberal a ultranza, Sucre, abogó por un comercio libre, la abolición del tributo indígena y el establecimiento de una contribución directa universal, sin éxito. Reformó la estructura fiscal de la colonia. Tomó una posición dura con la iglesia, controlando sus actividades, finanzas y cerrando varias órdenes. Propugnó la educación secular y abrió escuelas de artes y oficios. La presencia del ejército colombiano en Bolivia despertó recelos y protestas que terminaron en el motín del 18 de abril que precipitó su renuncia a la presidencia.
Lo más notable de Antonio José de Sucre fue su carácter. Fidelidad para los amigos, como lo demostró su adhesión incondicional a Simón Bolívar, la honestidad en el desempeño de sus funciones y la falta de ambición personal, hecho muy evidente cuando su figura deslumbró en el panorama boliviano y él accedió a la presidencia muy a pesar suyo, pues nunca persiguió el mando político. Fue un hombre perspicaz que supo percibir el curso de las historia aún antes de que los acontecimientos se desencadenaran, por ello su resistencia a pasar el Desaguadero y sus consultas antes de tomar la determinación de dejar que los altoperuanos definieran por sí mismos su propio destino. Buscó la opinión de quienes consideraba los más informados, aunque no tuvieran afinidades con ellos, tal el caso de Casimiro Olañeta, con quien conversó y cambió opiniones, pese a las grandes diferencias que los separaban.
La opinión de los historiadores sobre Sucre es unánime, fue un hombre incorruptible, fiel a sus ideales; pero hombre de su tiempo al fin, sus actos respondieron a cambios radicales que dejaban de lado las tradiciones y los sistemas establecidos. Además, él era un venezolano de corazón que no hizo eco ni del panandinismo de Santa Cruz ni del panamericanismo de Bolívar, manteniéndose, dentro de las circunstancias, alejado del ajetreo político de Bolivia. El fue la espada que mantuvo al Perú entre dos fuegos cuando las diferencias con Colombia se ahondaron. Finalmente fue víctima en Berruecos. Cerca de Pasto (Colombia), donde fue asesinado en circunstancias oscuras, el 4 de Junio de 1830.

MUERTE DE SUCRE

José María Obando del Campo, Presidente de la Nueva Granada (1831-1832 y 1853-1854) fue el autor intelectual del crimen sucedido en las montanas de Berruecos: el asesinato del General Antonio Jose de Sucre. El sicario que lo mato respondía al nombre de Apolinar Morillo, A comienzos de 1839, Morillo fue apresado por el ejercito neogranadino, por cargos de bandolerismo y otros asesinatos. Justamente al ser custodiado por el ejercito neogranadino y llegar al sitio exacto donde fue asesinado el militar venezolano, gloria de Venezuela y de America, (el General Sucre), la mula que conducía al feroz bandolero (Morillo), se encabrito y se paro en dos patas casi derribando al preso. Esto permitió que uno de los oficiales reconociera el lugar y así lo recordó a todos. Morillo palideció ante las palabras del oficial y comenzó casi como hipnotizado a hacer comentarios sobre el crimen, en forma tal que los asombrados militares comprendieron que el forajido que tenían en sus manos podía ser el hombre clave en el sensacional caso del asesinato de Sucre. Luego de 9 años, se logro identificar a los dos forajidos que dispararon sobre Sucre y que habían desaparecido sin dejar el mas mínimo rastro. Estos fueron también asesinados para que no hablaran, corto tiempo después de sucedido el crimen. Cómo se llegó a la conexión intelectual del triste crimen ? ...Sucre viajaba de Colombia hacia Ecuador en misión de acercamiento y para fortalecer la unidad neogranadina, amenazada por obscuros intereses, personificados en un hombre que, por cierto, un año después de la trágica muerte del Mariscal venezolano, asumiría la Presidencia de Colombia. Este individuo, Jose Maria Obando, deseaba eliminar al Libertador como Jefe Supremo de la República Neogranadina, pero veía en Antonio Jose de Sucre el principal obstáculo para sus ambiciones, pues el Prócer venezolano, con su elocuencia e influyente presencia, e impecables credenciales (a parte de no querer tener nada que ver con la política) obstaculizaba la tarea fraccionalista de la oligarquía conservadora (presente en Venezuela y Colombia). El juicio que se le siguió a Obando, estando el en la Presidencia, es por no decir algo peor, grotescamente increíble. La situación en Colombia en esa época era tal que el gobierno cambiaba de mes a mes, entre golpes y contragolpes. El líder de un grupo rebelde no era otro que el mismo Obando, así que al llegar a la Presidencia, absolvió a Morillo ayudándolo a escapar. Pero al año siguiente volvió a tomar el poder el gobierno derrocado y Morillo fue hecho preso nuevamente. Allí fue ajusticiado y murió en prisión el bandolero. Erazo y Sarria, los dos otros implicados en el crimen, habían muerto años antes bajo circunstancias sospechosas. En 1853 volvió Obando al poder y aprovechándose de esto, trato de probar inútilmente su inocencia, pues las pruebas materiales y escritas eran aplastantes ( estas están resumidas en la obra del historiador Jose de Irrisarri, en un libro titulado: "Obando y la historia crítica del asesinato de Sucre" ). Obando después de esto, trató de evadir la justicia rebelándose contra el gobierno. Obando murió por las fuerzas del gobierno, en la Batalla de Sobachoque, en 1861. Tenia 66 años.


Conocido como el «Gran Mariscal de Ayacucho» fue un político, estadista y militar venezolano, prócer de la independencia así como presidente de Bolivia y Perú. General en Jefe del Ejército de la Gran Colombia y Comandante del Ejército del Sur. Era hijo de una familia acomodada de tradición militar, siendo su padre coronel del Ejército realista. Es considerado como uno de los militares más completos entre los próceres de la independencia suramericana.
Field Marshal of Ayacucho.

view all

Antonio José Francisco de Sucre y Alcalá, 4th President of Peru, 2nd President of Bolivia, Field Marshal.'s Timeline

1795
February 3, 1795
Cumana, Sucre, Sucre, Venezuela, Bolivarian Republic of
February 20, 1795
Cumana, Sucre, Sucre, Venezuela

Padrinos: El Beneficiado Don Patricio de Alcalá y Doña Juana Gerónima Sánchez.

"Venezuela, registros parroquiales y diocesanos, 1577-1995," database with images, FamilySearch (https://familysearch.org/ark:/61903/3:1:33S7-9R5N-SHRH?cc=1951777&a... : 22 May 2014), Sucre > Cumaná > Santa Inés > Bautismos 1791-1821 > image 44 of 248; Parroquias Católicas (Catholic Church parishes), Venezuela.

OLA

1822
1822
Guayaquil, Guayas, Ecuador
1826
January 1826
La Paz, La Paz Department, Bolivia
1828
June 7, 1828
Nuestra Señora de La Paz, La Paz Department, Bolivia
1829
June 30, 1829
Quito, Pichincha, Ecuador
1830
June 4, 1830
Age 35
Cerro de La Jacoba, Berruecos, Colombia
????
Quito, Pichincha, Ecuador